Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Maleta Mexicana vuelve a casa

Una exposición en el DF muestra las fotografías de Capa, Seymour y Taro que durante 70 años permanecieron olvidadas en el país

Exiliados republicanos rumbo a un campo de internamiento francés, en marzo de 1939. Ver fotogalería
Exiliados republicanos rumbo a un campo de internamiento francés, en marzo de 1939. MAGNUM

En un armario de una casa del Distrito Federal, en tres pequeñas cajas envueltas en una bolsa de plástico del seguro social, pasó sus últimos 20 años de incógnito parte del relato fotográfico de la Guerra civil española. Más de 4.000 negativos de tres de los grandes fotógrafos del siglo XX, Robert Capa, David Seymour, alias Chim, y Gerda Tardo, que llegaron a México en el equipaje de vuelta del embajador de México en Francia entre 1941 y 1942, el general Francisco Aguilar González. Fueron sus herederos quienes entregaron a Benjamin Tarver, un mexicano al que le gustaba la fotografía, las tres cajas cargadas de negativos. Él las guardó en un armario, dentro de una bolsa de plástico.

Mientras los negativos que se creían perdidos desde 1939 languidecían en México, Cornell Capa, hermano de Robert y fundador del International Center of Photography de Nueva York (ICP), llevaba años de búsqueda infructuosa.

Información de la muestra

La exposición La maleta mexicana: El redescubrimiento de los negativos de la Guerra Civil Española de Capa, Chim y Taro podrá visitarse en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, en la Ciudad de México, desde el 9 de octubre hasta el 9 de febrero de 2014. Entrada general: 45 pesos. Martes, entrada gratuita.

Un día de 1995 Tarver visitó una muestra de fotografía en la Ciudad de México y algunas de las imágenes le resultaron familiares. Solo entonces empezó a ser consciente de lo que atesoraba y a buscar la forma de darlos a conocer. Sus contactos con Cornell Capa y el ICP de Nueva York para sacar del armario la Historia, aunque bienintencionados, nunca fluyeron. Tras 10 años de cartas y desencuentros, fue a través de la mediación de la curadora de fotografía y cineasta británica afincada en México Trisha Ziff y del escritor mexicano Juan Villoro que los negativos volaron a Estados Unidos en 2008.

"En el instituto de fotografía de Nueva York tomaron un aspecto muy legalista, le dijeron a Tarver que tenía una propiedad que no era suya y eso lo llevó a una situación de parálisis. No sabía si al donar las imágenes tendría represalias. También pensó que a lo mejor el general Aguilar González las había robado y, de rebote, él tenía material robado", recuerda Villoro. Entre él y la cineasta se ganaron la confianza de Tarver, que no recibió nada a cambio salvo los derechos para hacer una película que, por una enfermedad que aún arrastra, acabó rodando Ziff con el título de La Maleta Mexicana, (2011).

La historia de la larga recuperación de las imágenes de la Guerra Civil dio la vuelta al mundo. El ICP creó una exhibición con el mismo nombre que, tras exhibirse en Estados Unidos, España y Francia, llega ahora a México. La muestra La maleta mexicana: El redescubrimiento de los negativos de la Guerra Civil Española de Capa, Chim y Taro abrirá este miércoles sus puertas en el Antiguo Colegio de San Ildefonso del Distrito Federal con 250 imágenes expuestas en orden cronológico que abarcan, desde el punto de vista republicano, los tres años de guerra (1936-1939) y el exilio.

Villoro y Ziff lamentan que de toda la historia, lo único que quedó de México fue el nombre. "Para los especialistas en Capa, México ha quedado muy borrado. En las exposiciones no se habla ni del contexto de la Guerra Civil ni de la relación de México con el Gobierno de la República. Habla de una visión muy imperial del ICP. La curaduría de la exposición es magnífica desde el punto de vista técnico, pero tanto los españoles como los mexicanos sabemos que hay un contexto más amplio que explica esas fotos", dice Villoro.

La cineasta cree que la muestra se ve distinta en cada lugar en el que se expone. Mientras en EE UU el foco son los fotógrafos "y no se explica por qué se llama La Maleta Mexicana, en España la gente ve su propia historia, en Francia ve los campos de concentración y en México son casi un álbum de familia de los españoles que se exiliaron en el país" (aproximadamente unos 20.000).

Desde el estallido de la guerra en 1936, muchos artistas y profesionales internacionales de izquierdas se comprometieron con el bando republicano. Algunas de las fotografías de Capa, Taro y Seymour se publicaron en medios y revistas de todo el mundo, convirtiéndose en iconos de la lucha de los republicanos contra las tropas franquistas. Pero a la mayoría se les perdió la pista. Con la huida de Capa a EE UU por el avance alemán en Francia, los negativos acabaron en manos de un amigo y ayudante suyo que las depositó en una oficina diplomática de México en Francia. Desde allí emprendieron viaje a México, navegando en la maleta del general Aguilar rumbo a permanecer ocultos durante más de 70 años.

Más información