Cleopatra y Augusto: vuelven las hostilidades dos mil años después

Faraona y emperador se ‘enfrentan’ de nuevo, al cabo de dos milenios, en Roma con sendas exposiciones

Una de las obras incluidas en la exposición sobre Cleopatra.

Él aplastó su flota en Actium, en el año 31 antes de Cristo, convirtiendo su reino en una provincia más. Ella prefirió matarse antes que vivir como una súbdita. Augusto y Cleopatra nunca se soportaron. El primer emperador de Roma y la última reina de Egipto vuelven a desafiarse, dos mil años después, en el campo del arte. Por una de aquellas casualidades que se suelen imputar a un cierto cinismo de la Historia, la capital italiana dedica a los eternos antagonistas dos exposiciones contemporáneas. El refinado reino de Alejandría saca pecho en el claustro del Bramante, a dos pasos de la plaza Navona, hasta el 1 de febrero de 2014; la época de oro de Roma se exhibe en las Scuderie del Quirinale, hasta el nueve del mismo mes de 2014, en el segundo milenio de la muerte del Augusto.

Vivieron ocultos tras la mitología que de sí mismos construyeron

El filósofo francés Blaise Pascal (1623-1662) consideraba que si la nariz de Cleopatra hubiera sido distinta, la Historia habría tomado otro rumbo. Si Julio César, y luego Marco Antonio, no hubiesen caído fascinados entre los brazos de aquella Isis de carne y hueso, quizás las guerras internas que fracturaban Roma no hubieran llegado a la batalla final, que decretó la muerte de la República y el principio del Imperio. Entonces Octavio no hubiera sido Augusto, el hombre que domó las turbulencias y recogió todo el poder para sí. Y que, aprovechando su posición, supo manipular la Historia: gracias a un inteligente patrocinio de la producción literaria y artística pudo convertirse en leyenda y perjudicar a su archienemiga.

Los textos de la época pintan a Cleopatra (69 a.C.-30 a.C) como una mujer frívola, voraz y caprichosa. Dante, Shakespeare y luego Hollywood abundarían a lo largo de los siglos en esa idea. Se la suele imaginar bañándose en leche o lánguidamente abandonada en un triclinium. “Hoy podemos trazar un perfil muy distinto. Tenía garra, carisma y andaba sobrada de inteligencia”, comenta Giovanni Gentili, comisario de Cleopatra. Roma y el hechizo del Egipto. “Era culta, preparada y con sus recursos supo mantener la libertad de su pueblo”. La exposición, organizada por Arthemisisa Group, ayuda a comprender el ambiente en el cual se formó la faraona: un antídoto infalible contra los prejuicios que cundieron sobre ella. Se presentan un total de 180 piezas, entre frescos, joyas, retratos, estatuas, han llegado a Roma del Louvre de París, del museo Egipcio de Turín, del British Museum de Londres o del Kunsthistoriches Museum de Viena. “Alejandría era una metrópolis cosmopolita y activa. El centro cultural más grande y refinado de su época. La Nueva York de antaño”, define Gentili.

La cultura dominante era la griega. La princesa creció con la legendaria Biblioteca a la vuelta de la esquina. Estudió retórica y estrategia política. Aprendió nueve idiomas, incluso la lengua hablada por los egipcios, lo que le permitirá mandar sin ayuda de intérpretes. En el año 51, la muerte de su padre le dejó un reino amplio, riquísimo de materias primas y amenazado por Roma.

Sus enemigos no podían creer que una mujer de 18 años gobernara sola

“Sus enemigos no podían creer que una mujer de 18 años gobernara sola. La miraban con desprecio y envidia”, evalúa Gentili. El último retrato de la faraona quedó incompleto y es la primera vez que se expone: “Se trata de una imagen de Octavia [esposa de Marco Antonio y hermana de Augusto] que empezaba a ser corregido para pintar encima a la egipcia. Fue pintado en Atenas, cuando Cleopatra estaba alcanzando a su amado y aliado en Azio”.

En el otro extremo del cuadrilátero se yerguen las estatuas equilibradas y majestuosas del hombre que destruyó su sueño de independencia. Hijo adoptivo de Julio César, Augusto (63 a.C-14 d.C), logró acabar con decenios de luchas internas e inauguró una nueva era imperial. Con una eficaz maquinaria de propaganda supo presentar su principado como una época de paz, prosperidad y abundancia, cantada por Virgilio, Horacio y el resto de los que llenaban la mansión de su amigo Mecenas.

La exposición Augustus presenta de él una “imagen más articulada, menos edulcorada”, comenta el comisario Eugenio La Rocca, porque entrelaza la carrera del príncipe con el desarrollo de una nueva cultura”. El arte se transforma en expresión-ostentación del poder: estatuas ecuestres, cabezas, monedas, joyas, vasos de barro, todo lo glorificaba y difundía su mito por los dominios romanos, más amplios que nunca.

Entre las 200 obras expuestas —que han sido prestadas por algunos de los museos más importantes del mundo— es posible admirar por primera vez la inédita reconstrucción del decorado de un edificio público elevado y perdido cerca de Nápoles: “Las 11 láminas originales”, explica La Rocca, “describen la batalla de Actium, la entronización y la muerte de Augusto. Fueron vendidas en el siglo XVI. Las recuperamos para la ocasión de colecciones privadas de Hungría, Sevilla y Córdoba”. La época augusta, que duró más de 40 años, del 30 a.C al 14 d.C, “se puede parangonar a la de Pericles, a la de Napoleón: cambió la antigüedad y echó los cimientos de la actual civilización occidental”, sigue La Rocca.

Cleopatra y Augusto tuvieron un destino igual, aunque inevitablemente opuesto: vivieron dos milenios ocultos tras la mitología que de sí mismos construyeron. Él, como un inclemente semidios y a ella, como ávida meretriz. Ambos fueron expertos políticos que utilizaron todas sus armas para defender sus dominios, su poder y sus inmensas ambiciones. Pero ya se sabe: la historia esta ahí para ser reescrita y nunca es demasiado tarde para arreglar cuentas.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Hallados los cuerpos de once jóvenes decapitados en Guerrero

Otras 14 personas murieron en la localidad en dos choques entre bandas rivales en julio

Nuestra mesa, víctima silenciosa del cambio climático

Cada vez más latinoamericanos están modificando su dieta en función de los granos que han sobrevivido la degradación del suelo

Conexión en directo con la Valencia de 1982

Un libro recupera el fanzine 'Estricnina', en el que el periodista Rafa Cervera reflejó la naciente escena valenciana de los 80

Cámara recibe el Premio Librería Cultural 2014

El jurado descata "la dimensión global de su proyecto cultural" y "la originalidad de sus propuestas

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana