Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marx, Hendrix, Buñuel, Leopardi... fogonazos de vidas ilustres y populares

De Marx a Prince, de Hernán Cortés a Leopardi y Juan Ramón Jiménez, el otoño editorial llega marcado por una avalancha de biografías y autobiografías

De izquierda a derecha: Juan Ramón Jiménez, David Foster Wallace, Jimi Hendrix, Dora Maar, Luis Buñuel, Amy Winehouse, Prince, Karl Marx, Salvador Allende y Julio Cortázar, visto por Fernando Vicente. Ampliar foto
De izquierda a derecha: Juan Ramón Jiménez, David Foster Wallace, Jimi Hendrix, Dora Maar, Luis Buñuel, Amy Winehouse, Prince, Karl Marx, Salvador Allende y Julio Cortázar, visto por Fernando Vicente.

El materialismo de Marx.

Los fantasmas de Leopardi.

La preparación de Adolfo Suárez en caso de secuestro.

Son destellos sobre vidas ajenas que se empezarán a conocer estos meses a través de una veintena de biografías y autobiografías que revelarán secretos, crearán polémica e iluminarán zonas oscuras de intelectuales, políticos y artistas que han movido o mueven el mundo. Se trata del género literario más destacado esta temporada con miles de páginas que crean un gran mosaico de nuevos retratos que desmitifican, entronizan o confirman la opinión de personajes de toda estirpe.

La vena más indigenista de Hernán Cortés.

La semilla de Stanislavski y su método.

Las inseguridades de Amy Winehouse.

Vidas que son el caleidoscopio de la humanidad donde las personas confirman que, en el fondo, no hay muchas diferencias entre ellos y los demás. Un asomo a estos textos descubre piezas del rompecabezas para comprender aspectos clave del personaje, ser testigos de las diferentes corrientes del fluir de la vida y, sobre todo, confirmar que el mundo es mundo por la caravana de historias reales como estas:

Suárez no se preparó para un secuestro largo de ETA  sino para que lo mataran

…entonces, el expresidente de gobierno español Adolfo Suárez decidió consultar a un psicólogo para que lo preparara en caso de un posible secuestro de ETA. Lo extraordinario es que dicho entrenamiento iba encaminado “no para soportar un secuestro largo, sino para que lo mataran” antes de que lo usaran como moneda de cambio. Lo desvela Fernando Ónega, primer jefe de prensa de Suárez, en Puedo prometer y prometo. Mis años con Adolfo Suárez (Plaza y Janés). Eso explica, según Ónega, “su arrojo en el 23-F, cómo permaneció sentado en su escaño, cómo se enfrentó a Tejero y sus guardias: aprendió a valorar más al Estado que a su propia vida”, porque…

…después de su periodo de juergas como estudiante en Berlín y Bonn llegó el Marx que apoyó las ideas capitalistas en Colonia. Eran los días simpatizantes con un periódico liberal desde el cual se mostró partidario de la absoluta libertad en la economía y lo que ello implica de libre mercado y la menor intervención del gobierno. Fue un amor peregrino, o quizá guardado en el fondo como revelan sus constantes apuros financieros que lo llevaron a depender muchas veces de su padre e incluso que pidiera en más de una ocasión un anticipo de la herencia familiar, según cuenta el historiador Jonathan Sperber en Karl Marx. Una vida decimonónica (Galaxia Gutenberg), para quien Marx era también…

Cortés aparece como un conquistador que ama a los indios y quiere el mestizaje

…destimiticado Hernán Cortés, ahora resultó ser el más indigenista de todos, además de un hombre con buenas ideas empresariales. Al parecer, el conquistador español, no quería trasplantar a México una microsociedad castellana sino fomentar el mestizaje. “Ajeno a todo oportunismo, es un mestizo de fe y de convicción” que amaba a los indios a la vez que era un “empresario” preocupado en generar riqueza en el propio lugar, escribe Christian Duverger en Hernán Cortés. Más allá del mito (Taurus). La ruptura de la leyenda la reafirma cuando asegura que Cortés militaba en realidad en favor de lo criollo y que se negó a otorgar propiedades a…

