Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intereconomía cierra el canal nacional en la TDT

La televisión impulsada por Julio Ariza solo emitirá en abierto en Madrid y la Comunidad Valenciana

Emisión de 'El gato al agua'.
Emisión de 'El gato al agua'.

Intereconomía TV echa el cierre. Sin fuentes de financiación sólidas ni ingresos publicitarios ni audiencia (0,5% de cuota de pantalla el pasado enero), la cadena dejó ayer de emitir. Un cartel con un escueto “Próximamente nueva programación”, anunciaba el fin de las emisiones en Net TV, la compañía audiovisual que gestiona Vocento y opera cuatro canales de televisión digital terrestre (TDT). Tan solo mantendrá en abierta la emisión en Madrid y en la Comunidad Valenciana, donde Intereconomía tiene concesiones propias, otorgadas en su día por los Gobiernos regionales de Esperanza Aguirre y Francisco Camps. Intereconomía compatibilizará estas emisiones con la difusión de sus contenidos en las plataformas de pago, según la compañía.

Será así la segunda cadena que desaparece de Net TV, tras el abandono de MTV de las emisiones en abierto y su paso al pago. El canal musical propiedad de Viacom realizó el cambio el pasado día 7, cuando ocupó el dial 29 de Canal +. Ambas salidas se producen en un momento de incertidumbre para el sector, cuyo statu quo está amenazado por la sentencia del Supremo que obliga a cerrar nueve canales de TDT, dos de los cuales corresponderían a Net TV. El apagón de Intereconomía llega seis meses después de la desaparición de las ondas de Marca TV, el canal deportivo que emitía en Veo TV (gestionado por Unidad Editorial). Anteriormente también expiraron las emisiones del CNN +, La 10 y Veo.

Encuadrada en la llamada TDT Party por su carácter ultraconservador, las dificultades financieras de Intereconomía se pusieron de manifiesto tras la salida de sus principales presentadores. Primero abandonó Antonio Jiménez, conductor de la tertulia política El gato al agua, que se incorporó a 13 TV, su principal rival. Más tarde fue el turno del periodista deportivo Josep Pedrerol, que se marchó con todo su equipo a Atresmedia tras denunciar que llevaba varios meses sin cobrar. “La situación había llegado a tal punto que a los contertulios les pagaban con cheques de unos grandes almacenes”, dice un extrabajador del canal.

El grupo que lidera el exdiputado del PP Julio Ariza, cuya cadena comenzó a operar en el sistema de pago en junio de 2005, afirma que ha decidido “suspender las emisiones en abierto dentro del marco de negociación con el grupo Vocento, para volver a sus orígenes con una estrategia que supondrá una nueva cadena”.

Tras criticar el duopolio publicitario de Atresmedia y Mediaset (concentran casi el 90% de la inversión), asegura que se volcará en la televisión de pago. La distribución de la señal en abierto suponía un coste de unos cinco millones de euros al año. “Tras negociar y solventar recientemente un acuerdo con sus trabajadores y realizar pactos para los pagos de los adeudos al personal, comienza la conversión de la tele para tener un futuro sólido y real”, dice el grupo, que a finales de 2013 cerró la edición impresa del diario La Gaceta.