Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La aplicación de móvil más dramática

Kubik Fabrik lanza Storywalker, que 'geolocaliza' los escenarios que han inspirado teatro

La sala madrileña busca nuevas direcciones para la creación y más participación del público

Fernando Sánchez-Cabezudo y Juan garcía Calvo, creadores de Storywalker.
Fernando Sánchez-Cabezudo y Juan garcía Calvo, creadores de Storywalker.

Lou Reed sembró el caos en aquel concierto celebrado en 1980 en el estadio conocido como Campo del Mosca del barrio madrileño de Usera. El artista había aparecido sobre el escenario con una hora de retraso y, a los veinte minutos de que por fin comenzara el evento, se le ocurrió pararlo con la excusa de que alguien le había tirado una lata de cerveza. La gente se enfadó. Y mucho. Y decidió tomarse la justicia por su mano asaltando el escenario, llevándose todo lo que pudo de los equipos allí instalados, que después emergieron misteriosamente en las salas de espectáculos de este distrito del sur de la capital.

O esto dice la leyenda que circula entre los vecinos, que han prestado esta y otras seis historias para que den vida a la aplicación para dispositivos móviles Storywalker para Android e iOS, creada por la fábrica de creación escénica Kubik Fabrik y que se lanzará a finales de abril. Las piezas teatrales salen de los ciudadanos y les son devueltas a ellos en los espacios públicos del propio distrito en el que habitan, fuera de la sala madre del ingenio, de clásicas cortinas rojas y caprichosa decoración. Gracias a la tecnología que se alía con el teatro en un proyecto completamente innovador en España. Las cosas así funcionan al revés en el proceso de creación porque no salen esas obras de la mente de un dramaturgo, sino de las plazas, las calles, los bares o… de la conversación de un par de viejos amigos en la cola de una oficina de la Agencia Tributaria que ocupa un edificio que en los cincuenta y sesenta fue una exitosa sala de fiestas, la Copacabana. Cómo cambian los tiempos.

La aplicación de teatro storywalker. ampliar foto
La aplicación de teatro storywalker.

Son varios los dramaturgos que han recogido las historias que Kubik Fabrik recopiló de los vecinos. Leyendas, anécdotas, vídeos, audio… han sido la materia prima con la que han trabajado Miguel del Arco, José Padilla, Alfredo Sanzol, Denise Despeyroux, y los hermanos Sánchez-Cabezudo. Está la que narra el descubrimiento de un sereno que apareció ahorcado en una torre eléctrica que fue noticia de El caso en los setenta, y cuyo asesinato nunca se aclaró, en una dramaturgia que se plantea como historia de detectives. O a los rumores sobre la Narcisa, la supuesta madre del torero El Cordobés, le han dado forma de obra teatral los vecinos del taller de escritura creativa de la biblioteca José Hierro. Usera es también el Chinatown madrileño y el proyecto no olvida este hecho: El vampiro chino de Usera, basada en un relato del escritor Alberto Olmos, cuenta la transformación de un chico obsesionado por las películas de estos cazadores de sangre… en uno de ellos.

La aplicación Storywalker geolocaliza las escenas de las mini-obras de teatro resultado de este intercambio entre espectadores y autores en los lugares en los que sucedieron. En el mapa de Usera que se podrá ver en la pantalla se van desplegando los globos cuyos colores identifican cada pieza, y los puntos en los que se representan. Conforme el paseante-espectador camina, una flecha le marca la ruta hasta llegar al destino, en el que ocurrió toda o parte de la historia. Para la obra titulada Tristán y Matilde, un cuento de amor que empieza en la sala Kubik Fabrik, los viandantes deben ir a la iglesia, a la vinatería, o a la chatarrería del barrio porque son varias las escenas de esta obra teatral andante. De la imagen general del mapa se pasa a una ilustración de la dibujante Ana Bustelo, también residente de Usera, una vez que se llega a los distintos escenarios callejeros. Y ahí comienza la función. Los usuarios de la aplicación escuchan las obras de teatro, con grabaciones que se han realizado en estudios y en esos mismos lugares con sonido ambiente. Los actores Asier Etxeandia y Lucía Quintana, entre otros aún por confirmar, ponen su voz a estas dramatizaciones de cinco minutos que combinan teatro, ilustración, algo de cine y la tradición oral.

Presentación de la aplicación Storywalker. ampliar foto
Presentación de la aplicación Storywalker.

“El objetivo es involucrar a los vecinos en el proceso creativo”, apunta Fernando Sánchez-Cabezudo, director de Kubik Fabrik y un hombre que no para de saludar cada pocos metros a los que se cruza por el barrio. Mostrar que hay cultura y vida fuera del centro de Madrid es algo que también se persigue con la aplicación, que se puede emplear aunque no se esté en Usera. Sánchez-Cabezudo y Juan García-Calvo, productor ejecutivo del proyecto, desean ir exportando la idea hacia otros barrios como Malasaña u otras ciudades, como Barcelona. Ahora conversan con una sala de México interesada en esta peculiar unión de teatro y tecnología.

Kubik Fabrik quiere crecer como proyecto teatral y definir más su identidad a partir de las historias que proceden de los espectadores. El siguiente paso a la aplicación será una producción que, ya fuera de tecnología y con los espectadores en la sala, reunirá las siete historias de Storywalker. Los ensayos estarán abiertos a los vecinos de Usera. Las historias son las suyas.

Más información