Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | The Juan Bushwick diaries

La poderosa cámara estilográfica

En su primer largo de ficción, Gutiérrez Camps da una vuelta de tuerca a la idea de un diario íntimo en movimiento —y en tiempo real— que tendría en Mekas a una de sus figuras tutelares

Fotograma de 'The Juan Bushwick diaries'. Ampliar foto
Fotograma de 'The Juan Bushwick diaries'.

La democratización tecnológica propiciada por la revolución digital pone al alcance de cualquiera un viejo sueño: convertir la cámara en una estilográfica capaz de llevar un perpetuo registro de la vida. La idea, en suma, de un diario íntimo en movimiento —y en tiempo real— que tendría en Jonas Mekas a una de sus figuras tutelares y a uno de sus más heroicos practicantes. En su primer largo de ficción, The Juan Bushwick diaries, David Gutiérrez Camps da una vuelta de tuerca a la idea en un posible tributo a la opera prima de Jim McBride, David Holzman’s Diary (1967): ambas películas comparten la condición de falsos diarios íntimos de personajes imaginarios, con ciertos toques de romanticismo modelo nouvelle vague —aquí, la relación bruscamente interrumpida con una chica argentina que acaba poniendo sus límites a la exhibición de intimidad—, y proponen una mirada a cierta inmadurez solipsista. Gutiérrez combina con buena mano materiales y tonos heterogéneos, integra con elegancia a Enrique Vila-Matas y a la artista Cristina Núñez y logra convertir este retrato de americano varado en el aburrimiento en su sólida carta de presentación.

THE JUAN BUSHWICK DIARIES

Dirección: D. Gutiérrez Camps.

Intérpretes: B. Paulson, A Carballo.

Género: experimental. España, 2013.

Duración: 78 minutos.