Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Donna Tartt gana el Pulitzer de novela por ‘El jilguero’

El jurado destaca la madurez del relato y la "exquisita" descripción de los personajes que ha alcanzado la escritora estadounidense con su tercera publicación

La escritora estadounidense Donna Tartt.
La escritora estadounidense Donna Tartt.

Theo Decker, un adolescente de 13 años, ve morir a su madre en un atentado terrorista en el museo Metropolitano de Nueva York. Sólo, lleno de miedo y con el cuadro El jilguero, una tabla holandesa del siglo XVII, en sus manos el joven se adentrará en un intenso periplo que lo llevará a Las Vegas y Amsterdam. Esta es, a grandes rasgos, la trama de El jilguero, la novela por la que su autora, Donna Tartt, ha ganado el premio Pulitzer de novela de ficción.

Nacida y criada en Misisipí, Tartt irrumpió en el mundo literario hace 20 años con la novela El secreto, publicada en 1992, una obra que atrapó la atención de público y crítica, hasta el punto de entroncarla con Faulkner o Capote por su herencia sureña. Su segundo libro, Un juego de niños, desilusionó a quienes habían sido cautivados por la promesa literaria que habían atisbado en Tartt. Ese desencanto, no obstante, le otorgó la vitola de autora de culto. Su última novela, sin embargo, se ha encumbrado en la cima de la lista de libros más vendidos de The New York Times y de Amazon.

Reacia a las entrevistas y a dejarse fotografiar, Tartt espacia sus trabajos. Los amantes de su literatura han debido esperar 10 años para poder tener entre sus manos su tercer trabajo. En las últimas dos décadas, Tartt solo ha publicado tres novelas, una circunstancia que evidencia el esfuerzo y la ambición con la que acomete todos sus libros y que ha ahondado en el aura de misterio que la rodea y en el que parece cómoda. “Aprendí pronto que yo no estaba hecha para el público literario, demasiado ruido, demasiado chismorreo”, comentó entonces Tartt.

El jurado del Pulitzer ha premiado a El jilguero por “la madurez de una novela maravillosamente escrita, con unos personajes exquisitamente perfilados que narra la dolorosa implicación de un chaval con un famoso cuadro que se ha librado de la destrucción. Un libro que estimula la mente y toca el corazón”. El libro está nominado pare el premio del Círculo Nacional de Críticos y para la medalla Andrew Carnegie.

Todas sus obras son largas, alrededor de 1.000 páginas, y todas comparten un punto de partida común: comienzan con un asesinato., y todas tienen un poso dickensiano del que ella no rehúye. “Los novelistas que hicieron que quisiera escribir son en su mayoría del siglo XIX, Dickens, Melville, Dostoyevsky, con Dickens a la cabeza”, señaló recientemente a The New York Times.

Tartt nació en 1963 en Greenwood, Misisipí, y se crió rodeada de libros. A comienzos de los 80 se inscribió en la universidad de Misisipí en Oxford hasta que el escritor Willie Morris, profesor en el campus, la convenció para se matriculara en Bennington donde trabó amistad con Bret Easton Ellis.

Más información