Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Noah Gordon: “En nuestra sociedad el médico ocupa el lugar del sacerdote”

Noah Gordon rememora el éxito de 'El médico' a propósito del estreno de la versión cinematográfica

Ampliar foto
El escritor estadounidense Noah Gordon.

El médico, el relato, ambientado en el siglo XI y lleno de peripecias violentas, amorosas y truculentas, sobre un joven médico judío bendecido con un don de sanación, que viaja desde la miserable e insalubre ciudad de Londres a la ubérrima y culta Ispahán, en Persia. Allí se somete a las enseñanzas del sabio Avicena para así aprender los secretos de la profesión junto a los mejores especialistas de la época.

El libro es en el género de la novela histórica una de las más exitosas: celebra 27 años de edad y de éxito persistente con su adaptación para la pantalla, con el mismo título, que en estas fechas se estrena en España, y con una nueva y lujosa edición en Roca editorial. El director de la película es Philipp Stölzl y en el elenco participan entre otros actores Tom Payne, Oliver Martinez, Ben Kingsley y Emma Rigby.

El autor de la novela, el norteamericano Noah Gordon, nacido en 1926, estuvo en Barcelona —su hijo, casado con una española, vive aquí— para apoyar el lanzamiento de esta enésima edición. En una presentación pública ante una audiencia cálida y entregada, Gordon comentó que sigue recibiendo cada día desde los confines más impensables del mundo cartas de felicitación de los lectores de su novela, y dio sus impresiones sobre la película. Para la larga y ardua elaboración del argumento se recurrió a muchos guionistas, entre ellos el mismo Noah Gordon y su hija y colaboradora.

Si mi novela era una roja manzana, la película es una jugosa naranja”

Persona modesta y cordial, y agradecida por la suerte excelente de sus libros, Gordon subraya la dificultad de la empresa y los aspectos que más le complacen en el resultado final: “Es muy difícil, y pasa muy pocas veces, que se haga una buena película a partir de una novela, pero es posible, sucede a veces. En este caso, en seguida me di cuenta de que era prácticamente imposible trasladar al cine los numerosos episodios y los muchos personajes del libro. Ha habido que comprimir mucho el argumento y suprimir tramas secundarias, pero en cualquier caso la factura final es espléndida, el director ha captado muy bien el mundo de la Edad Media, su suciedad, la precariedad de la vida, los terrores apocalípticos, y sólo diré que si la novela que yo escribí hace tantos años es una roja y suculenta manzana, los cineastas han extraído de ella para la película una jugosa naranja”.

Cuando el joven Noah Gordon, exconductor de ambulancias y experiodista especializado en el campo de la medicina y de la ciencia, escribió El médico, ya había saboreado la hiel del fracaso con varias novelas y paladeado las mieles del éxito con El rabino, pero las peripecias del joven doctor Rob J. Cole superaron sus más risueñas expectativas, vendiendo más de ocho millones de ejemplares en todo el mundo y dando pie a una serie de secuelas sobre la descendencia de Cole, ambientadas en diferentes épocas de la Historia y en las que se repiten algunos elementos: el judaísmo —el mismo autor desciende de judíos pobres de un gueto en Rusia que llegaron a los Estados Unidos en las más adversas circunstancias—, los personajes sin familia que buscan su lugar en el mundo, y, sobre todo, la medicina, que a Gordon le parece un tema, por su dramatismo, especialmente propicio para escribir novelas de interés palpitante: “En nuestra sociedad el médico ocupa un lugar parecido al que siglos atrás ocupaba el sacerdote. El médico libra la lucha más dramática que se pueda concebir, que si antes era la salvación del alma de las garras del diablo y las llamas del infierno, en nuestras sociedades secularizadas es la lucha de la inteligencia y del conocimiento humanos contra la muerte. Es fácil de entender que ese combate tiene grandes posibilidades dramáticas. Y como yo, por mis inconclusos estudios de medicina y por mi especialización profesional, conocía un poco el terreno, disponía por lo menos de una base sólida para trabajar sobre el asunto, para investigar en las bibliotecas, y también conocía a profesionales a los que podía consultar para resolver mis dudas”.

La del doctor es la lucha dramática del conocimiento contra la muerte”

Noah Gordon nació en plena depresión económica. Así cuenta el nacimiento de su vocación: “Cuando yo era niño nadie en mi entorno tenía empleo, ni por supuesto vacaciones; todos permanecíamos en casa todo el santo día. Yo me aburría mucho. Así que mi hermana me llevó a la biblioteca pública, y así me metí en el mundo de los libros, descubrí a Chaucer y a Shakespeare y a muchos, muchos otros autores que le han aportado a mi vida mucha felicidad e inspiración".

Partidario y admirador del presidente americano, Barack Obama, Gordon apoya apasionadamente la reforma en el sistema de salud pública que aquel éste pretende implantar, con la fuerte oposición del partido Republicano: “Si consigue hacer pasar la ley, que es absolutamente necesaria porque hay 45 millones de personas en Estados Unidos que no tienen seguro médico ni se pueden pagar uno, Obama pasará a la Historia como un gran presidente. Cruzo los dedos para que así sea. Porque necesitamos que muchos jóvenes le apoyen, y sucede que como los jóvenes suelen gozar de buena salud no son conscientes de la importancia de este asunto. No se imaginan que un día vayan a caer enfermos también ellos, como es ley de vida, y que necesitarán esa red de protección”.