Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olga Andrino expone sus ‘Multitudes’ en Nueva York

La artista propone hasta el 15 de enero en el Cervantes de la ciudad estadounidense 15 piezas, entre papel, lienzo y esculturas

Uno de los trabajos de Olga Andrino expuestos en Nueva York.
Uno de los trabajos de Olga Andrino expuestos en Nueva York.

El pasado mes de mayo se alzó con el premio del Banco Interamericano de Desarrollo y aquel fue el principio del viaje de Multitudes, el proyecto artístico de Olga Andrino (Ávila, 1959), que tras su paso por Washington DC recala hasta el próximo 15 de enero en el Instituto Cervantes de Nueva York.

Apenas 15 piezas -que incluyen obra en papel, lienzos y esculturas- ofrecen un resumen de este personal retrato de la muchedumbre en el que Andrino lleva cuatro años envuelta. El blanco y el rojo son el hilo conductor cromático a partir del cuál esta artista construye su reflexión, con técnicas mixtas en las que el papel de periódico, y el alambre sirven de esqueleto de la multitud, congregada en la frontera de un lienzo blanco como un desierto o agolpada frente a la icónica Monalisa, cuya reproducción articula una de las dos esculturas presentadas en esta muestra. "Con Multitudes trato de contar el mundo de hoy, ese que nos llega a través de la prensa y nos lleva desayunar con la guerra", explica Andrino. Así una de las primeras obras con las que arrancó este proyecto fue Siesta en Afganistán, con la escultura en papel de un soldado tendido junto a una pila de periódicos dando la espalda a un cuadro atravesado por una línea de gente. En otra de las piezas retrata la cola de personas ante la puerta una oficina de empleo, recreada en hierro. "Sus paisajes humanos de masas aúnan fuerza y delicadeza, nos resumen y al tiempo expanden nuestra desazón, muestran nuestros lugares y los disipan", escribe el novelista Ray Loriga en el texto que acompaña el catálogo del proyecto.

A partir de la aglomeración, de la multitud, Andrino filtra el mundo desplegando figuras en una imaginaria plaza de madera o teatro construida a base de cajas de embalaje o haciendo crecer el volumen de sus lienzos hasta casi convertirlos en bajo relieves. "Pinto las esculturas y esculpo los cuadros", afirma. "También he tratado de hacer ejercicios de escala que plasmen distintas perspectivas". Encarar esta exposición en Nueva York le ha permitido ahondar, asegura esta artista, en los vínculos que unen su ciudad, Madrid, donde estudió Bellas Artes y vive con su familia, y Nueva York. Y la clave está en la masa, esa que puebla en uno de los cuadros las aceras de Park Avenue y en el cuadro contiguo la de la Gran Vía, y con el potente rojo de fondo regresa a la sangre y el gentío que Lorca clavó en sus surrealistas versos de Poeta en Nueva York. La Multitud de Andrino no se detiene ante ninguna frontera y así el proyecto sigue creciendo, explica, en piezas audiovisuales como la que ha presentado en Buenos Aires en la que aúna imágenes y sonidos captadas este año también en Pontevedra, Washington y Budapest, ciudad esta última donde ha trabajado retratando a los actores de la serie Alatriste, que produce su esposo José Manuel Lorenzo. Hay algo ingrávido en una multitud, una falta de anclaje que permite situarla en cualquier sitio", afirma. Así ella continúa su viaje con la masa.