Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entrevista con Marta Sanz

Ciclo Babelia

Entrevista con Marta Sanz

La escritora charlará con los lectores sobre 'Daniela Astor y la caja negra', su última novela.
Más entrevistas digitales

1Anónimo17/07/2013 11:59:11

Buenos días, Marta. Enhorabuena por tu lustrosa trayectoria a la que aún le quedan muchos apuntes que añadir. Mi pregunta te la lanzo desde la perspectiva de una joven estudiante de Periodismo a la que no le queda nada para salir al mundo laboral y cuyo sueño no es solo el periodismo sino también 'el oficio de escribir', como dicen por ahí. ¿Cómo vencer el miedo al fracaso? ¿Qué se necesita para destacar sobre el resto?

Querida Ana Esther, yo no te puedo dar ninguna fórmula secreta y desde luego no sé qué es lo que se necesita para destacar sobre el resto. Lo que sí sé es que el miedo al fracaso y la posibilidad de ser leído y de llegar a los demás pasan por la perseverancia. Por la persistencia. Por hacerse una costra. Y por encontrar ese lugar tan difícil entre la necesidad de ser humilde y estar abierto a las críticas, y la convicción respecto al propio proyecto, su intrepidez y su posible singularidad. Mucha suerte.

2Anónimo17/07/2013 12:02:37

Hola buenos días. ¿Cómo define la literatura de emergencia y cuál es esa literatura en los tiempos que corren?

Hola, Rosalía. Para mí, la literatura de emergencia es la que, modestamente, siendo consciente de las limitaciones cada vez mayores de lo literario, aspira a intervenir en el espacio común. Es la que, en mi caso, aborda las cuestiones que me duelen o que no llego a entender del todo. La escritura que yo procuro practicar es una forma de comunicarme con los otros que me permite a la vez aprender, ir descubriendo cosas en el propio proceso de escritura. Hoy hay muchísimos motivos para poner en práctica ese tipo de literatura de emergencia. Muchísimos.

3ManoloLit17/07/2013 12:06:10

La Transición se nos vendió como un éxito y ahora más bien parece una mentira. ¿Es así? ¿Podemos seguir hablando de ese momento como de cambio, de construcción? Gracias!

Hola, Manolo. Para las personas que nacimos a finales de la década de los sesenta, la Transición se convirtió en un espacio mítico porque la muerte de Franco (en la cama) y el despertar de un país coincidió con nuestra salida de la niñez y nuestro propio despertar erótico: nuestra entrada en la madurez. Así que teníamos todas las papeletas para convertir la Transición en un paraíso perdido... Yo desde mi novela Los mejores tiempos he tratado de leer ese momento de la Historia española con otros ojos. Con unos ojos que no fueran tan apologéticos, tan "tatachán, qué bien lo hemos hecho", porque la Transición tiene zonas oscuras y siniestras, abre cuentas que aún no se han saldado y echa tierra sobre realidades que aún deben ser visibilizadas.

4Francisco Rosales M. 17/07/2013 12:08:52

Decía en una entrevista que no hay una esencia para la mujer, sino construcciones tergiversadas de las mujeres. ¿Cómo se quiere construir a las mujeres ahora?

Hola, Francisco. Yo no creo en la mujer, sino en las mujeres. En plural. No creo en una esencia femenina asociada a la posibilidad de ser madre y que hace de lo biológico una forma de la teología. Creo que el género es una construcción cultural y que esa construcción se ha llevado a cabo con materiales que nos han colocado en desventaja. Supongo que el primer caso para que las mujeres nos construyamos pasa por que nos deconstruyamos: seamos conscientes de los mimbres que nos constituyen, de los capitales simbólicos culturales que nos parecen respetables. Y también pasa por la necesidad imperiosa de ejercer la autocrítica.

5Petra17/07/2013 12:12:06

¿Durará la moda de la novela negra?

Hola, Petra. Supongo que, como moda, la novela negra durará mientras sea rentable y el lector-cliente la siga consumiendo. Lo que yo espero es que la novela negra como género sea un instrumento de denuncia política, de denuncia de la violencia del sistema, y que, para ejercer dicha denuncia, no utilice recursos retóricos previsibles que, en lugar, de generar incertidumbre en el receptor, lo adormecen, lo halagan y engordan una "buena mala conciencia" que resulta paralizante.

6John Q.17/07/2013 12:16:39

¿Qué piensa de cómo se enseña la literatura en universidades y en el colegio sobre todo? ¿Y de la teoría sobre literatura, añade algo, estropea los libros, trata de imponer moldes o enriquece la lectura?

Querido John, a veces, cuando he dado clase o he preparado materiales para alumnos adolescentes, he pensado que la literatura debería enseñarse en un orden cronológico inverso que resultase más cercano y más próximo para los alumnos y que, a la vez, fuera estableciendo relaciones con los orígenes... Sin embargo, a mí, lo que más me preocupa en este momento de la enseñanza de la literatura es que se banaliza el desarrollo de la comprensión lectora, de una lectura semiótica, que necesita tiempo, soledad y espacio para interpretar el espesor connotativo, la sugerencia y la complejidad de los textos literarios. Ese modo de leer y de reflexionar entra en competencia con la efervescencia y la velocidad de las redes. Y temo que lo uno llegue a suplantar a lo otro, y que perdamos una habilidad fundamental para el desarrollo de nuestro sentido crítico. Lo ideal sería aprender a simultanear las destrezas, pero resulta difícil cuando desde las editoriales de texto se propicia una presentación de las informaciones en pequeñas dosis que emulan la brevedad de internet...

