Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muestra de Dalí en el Reina Sofía se clausura con más de 730.000 visitas

La retrospectiva bate un récord en la historia de la pinacoteca

Cola ante las puertas del Reina Sofía por la retrospectiva de Dalí. Ver fotogalería
Cola ante las puertas del Reina Sofía por la retrospectiva de Dalí.

La furia del comienzo ha llegado hasta el final. Las colas andaban allá por mayo por la hora y media. Solo había pasado una semana desde que se inaugurara el 26 de abril la exposición del año en el Museo Reina Sofía, y ya la pinacoteca había decidido que era necesario ampliar el horario los viernes hasta las 11 de la noche para Dalí. Todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas. La paciencia de los asistentes para ver la retrospectiva se ha tenido que extender hasta a seis horas de hileras en las tres últimas semanas. A las puertas del museo ya había gente a las ocho de la mañana dispuesta a conseguir sus entradas por ocho euros, dos horas antes de que se abriera la taquilla. El número de visitas no ha superado a las que tuvo el centro Georges Pompidou de París que, en un plazo de cuatro meses, rozó las 800.000. Pero las cifras definitivas que ha dado la pinacoteca española hablan a gritos del artista de Cadaqués como fenómeno del arte: 730.339 personas han acudido a la cita en estos cuatro meses y medio. El Reina Sofía la valora como la exposición de mayor éxito de público de los últimos años.

Las dos últimas semanas se ha ampliado el horario hasta las 11 de la noche, hasta el pasado viernes y el sábado en que se dejó a los visitantes observar hasta la 1 de la madrugada obras como El gran masturbador, de las más de 200 piezas entre pinturas, esculturas o dibujos que ilustran el principio de su carrera, los trabajos escenográficos o su pasión por la ciencia y la tecnología ya en los sesenta. La organización de la exposición ha tenido que ir reajustando tanto tiempos como logística. Por ejemplo, cuenta una portavoz, los últimos cuatro días se permitía adquirir entradas para días siguientes. Las que se han vendido por Internet, y de las que aún no hay un número oficial, se agotaron hace una semana. Ya en los inicios, el equipo de Borja-Villel, director del centro, celebró reuniones de urgencia para decidir la gestión de las visitas. Pero, a diferencia de lo que hizo el Pompidou, el Reina Sofía no ha abierto finamente sus puertas por la noche durante los últimos días.

La asistencia ha superado las previsiones del Reina Sofía, que calcula que la media de visitantes ha sido de 6.500-7.000 por día. La institución, prosigue un portavoz, ha hecho todo lo posible por encauzar esta masiva afluencia, sobre todo en las últimas semanas, dentro de lo que se podía hacer de acuerdo con el aforo, que se garantizara una visita de calidad y por la misma seguridad de las obras que se exponen.

El perfil de los visitantes se divide al 50% entre turistas y españoles. No obstante, durante las tres últimas semanas que han marcado un nuevo pico “se han multiplicado los de procedencia nacional”, según la organización.

La exposición sobre Dalí ha buscado abrir la mirada sobre su obra, mostrando la manera en qué construyó como pensador su visión del mundo. Organizada por el Museo Reina Sofía, el Centro Pompidou de París y con la colaboración del Salvador Dalí Museum Saint Petersburg (Florida) y comisariada por Montse Aguer, la idea era reflejar cómo el controvertido surrealista fue mucho más allá de la creación de un movimiento. Han prestado sus obras el MoMA de Nueva York, el Philadelphia Museum of Art, la Tate Modern de Londres y los Musées Royaux des Beaux-Arts de Bélgica. Su juventud en la Residencia de Estudiantes, la faceta mística y nuclear… En todo caso, Salvador Dalí sigue siendo ese showman mediático que también descubre la exposición.

Más información