El descubrimiento de un friso desmitifica la vocación pacifista de los mayas

Expertos explican que la civilización tenía "enfrentamientos constantes” y que las guerras fueron la causa de su colapso

Ciudad de Guatemala 8 AGO 2013 - 19:24 CET

REUTERS-LIVE!

El descubrimiento de un friso en una pirámide del sitio arqueológico de Holmul, en la provincia de Petén, cuna de la civilización maya en el norte de Guatemala, permitirá a los expertos realizar una nueva lectura de la historia de los mayas. El hallazgo motivará una revisión profunda de las “verdades” hasta ahora sentadas como inamovibles.

El friso, descubierto en la ciudadela Holmul, 35 kilómetros al norte de Tikal, mide ocho metros de largo y dos de ancho, y fue calificado por su descubridor, el arqueólogo guatemalteco Francisco Estrada-Belli, como “el más espectacular de los hasta ahora conocidos”. Explicó que contiene “datos históricos minuciosamente detallados” sobre una época de la que no se tenía ninguna información.

En declaraciones a EL PAÍS, el experto Federico Fahsen dice que un punto clave del friso es que permite identificar a dos reyes de la época. Uno de ellos, Aj Wosaaj, también aparece en un altar de otra ciudad, conocida actualmente como El Naranjo. “Esto demuestra que en esa época, aproximadamente el año 600 de nuestra era, la relación entre las diferentes ciudades era estrecha”, afirma Fahsen, que añade que esta relación no siempre era de "alianzas”.

El friso maya de Homul. (EFE)

“Siempre se nos ha dicho que los mayas eran pacíficos, extremo que no es verídico. Los mayas, como cualquier civilización, eran gente que por razones geopolíticas tenían enfrentamientos constantes”, puntualiza Fahsen, quien califica estas guerras como “endémicas” y la causa última del colapso de esa civilización.

En esta apreciación coincide Estrada-Belli quien, en una rueda de prensa este miércoles, dijo que “la importancia del hallazgo radica en que cambia la percepción que se tiene sobre la cultura maya”. El experto señaló la falta de rigor de la afirmación de que los mayas “hacían muchas guerras por razones rituales, cuando obedecían a un patrón: el afán de controlar territorios vecinos”.

El sitio arqueológico de Kan, donde fue encontrado el friso, había pasado desapercibido para los expertos, dada su pequeñez y la falta de infraestructura para llegar hasta allí, lo que en cambio no ha sido problema para los depredadores, que han causado destrozos considerables.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Cinco libros para entender el fenómeno Trump

Marc Bassets Manchester (New Hampshire)

El magnate es un caso único, pero EE UU cuenta con una tradición rica en populistas y xenófobos

Así vive San Francisco el Super Bowl

La edición 50 del evento deportivo más visto en los Estados Unidos

Polémico homenaje del Gobierno de Nicaragua a Rubén Darío

Carlos Salinas Managua

La mujer del presidente Ortega, con una redacción melosa y faltas de ortografía, llama al poeta “Liróforo Celeste"

EL PAÍS RECOMIENDA

¿Debemos seguir empleando el concepto de raza?

Investigadores creen que el término es confuso desde el punto de vista científico

Adiós al dinero contante y sonante

La adopción de medios de pago digitales ponen en entredicho el efectivo

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana