Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Cultura José Ignacio Wert se descuelga de la gala de los Goya

La razón oficial de la ausencia es una cita con el Ministro británico de Universidades

Otras voces hablan de "reacción" al abucheo sufrido por Wert en los premios Forqué

Se avecina en el horizonte un nuevo capítulo de lo que ya parece un endémico desencuentro entre el poder político y el cine español. El anuncio hecho por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert de que no asistirá a "por problemas de agenda" a la gala de entrega de los Premios Goya de la Academia de Cine, que se celebrará este domingo en Madrid, ha provocado ya un enorme revuelo. El revuelo no se debe a otra cosa que a la siguiente: casi nadie, por no decir nadie en el sector, e incluso puede que hasta fuera del sector, se cree que un "problema de agenda" anunciado un jueves sea la causa real para no estar presente un domingo, cuando se trata de uno de los actos más importantes del año en la... agenda de un ministro de Cultura. Que, eso sí, también lo es de Educación, luego de Universidades.

El motivo oficial de la no asistencia del ministro del Cine a la gran fiesta del Cine es, pues, la visita a su colega británico de Universidades. El oficioso no se le parece mucho. "Está claro lo que ha pasado aquí: la pitada que, por su culpa, se llevó el ministro el otro día en la gala de entrega de los premios Forqué es el motivo real de lo que está ocurriendo": son palabras de uno de los personajes más influyentes del sector, que prefiere permanecer en el anonimato. En efecto, el ministro de Educación y Cultura (y Deporte) acudió el pasado 13 de enero al Palacio Municipal de Congresos de Madrid para estar presente en esta ceremonia anual de galardones que precede a los Goya y que entrega EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos Audiovisuales). Al término de su intervención, en la que aseguró que "en las próximas semanas" habría "buenas noticias" para el cine español y que este tiene "un gran futuro", Wert fue abucheado y pitado por gran parte de los asistentes.

El desagradable incidente estaría, pues, según esta voz consultada por EL PAÍS, en el origen de su repentina renuncia a los Goya. Será el secretario de Estado, José María Lassalle, quien tenga que lidiar el domingo por la noche con un papel no excesivamente apetecible, máxime cuando una gripe le tiene ahora mismo fuera de combate. El sentimiento de malestar entre destacadas personalidades del cine español es, a estas horas, profundo por el "no" de Wert. Cuando a lo largo de los últimos días habían sido muchas las elucubraciones en torno a un hipotético anuncio en el Consejo de Ministros del viernes de una reducción del IVA del cine, todo cambió de rumbo por la noche, cuando se ha conocido la noticia. Wert tampoco asistió el pasado día 3 a la gala de los premios del cine catalán, los Gaudí, celebrada en Barcelona.

El ministro le ha comunicado hoy mismo al presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, su ausencia, y ha lamentado que dicho compromiso, un encuentro concertado previamente con el ministro británico responsable de Universidades, Vince Cable, le impida ser uno de los grandes invitados en la fiesta del cine español. La reunión de Wert con su colega británico, según esas fuentes, se celebrará en Londres el lunes a primera hora de la mañana. Los organizadores de la gala de los Goya, con la Academia a la cabeza, consideran a Wert un invitado más a la ceremonia, y lamentan su ausencia, pero no cambiarán un ápice del contenido de la noche.

Sí estará presente en la gala de los Goya el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, según han confirmado a Efe fuentes de la Secretaría de Estado. Las mismas fuentes ministeriales informaron de que Wert, que sí estuvo en la gala de los Goya en las dos ediciones anteriores, transmitió a González Macho sus deseos de que el cine español viva "el mayor de los éxitos".

En la misma conversación entre Wert y González Macho, destacaron fuentes ministeriales, el ministro recordó que "junto con el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y otros departamentos", el de Educación, Cultura y Deporte "ha trabajado intensamente en los últimos meses en la solución de algunos problemas de la cinematografía y del audiovisual". Problemas relacionados "con las ayudas directas, con los incentivos y cargas fiscales y, en general, con las estrategias que desde el sector público se pueden poner a contribución para avanzar en el desarrollo industrial y la puesta en valor cultural del cine español". En opinión del ministro Wert, y así se lo trasladó a González Macho, dijeron las fuentes, dichos trabajos "van a permitir la solución a muy corto plazo de algunos problemas pendientes (amortización y desgravaciones) y la inclusión en la próxima reforma fiscal de una reconsideración de la fiscalidad cultural en general y de la cinematográfica en particular".

La respuesta de la cultura a los desdenes del ministro

EL PAÍS

La decisión del ministro de Cultura de no asistir a la gala de los Goya llega después de una larga lista de desplantes a José Ignacio Wert cada vez que se presenta en un acto público. Desde el homenaje a la cantante lírica Teresa Berganza en junio hasta la reciente pitada en los Forqué, este es un recorrido por los desencuentros del ministro con el mundo de la cultura. 

Rechazo en la música clásica

El homenaje a la mezzosoprano Teresa Berganza transcurrió plácidamente en el Teatro Real el pasado junio hasta que Wert fue saludado por el actor y director de teatro José Luis Gómez, que presentaba la celebración. Parte del patio de butacas le recibió con gritos de “dimisión” y “fuera” mientras otros, como respuesta, se esforzaban con tapar con aplausos la protesta. El ambiente solo se calmó cuando José Luis Gómez recordó que se trataba de un día para celebrar a la cantante lírica.

Abucheos en el festival de Mérida

José Ignacio Wert no pudo disfrutar del festival de teatro de Mérida. Una ronda de abucheos en el estreno del ‘Julio César’ de Mario Gas afeó la que iba a ser una feliz participación en el certamen el pasado julio. El ministro salió del recinto inmediatamente después del final de la obra y ni siquiera quiso ser recibido por la compañía en los camerinos.

Rapapolvo en San Sebastián

No fue solo la imagen del ministro Wert cruzando velozmente la alfombra roja para refugiarse de la pitada de los asistentes. Ya en la entrega de premios, tuvo que soportar el duro discurso del director Juan Antonio Bayona, Premio Nacional de CInematografía. El realizador criticó la falta de apoyo del Gobierno materializada en la subida del IVA, y recordó la necesidad de una educación pública a través de la experiencia de sus padres, que tuvieron que no tuvieron acceso a una formación superior y trabajaron duramente para que sus hijos sí lo hicieran.

Silbidos silenciados en los Forqué

El ministro no corrió mejor suerte en la entrega de los premios Forqué, otorgados el pasado enero por EGEDA, la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales. A su discurso, en el que aseguraba que “el cine español tiene gran futuro”, sucedió una estruendosa ronda de pitidos que fueron inmediatamente cortados por la realización del evento. Acto seguido, la presentadora de la gala, Ana Morgade, se saltó el guion para criticar que los silbidos se hubieran silenciado.

Unos premios fin de carrera combativos

Wert tampoco se ha salvado de los desplantes en otro de sus campos de actuación. Una decena de estudiantes becados con el premio fin de carrera por la excelencia en sus estudios negaron el saludo al ministro de Educación, Cultura y Deporte en la entrega de diplomas en junio. Algunos de ellos iban vestidos con camisetas verdes de la marea de apoyo a la enseñanza pública.

Más información