Selecciona Edición
Iniciar sesión

Springsteen recuerda a las víctimas de la dictadura de Pinochet en Chile

En el primer concierto de su carrera en el país, interpreta en castellano 'Manifiesto' de Víctor Jara

El gesto coincide con el 40 aniversario del golpe de Estado

Bruce Springsteen en el Movistar Arena en Santiago de Chile. EFE

Fue simplemente un gesto pero suficientemente emblemático. En el pabellón Movistar Arena de Santiago de Chile, Bruce Springsteen y la E Street Band habían tocado ya 20 canciones y abandonaron el escenario. Llegaba el momento de los bises. El Boss regresó solo ante el público y cantó en castellano Manifiesto, la célebre composición del cantautor chileno Víctor Jara. Todo cuadraba: Springsteen, que tocaba por primera vez en sus más de 40 años de carrera en Chile, recordaba a las víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet cuando se acababan de cumplir 40 años del lamentable golpe de Estado contra el Gobierno de Salvador Allende.

Antes de coger la guitarra, el músico se dirigió a los espectadores en castellano para recordar el concierto que había dado en Argentina en 1988, organizado por Amnistía Internacional. Ya entonces, se refirió a los desaparecidos por las dictaduras de Chile y Argentina. Anoche, también lo hizo. “Conocimos a muchas familias de los desaparecidos y nos mostraron fotografías de sus seres queridos. Fue un momento que se quedó conmigo para siempre. Si eres un músico político, Víctor Jara sigue siendo una gran expresión. Es un honor estar aquí”, afirmó el cantante de Nueva Jersey, muy hábil en este tipo de gestos para con sus fans y que acostumbra a dirigirse a su público en el idioma de la ciudad que toca. De hecho, en la gira de presentación de su último disco, Wrecking Ball, a su paso por España en 2012, Springsteen tuvo palabras de ánimo para el Movimiento 15-M y para todos aquellos que a causa de la crisis económica “lo estaban pasando mal”, durante su concierto en Sevilla, el primero de Europa de aquel tour.

Pero anoche, con el recuerdo del 40 aniversario del golpe de Estado de Pinochet, que supuso el derrocamiento del presidente constitucional, el socialista Salvador Allende, que acabó suicidándose, Springsteen cantó a Víctor Jara en plenos actos conmemorativos. El gesto de uno de los músicos más mediáticos del planeta se producía cuando la derecha nostálgica de Pinochet ha enturbiado el aniversario de tan trágico golpe, que llevó a los aviones de la Fuerza Aérea chilena a bombardear el palacio de La Moneda, y cuando al menos el 75% de los chilenos cree que permanecen las huellas del dictador, según una encuesta del Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea.

La canción de Víctor Jara elegida por Springsteen no pudo ser más simbólica. El cantautor es una insignia de la resistencia chilena. También fue el 11 de septiembre de 1973 cuando las tropas del Ejército sitiaron la Universidad Técnica del Estado y detuvieron a miles de alumnos, docentes y personal de la institución, entre los que se encontraba el célebre cantante.

El ensañamiento con Jara fue uno de los signos de la dictadura de Pinochet, que truncó con brutalidad el Gobierno de Allende y los sueños socialistas, dejando un reguero de más de 3.200 muertos y desaparecidos, alrededor de 30.000 torturados y decenas de miles de exiliados. Manifiesto, que apareció editada en un disco póstumo, fue compuesta en plena vorágine contra Allende. El músico escribió la letra mientras realizaba trabajos voluntarios para impedir que la economía se detuviera ante el paro de 1972, cuando la oposición quiso poner de rodillas al Gobierno socialista. La letra comienza así: "Yo no canto por cantar / ni por tener buena voz, / canto porque la guitarra / tiene sentido y razón".

El cantautor fue asesinado el 16 de septiembre de 1973 a manos de los militares. Recibió un total de 44 impactos de bala en el Estadio Chile de Santiago y fue arrojado a una de las calles de la capital chilena. El asesinato, como tantos en Chile, sigue impune, aunque el pasado enero la justicia chilena reclamó a Estados Unidos la entrega del supuesto asesino de Jara. Las pesquisas judiciales indicaban que el hombre que apretó el gatillo fue el teniente Pedro Barrientos Núñez, retirado del Ejército y que vive en una ciudad de Florida. El acusado, por su parte, ha negado que estuviera en el estadio aquel día.

Los soldados llevaron a los detenidos al Estadio Chile (bautizado como Estadio Víctor Jara en 2004), un recinto por donde pasaron cerca de 5.000 opositores. Jara fue reconocido, apartado y trasladado a los camerinos. Allí, según señaló la investigación judicial, “fue agredido físicamente en forma permanente, por varios oficiales”.

Anoche, con las emociones a flor de piel en Chile, Springsteen recordó a Víctor Jara y a las víctimas de la dictadura de Pinochet en su primer concierto en el país, coincidiendo con el aniversario del golpe de Estado. Fue un simple gesto. Pero con gestos como estos se dignifica y se pone en valor aquello a lo que cantaba Jara en Manifiesto, antes de ser tiroteado a sangre fría: “Mi canto es de los andamios / para alcanzar las estrellas, que el canto tiene sentido / cuando palpita en las venas / del que morirá cantando / las verdades verdaderas / no las lisonjas fugaces / ni las famas extranjeras / sino el canto de una alondra / hasta el fondo de la tierra / Ahí donde llega todo / y donde todo comienza / canto que ha sido valiente / siempre será canción nueva”.

Más información