Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

César Mallorquí logra el Nacional de Literatura Infantil y Juvenil

El jurado premia 'La isla de Bowen' por ser un canto a la aventura y homenaje a la literatura clásica

César Mallorquí en su casa de Madrid

César Mallorquí (Barcelona, 1953) ha obtenido el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en su edición 2013, por su novela La isla de Bowen (Edebé). Este galardón lo concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para distinguir una obra de autor español, escrita en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado y editada en España durante el pasado año 2012. La dotación económica del mismo es de 20.000 euros.

El escritor se encontraba en su casa cuando conoció la noticia: "Todavía estoy que no me lo creo. No sabía ni que hoy se daban los premios ni que era candidato. Ha sido una gran alegría", asegura emocionado. 

A Mallorquí lo de escribir le viene de familia. Hijo de José Mallorquí, creador del personaje de cómic El Coyote. Ha sido periodista, publicita y guionista de radio, pero lo más le gusta es escribir. "Soy escritor y punto". En este momento se encuentra inmerso en una antología para adultos al mismo tiempo que desarrolla una historia para un público más joven. El escritor catalán reconoce ser un incansable generador de ideas: "No es tan difícil. Hoy en día solo tienes que abrir el periódico. Lo que me falta es tiempo para llevarlas a cabo".

La historia de esta obra de Mallorquí data de 1920 con el asesinato del marinero inglés Jeremiah Perkins en Havoysund, un pequeño puerto noruego situado en el Ártico, y con el misterioso paquete que, antes de morir, Perkins envió a Lady Elisabeth Faraday. O quizá la historia empezara antes, cuando se descubrieron unas extrañas reliquias en el interior de una viejísima cripta medieval, pues fue precisamente una de esas reliquias imposibles la causa de que el malhumorado profesor Ulises Zarco, director de la sociedad geográfica SIGMA, se embarcara en una aventura inimaginable a bordo del Saint Michel.

El Jurado ha decidido premiar la obra de Mallorquí por ser “un canto a la aventura y homenaje a la literatura clásica, escrita con pasión, amenidad, humor e inteligencia y por la excelente construcción de sus personajes y sus tramas”.

La isla de Bowen es un libro de aventuras al estilo de los de Julio Verne o Arthur Conan Doyle, con islas misteriosas, asesinatos, minerales preciosos, héroes y manuscritos medievales. Por esta obra fue galardonado con el Premio EDEBÉ 2012.

El Jurado estaba compuesto por Laura Gallego, ganadora en la edición 2012; Mª Teresa Carranza, ganadora en la edición de 2011; Darío Villanueva, por la Real Academia Española; Antón Palacio, por la Real Academia Gallega; Gemma Lienas, por el Instituto de Estudios Catalanes; Joseph Gregori Sanjuán, por la Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil (OEPLI); Santiago Urbano Sánchez, por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE); Beatriz García, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE); Rafael Soler, por la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE); Daniel Leal, por el Centro de Estudios de Género de la UNED; y Javier Fierro, por el ministro de Educación, Cultura y Deporte.

María Teresa Lizaranzu, directora General de Política e Industrias Culturales y del Libro, presidió el Jurado y Mónica Fernández, subdirectora General de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas, actuó como vicepresidenta; además de Alicia García, jefe del Servicio de Promoción de las Letras, ejerció de secretaria.