Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

‘Ocho apellidos vascos’ ya es la película española más vista de la historia

Los 6,5 millones de espectadores que ha alcanzado la comedia este fin de semana marcan un récord absoluto hasta la fecha

Ampliar foto
Fotograma de '8 apellidos vascos', el filme español más visto de la historia.

Ni siquiera el hombre araña puede con los vascos. El estreno el jueves pasado de The amazing Spider-man 2 hacía prever el fin del reinado de Ocho apellidos vascos, pero no ha sido así. La comedia de Emilio Martínez-Lázaro sigue en el primer lugar de la taquilla en su sexta semana en cartel, batiendo récords, casi triplicando en recaudación al filme de acción de la factoría Marvel, situándose siempre dentro del top 15 de los largometrajes más taquilleros durante esas semanas (y eso que solo está estrenada en España) y convirtiéndose en la película española más vista de la historia.

Ayer domingo Ocho apellidos vascos llegó —son datos provisionales proporcionados por la auditora Rentrak España, faltan aún algunas salas por contabilizar— a los 6.525.919 espectadores (38.154.471 euros acumulados), dejando atrás a Los otros (2001), de Alejandro Amenábar, que lideraba ese listado con 6.410.561 de espectadores y una recaudación de 27.254.163 euros. Más atrás han quedado Lo imposible (2012), de Juan Antonio Bayona, con 6.124.698 y 42.386.171 euros; La muerte tenía un precio (1966), con 5.520.971 espectadores; Torrente 2, misión en Marbella (2001), con 5.321.969; La gran aventura de Mortadelo y Filemón (2003), con 4.985.983; El orfanato (2007), con 4.420.636, y No desearás al vecino del quinto (1970) con 4.371.624 entradas vendidas.

Los datos se refieren a películas españolas dentro de España. Si sumamos la taquilla mundial —Ocho apellidos vascos aún no se ha estrenado fuera y a pesar de referentes como Bienvenidos al Norte o Bienvenidos al Sur no parece probable un gran recorrido—, Los otros no tiene rival como el filme español más taquillero de la historia, ya que acumuló casi 210 millones de euros por todo el mundo. Segundo queda en ese ranking Lo imposible con 180 millones y, detrás, Planet 51, con 105 millones; Volver, de Pedro Almodóvar, con 85 millones, y El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro, con 83 millones.

Al ritmo que va, y después de haber derrotado a rivales tan potentes como El capitán América: el soldado de invierno, Non-stop (sin escalas), Río 2 o ese The amazing Spider-man 2, Ocho apellidos vascos podrá sobrepasar pronto la taquilla de Titanic, de James Cameron, (41,6 millones de euros logrados, eso sí, con 11,2 millones de espectadores) y de Lo imposible (42.386.171 euros). Muy, muy lejos parece quedar Avatar, también de Cameron, con 77 millones de euros gracias a más de nueve millones de entradas vendidas.

El número de espectadores es bastante más revelador que el de la taquilla. Las entradas van subiendo en precio cada año y no es lo mismo el dinero logrado por Avatar que por Lo imposible. Sin embargo, porque hoy en día hay más promociones de entradas baratas y porque Ocho apellidos vascos triunfó en la VI Fiesta del Cine (casi 900.000 espectadores para esta comedia con entradas a 2,90 euros), la película de Emilio Martínez-Lázaro ha superado antes a Lo imposible en entradas vendidas que en recaudación, cuando lo normal hubiera sido al revés. Tampoco hay que perder de vista lo complicado del mercado cinematográfico español, con una taquilla global en constante hundimiento, en el que hace una década era más sencillo lograr mejores resultados, y en el que el tirón de la comedia producida por Telecinco Cinema de repente ha cambiado las tornas.

Tras haber aumentado su taquilla el segundo fin de semana, tras destrozar las previsiones más optimistas —primero se hablaba de unos 6 o 7 millones en taquilla; después, ante su impresionante éxito, de unos 25 millones; ahora se apunta a un posible límite de 50 millones—, y tras arrancar ya la preproducción de su segunda parte, ¿dónde está el final de Ocho apellidos vascos?

Más información