…la primera pasión de Salvador Allende fue pronto sustituida por otra que lo llevaría a la tragedia. Estudió medicina influenciado por su abuelo, pero la política se impuso y dejó a un psiquiatra “frustrado”. Antes de ese cruce de caminos surgió su leyenda como seductor de mujeres, cuando hacía vida social con los estudiantes de Santiago e iba por los bares. Fueron los días en que conoció a Neruda y Huidobro y trabó amistad con más personalidades. La vida del expresidente chileno la reconstruye Mario Amorós en Allende. La biografía (Ediciones B) que incluye un documento inédito: el discurso ante la muerte de Stalin en 1953. Allí, además de los elogios, se refiere a la posible colaboración entre Estados Unidos y La Unión Soviética para trabajar por la paz, algo que se logra “por medio de la cooperación de los pueblos”, y de…

…uno de los romances insospechados de David Foster Wallace fue el que tuvo con las telenovelas. Fue en su época universitaria cuando también le gustaban series como Canción triste de Hill Street y Hawai 5-0 y se preocupaba por la posibilidad de decepcionar a sus padres o de estar malgastando el dinero. Amores y desvelos revelados por D. T. Max en Las historias de amor son historias de fantasmas (Debate) quien, además, recuerda que su primera novela, La escoba del sistema, nace de un comentario casual de su novia cuando le dice que ella prefería ser un personaje de una novela antes que…

A Leopardi, además de la tuberculosis ósea lo torturaba la depresión nerviosa

…“Amé siempre esta colina, / Y el cerco que me impide ver / Más allá del horizonte”, son algunos de los versos de Giacomo Leopardi, a quien, además de la tuberculosis ósea lo torturaba otro sistema más misterioso: la depresión nerviosa. Pietro Citati lo relata en Leopardi (Acantilado) donde, entre otras cosas, recupera una carta en la que el poeta italiano del Romanticismo escribe sobre una “obstinada, negra, horrenda, bárbara, melancolía que me corroe y me devora”. De ese mundo en sombras salió una de las mejores poesías de un escritor que dormía mucho y se levantaba bien entrada la mañana, para…

…¿Cuál es su primer recuerdo? El de Juan Ramón Jiménez es el de un niño en un espejo muy grande, “con gran marco dorado de hojas y flores”, como el propio poeta escribió y cuyos apuntes inéditos aparecerán en Vida (Pre-Textos): “Ese niño era yo y tenía cuatro años y estaba metido entre dos sillones de caoba y damasco amarillo, mirando sucesivamente un suelo esterado de junco y un cielo raso con una gran araña tintineante y luciente. Y yo estaba escondido en aquel salón de estrado de mi casa de Moguer, calle de la Ribera, porque había venido una visita de confianza. Aquel estrado era mi refujio”...

Stanislavski recibio de niño el regalo de un teatro con escenario fijo y cuatro camerinos

…porque desde niño Konstantín Stanislavski tenía claro que su mundo era el teatro. Su padre, un hombre rico, avistó ese futuro y quiso retenerlo al construirle, en una de sus fincas, un teatro con escenario fijo y cuatro camerinos, recordado en Mi vida en el arte (Alba). Ya joven, Konstantín dio los primeros pasos en el teatro y decidió cambiar su verdadero apellido, Alekséiev, por el de Stanislavski, con el fin de que no lo reconociera su padre en dichas labores, pero este lo sorprendió un día y le aconsejó que si de verdad quería ser actor, no lo hiciera con…

…ocurrió que un día un amigo de su padre que estaba borracho le vendió su guitarra por cinco dólares. Aunque Jimi Hendrix era pequeño aún y no sabía mucho de guitarras pasó sus dedos por la que acababa de comprar y se dio cuenta de que el sonido era rarísimo, la miró, y descubrió que el amigo de su padre era zurdo y cambió las cuerdas de orden. Pero siguió desafinada, recuerda él en Empezar de cero (Sexto Piso). Cómo no sabía arreglarla se fue a una tienda, cogió una guitarra y pasó los dedos por sus cuerdas. Eso le bastó para arreglar la suya, entonces lo que hizo fue…

