Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Muere John Tavener, el compositor que se inspiró en la ortodoxia

Tras militar en las filas de la vanguardia, su conversión a la Iglesia Rusa potenció la espiritualidad que manifiestan obras como Song for Athens, interpretada en el funeral de Lady Dii

El compositor británico John Tavener
El compositor británico John Tavener

La fuerza espiritual de la música del compositor británico John Tavener derribó por completo las etiquetas que limitan el disfrute popular de la música clásica, llegando a conmover a todo tipo de públicos por su sincera expresividad. De hecho, fueron los Beatles los que en 1968 proporcionaron difusión mundial a su estilo contemplativo editando en el sello Apple Records la cantata bíblica The whale, inspirada en la historia de Jonás. Su composición más célebre es la hermosa elegía Song for Athene, compuesta en 1993. Esta canción conmovió a millones de personas en 1997, cuando fue interpretada en los funerales de la princesa Diana de Gales. Es solo un ejemplo de una obra de impecable factura y sincera espiritualidad que brilló de forma especial en el terreno de la música coral y religiosa. Tavener murió este martes en su domicilio de la localidad de Child Okeford, al sur de Inglaterra, a los 69 de años de edad, de “forma plácida”, según informó en un comunicado su editorial, Chester Music. El compositor, nacido en Londres el 28 de enero de 1944, arrastraba graves problemas de salud. En 1979 le había sido diagnosticada una dolencia coronaria congénita y hacía cinco años sufrió un grave ataque de corazón que le dejó seis meses en cuidados intensivos.

La espiritualidad nunca fue una coartada ni una concesión comercial para conquistar al público, al contrario, en el caso de Tavener es la manifestación natural de un pensamiento religioso que impregna y guía toda su obra. Militó en su juventud en las filas de la música de vanguardia y en 1977 se convirtió a la fe de la Iglesia Ortodoxa Rusa, iniciando una depuración de su lenguaje musical en busca de la mayor simplicidad de recursos para potenciar la dimensión contemplativa y espiritual de sus piezas.

Inspirándose en celebraciones religiosas, creó una potente obra para violonchelo y orquesta sinfónica, The protecting veil, escrita por encargo de la BBC y estrenada en 1989 en el multitudinario ciclo de conciertos Proms de Londres, que se mantuvo varias semanas en la listas de éxitos. La musica religiosa centró su producción —de hecho, las obras de Tavener forman parte esencial del repertorio de los mejores coros del mundo, por su pureza, elegancia y fuerza comunicativa— y en su catálogo figuran creaciones tan imponentes como Hymns of paradise (1993), Angels (1985) o The lament of the mother of god (1989). La inspiración y encanto de The lamb (1982), inspirado en el poema homónimo de Willian Blake, ha convertido esta pieza en un clásico navideño en el Reino Unido.

La banda sonora del corto de Werner Herzog Pilgrimage (2001) es otro de los éxitos de un compositor que ha logrado cautivar a públicos y artistas más allá del mundo clásico —desde John Lennon y McCartney a Björk han difundido sus obras— echando por tierra muchos prejuicios. Para James Rushton, director de Chester Music, con la desaparición de Tavener se apaga “una de las voces más inspiradas y únicas en la música de los últimos 50 años”, cuya obra constituye “una de las aportaciones más significaticas a la música clásica en nuestros tiempos”.