Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El elefante Salomón va de gira

Un grupo portugués adapta la novela de José Saramago, basada en una historia real, como un espectáculo callejero que llegará el próximo sábado a Rivas

Actores representan la obra de teatro "El Viaje del Elefante".
Actores representan la obra de teatro "El Viaje del Elefante". EL PAÍS

En el siglo XVI, el rey Juan III de Portugal decidió regalar, como presente de boda para su primo el archiduque Maximiliano de Austria, un elefante indio proveniente de la por entonces colonia lusa de Goa y que languidecía en Lisboa como juguete de los infantes. Esta vieja historia, el viaje pesado del animal, de nombre Salomón, y de su cuidador indio, Subhro, desde Lisboa a Viena, víctimas y marionetas del capricho de los poderosos, atravesando tierras de Portugal, España, Francia, Italia y Austria, fue narrado en una humana novela por el premio Nobel José Saramago.

 

Ahora, El viaje del elefante sirve a su vez para un espectáculo de teatro que saca a la calle toda la ironía y la potencia del texto del escritor portugués a fin de representarlo en las plazas y las calles. El grupo portugués Trigo Limpo Teatro Acert, ayudado por la música del cantautor español Luis Pastor, lo ha representado ya en varias localidades portuguesas (las que sirvieron de escala en el histórico viaje de Salomón) y llegará el próximo sábado 21 de septiembre a la plaza de la Constitución de Rivas Vaciamadrid. El elefante histórico no pasó por el municipio, pero sí lo hizo el novelista que lo recreó, muy homenajeado en el callejero del pueblo (da nombre a una avenida, un colegio y una biblioteca). El grupo ha solicitado la participación de 75 vecinos de Rivas en el montaje.

El sábado pasado estuvo en el corazón de Lisboa, en la céntrica Plaza del Municipio, donde aprovecharon la solemnidad del lugar y de sus edificios para proyectar en ellos toda la carga simbólica de la obra. Porque el final de la historia es triste y previsible: Salomón murió de falta de cuidados al año de llegar a Viena, después de que el archiduque Maximiliano se olvidara de él tras celebrar con muecas de niño consentido el regalo. El viaje de vuelta a Lisboa lo hizo, solo, el cuidador indio.

Un millar de personas, aproximadamente, asistieron en Lisboa a la representación de la obra, en el fondo un espectáculo que aúna el teatro, la música y casi el circo y que cuenta con más de 70 participantes. Luis Pastor se ha encargado de componer la música a los poemas de Saramago que sirvieron para adelantar, subrayar o reforzar la trama de la obra.

En un principio, a Pastor le encargaron también las letras, pero el músico extremeño prefirió bucear entre viejos poemas del Nobel. “Allí encontré todo lo que necesitaba. Toda la temática del viaje de Salomón se encontraba ya allí. Yo no tenía que escribir nada. Solo ponerles música”, explicaba Pastor, que canta todos los temas en portugués y que, para poner música a la aventura del elefante más famoso de Portugal, ha recurrido a todo tipo de influencias: desde la música barroca del siglo XVII hasta el vaivén de la bossa nova.

El elefante es un ingenio articulado confeccionado a base de mimbre, de tamaño natural, que se mueve gracias a una plataforma con ruedas. El jueves pasado se detuvo, junto con el director del Trigo Limpo Teatro Acert, José Rui Martins, frente a la Fundación Saramago, en Lisboa. La directora de la fundación y pareja del fallecido escritor, Pilar del Río, quiso dejar claro que la obra refleja muy fielmente el espíritu que alumbró la novela de Saramago, sobre todo en algo a su juicio muy determinante: “En la alegría de vivir y en el sentido del humor”. Después contó que el día anterior, cuando el elefante se instaló frente a la Casa dos Bicos, sede de la Fundación Saramago, un hombre se acercó a admirar al animal de mimbre. “Luego, para nuestro asombro, nos dijo que era indio y que cuidaba elefantes”, añadió Pilar del Río.