…cuando Amy Winehouse se dio cuenta, estaba zigzagueando en el borde del abismo. No quería parar pero había algo imparable en su interior que la llevaba a ese juego, su fragilidad. Lo relata en Amy, 27 (Alianza) Howard Sounes que recorre los principales momentos de la cantante en el contexto del fatídico y famoso club de los 27 formado por Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Kurt Cobain. Casi en un abrir y cerrar de ojos, Winehouse se convirtió en prisionera de su imagen. No quería volver a cantar nada de Back to Black. No quería ser esa persona y se entristecía al saber que su vida privada se había hecho más importante que su obra. Ella soñaba con…

Prince continúa con su legendario  Vault (sótano) donde almacena  gran cantidad de canciones inéditas

...se sabe que Prince no ha publicado todo, y algunos privilegiados han escuchado esos trabajos. Pero más allá de eso, según Matt Horne en Prince (Alba), está su legendario Vault (sótano) donde ha ido almacenando gran cantidad de canciones inéditas que en el momento menos pensado...

…las relaciones tempestuosas vividas por Frank Lloyd Wright resultan inolvidables, según cuenta T. C. Boyle en Las mujeres (Impedimenta). Uno de los episodios más llamativos de la vida del arquitecto tiene que ver con el destino funesto que parecía esperar a parte de su familia, cuando Julian Carlton, el criado mulato, quemó su residencia y estudio en la finca de Taliesin con nueve personas dentro, entre ellas su amante Mamah Cheney, sus dos hijos y seis personas más que estaban comiendo. Con la casa envuelta en llamas a quienes intentaban escapar...

...entre las cosas que más impresionaron a Luis Buñuel no estaba la Revolución rusa de la cual “no tenía ni idea”, sino los escritores rusos. La Revolución solo la descubrió hasta 1928, con el surrealismo, asegura Ian Gibson en Luis Buñuel. La forja de un cineasta universal (Aguilar). En cambio, fue con los autores rusos que supo del mundo y descubrió la pobreza gracias a...

…detrás del carisma y la potencia creativa de Julio Cortázar estaban agazapados sus traumas familiares y la relación conflictiva con Argentina cuya encrucijada revela Miguel Dalmau en Cortázar (Circe). Parte de esta relación ambivalente se halla en..

…una de las mujeres por las que suspiró Miguel Ríos fue Rocío Dúrcal. Él mismo lo recuerda en Cosas que siempre quise contarte (Planeta) donde dice que ella le gustaba “más que comer con los dedos”. Decidió hacerle una canción con su nombre que escribieron Pablo Herreros y José Luis Armenteros, sus antiguos compinches de Los Relámpagos. Aunque había coincidido con ella, cada vez que la veía….

Tras la ruptura con Picasso, Dora Maar trató de convertir al artista español al catolicismo

…el abandono de Picasso dejó a Dora Maar desolada. Trataba de sobrevivir, y una manera de hacerlo y superar el fin de la relación fue a través del catolicismo. Incluso, dice Victoria Combalía en Dora Maar. Más allá de Picasso (Circe), intentó reconvertir al artista español a esa religión y en una carta le llegó a decir...

…uno de los amores platónicos de Hitler lo recoge José María Zavala en La pasión de Pilar Primo de Rivera (Plaza y Janés), y que el Führer llegó a...

...se sabrá la verdad de la joven paquistaní que el año pasado se enfrentó a los talibanes y recibió varios disparos a quemarropa en Yo soy Malala (Alianza). ¿Cómo sobrevivió en realidad?...

…levantarse un día y no saber qué hace uno ahí, ni quién lo ha llevado puede inquietar a cualquiera y a Mahmud Darwix le pasaba. Eso lo llevaba a que él mismo se preguntara si acaso no tenía algún tipo de esquizofrenia o si su existencia física se había disociado de su existencia psíquica. Preguntas y tropiezos con la realidad que el poeta palestino plasma en su autobiografía La huella de la mariposa (Pre-Textos), en cuyas páginas se pregunta por qué no se acuerda y la respuesta es...

Más información