Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Louvre recurre al ‘crowdfunding’ para restaurar la ‘Victoria’

Los internautas podrán colaborar económicamente a través de una web que habilitará el museo

Además de adecentar la escultura, los expertos buscarán indicios de cromatismo en la obra

Ampliar foto
La 'Victoria de Samotracia', obra maestra de la escultura griega. EFE

El museo más emblemático de Francia ha pedido al público en general, y a los amantes del arte en particular, que contribuyan a financiar con su bolsillo la restauración de una de sus obras más señaladas: la Victoria de Samotracia (c. 190 a.C). En concreto, el Louvre pretende reunir, a través –pero no exclusivamente– de Internet, un millón de euros que, unido a los tres millones ya garantizados por otros patrocinadores, permitirán en 2014 devolver el esplendor y sanear la estructura de esta obra maestra de la escultura clásica.

Cada campaña de petición de fondos requiere, para tener éxito en su empeño, de un lema poderoso y evocador, de una promesa de compensación para el donante y de una motivación. El lema que preside la iniciativa lanzada por los responsables del venerable Museo del Louvre es Tous mécènes (Todos mecenas); la promesa, la de contar con el reconocimiento y el acceso a visitas privadas por parte del museo; y el discurso subyacente, el de que cualquiera puede ser mecenas y apoyar el Arte, con mayúsculas, incluso con una aportación minúscula.

El anuncio realizado este jueves por el museo de París supone una extensión al mundo del arte institucional de los proyectos de financiación comunitaria (crowdfunding o crowdsourcing, en inglés) a través de Internet. Esta forma de atraer recursos era empleada, hasta hace poco, principalmente por personas físicas (artistas independientes, fotógrafos e incluso periodistas), pequeños emprendedores con ideas vanguardistas y proyectos de tipo social o político. Trasladar esa forma de financiación en red a los museos supone extender el ámbito de influencia y capacidad de recogida de fondos de las muy establecidas sociedades de amigos de las pinacotecas.

Según anunció el Museo en su página web, los trabajos de restauración –y la activación de la página de recogida de fondos en la dirección tousmecenes.fr– comenzarán el 3 de septiembre, y serán supervisados por un comité internacional de expertos. La labor implica desmontar la estatua y los 23 bloques que conforman la nave sobre la que se asienta la diosa alada y su pedestal. Previamente, se llevará a cabo un análisis por parte del Centro de Investigación y Restauración de Museos de Francia para determinar las condiciones de la escultura.

La institución espera "resolver una serie de problemas que no fueron solucionados en la restauración anterior, realizada en 1934", como fisuras en la base y diferencias de tonalidad en los mármoles utilizados. Para ello, el conjunto será trasladado de su emplazamiento actual a la sala contigua de las Siete Chimeneas.

Toda esa labor será dirigida por el comisario Jean-Luc Martínez, director del departamento de Antigüedades griegas, etruscas y romanas del Louvre. También será restaurada la escalera adyacente, cuyos escalones reciben a cerca de siete millones de visitantes cada año.

Para el verano de 2014 se espera poder mostrar la Victoria de nuevo al público, mientras que las escaleras –habitual escenario improvisado por los turistas para sus recuerdos fotográficos– no serán reabiertas hasta 2015.

El museo confía así en obtener un éxito similar al obtenido con la campaña iniciada por la propia institución y la Sociedad de Amigos del Louvre para restaurar y completar el conjunto escultórico El descendimiento de la Cruz, huérfano durante siglos de dos de sus figuras. Una vez bienhalladas, fueron clasificadas como "tesoro nacional" y adquiridas a un coleccionista privado con el "apoyo generoso" de 4.500 donantes particulares y el "mecenazgo excepcional" de dicha sociedad, empresas y fundaciones, según consta en tousmecenes.fr. Entonces fueron recaudados 800.000 euros.

Según explica Eléonore Valais de Sibert, jefa del servicio de Mecenazgo Individual del Louvre, "esta es la cuarta experiencia de recaudación de fondos a través de Internet emprendida por el museo". Su primera campaña de este tipo la realizó en 2010, "para la compra de una pintura de Lucas Cranach [Las tres gracias]". Desde entonces, dice Valais, "cada año el museo propone una campaña similar para la adquisición o la restauración de una obra que completa nuestros fondos".

Valais resalta el papel que juega la Sociedad de Amigos del Louvre, que "ofrece cada año al museo una aportación de obra adquirida en concertación con los conservadores y el comité de adquisiciones del Louvre". Esta experta indica también que "la mediatización que entraña una campaña de este tipo permite valorizar en sentido amplio las operaciones de mecenazgo de las corporaciones". Y recuerda que, el año pasado, "hubo donaciones procedentes de España y muchos mensajes de apoyo, que recordamos con cariño".

La jefa del servicio de Mecenazgo Individual del centro invita también a los amantes del arte a unirse al perfil del Louvre en Facebook, donde pueden crear una página para convencer a sus contactos de que contribuyan a la causa.

El Louvre ya permite a los particulares realizar donaciones a título individual (fiscalmente deducibles) a través de una página genérica, www.louvre.fr/don-en-ligne, donde se sugieren cantidades que van desde 20 hasta 1.500 euros.

En dicho apartado, el contribuyente puede especificar si su aportación es para sufragar "la restauración y conservación de las colecciones", "la educación artística y cultural", "la acogida de nuevas familias de visitantes", "las necesidades genéricas más urgentes del museo" o "la revegetalización de los jardines de las Tullerías".