7Anónimo17/07/2013 12:19:57

¿Qué títulos o autores me sugiere y por qué del panorama actual de novela policiaca? ¿Qué es lo que más le atrae de este género?

Hola Esther, como ya he comentado en una pregunta anterior, lo que más me atrae del género es su capacidad para visibilizar las zonas oscuras de nuestra realidad cotidiana y para hacerlo desde un punto de vista diferente al de los medios de comunicación de masas que crean opinión. En este sentido, me interesan, por distintas razones, muchos autores y muy variados que quizá no responden exactamente a los cánones del género. Me interesan desde Lorenzo Silva, Juan Madrid o Alicia Giménez Bartlett hasta Rafael Reig, Carlos Salem, Mirco Lauer, Marcelo Luján, Cristina Fallarás o Isaac Rosa que, a su modo, es un escritor negro, negrísimo. Y alguno más que seguro que se me olvida.

8Quique 17/07/2013 12:24:23

¿Cree que en España hay una visión 'sana' de la cultura como algo necesario, accesible, con lo que convivir de manera natural o sigue siendo algo elitista y lejano?

Hola Quique. Me parece que en España la cultura es elitista y es lejana porque se ha desvinculado del concepto de educación y se ha aproximado al concepto de espectáculo, y ornamento. No forma parte de la vida de las personas, no se considera algo fundamental para crecer. Y me parece que una de las grandes preocupaciones de los escritores que entienden la literatura más o menos como yo consiste en conciliar la intrepidez retórica y la exigencia, el respeto por los lectores, con la posibilidad de llegar a mucha gente. Simplificando mucho: se trataría de encontrar una síntesis perfecta entre los polos del elitismo y del populismo. No es fácil.

9Ricky17/07/2013 12:28:04

¿Qué función tiene la sátira para el comentario social en literatura? Gracias!

Hola, Ricky. La sátira para mí es una lupa y es una lupa a menudo maleducada y políticamente incorrecta que pone el foco en los defectos individuales que son casi siempre la expresión de las perversiones sociales. Me interesa la sátira porque no renuncia a la agudeza, pero sí a la sutileza que es un concepto de prestigio en nuestra cultura que a mí me resulta sospechoso... También me interesa la sátira porque desdibuja el límite falso que separa al individuo de la comunidad. En todo caso, la sátira siempre me parece más honesta que la ironía que coloca a quien la practica en un nivel de superioridad un poco peligroso.

10Paz17/07/2013 12:31:43

James Ellroy, como personaje, me entusiasma. Sin embargo, sus novelas se me hacen pesadas. Demasiados personajes, demasiadas frases cortas, desbrozadas. ¿Alguna receta para disfrutarlas como se merecen? Gracias.

Querida Paz, yo no soy nada partidaria de las recetas ni a la hora de escribir ni a la hora de escribir. De hecho, una novela como "Un buen detective no se casa jamás" surge porque desconfío de los preceptos y buenos consejos literarios -aunque sean de Chandler- y pienso que cada texto ha de buscar su propio lenguaje más allá de lo que canónicamente se haya establecido como bueno o como malo... Con la lectura pasa lo mismo: posiblemente cada libro exige un tipo diferente de aproximación. Lo único que te puedo decir es que a mí con Ellroy me pasaba exactamente lo contrario que a ti hasta que tuve la oportunidad de conocerlo en persona. Y, si no lo has leído, no dejes de leer una de las piezas autobiográficas más estremecedoras que se han escrito en los últimos tiempos: "Mis rincones oscuros".

11Anónimo17/07/2013 12:35:53

Felicitaciones por Daniela Astor y la caja negra, aquí tiene un admirador. Mi pregunta es sobre la tecnología y cómo nos cambia a hombres y mujeres... A la velocidad a la que va. ¿En qué nos transforma, es preocupante?

Querido José María: Muchísimas gracias. Yo creo que con la tecnología los que hoy tenemos más de cuarenta años corremos el riesgo de hacernos viejos prematuros por no ser capaces de asumir la velocidad de vértigo a la que se producen los cambios. Yo me siento analógica. Me siento de una generación que va a ser una especie en extinción dentro de nada: la que lee en papel, la que ve el cine en el cine, la que disfruta de los cines de verano y le gusta ir beber cerveza a las terrazas de los bares... Y lo que es más preocupante: soy de una generación que no sabe para que sirve el cincuenta por ciento de las aplicaciones de su teléfono móvil y que se siente perdida si se bloquea su cuenta de Hotmail. No tenemos capacidad de reacción y estamos mucho más atados de pies y manos de lo que creemos.

12Alice17/07/2013 12:40:51

Hola Marta, enhorabuena por tu última novela, es una historia perturbadora, que sigue dando vueltas en mi cabeza. Tras leer Daniela Astor, veo Danielas en todos sitios, me parece un enorme personaje literario, ¿cómo lograste darle una voz de adulto a una niña sin que pareciera impostada? ¿tenías algún otro referente literario en mente?

Muchas gracias, Alice. Yo creo que casi todas e puede que casi todos también, tenemos una Daniela Astor dentro. Una Daniela contra la que a veces tenemos que rebelarnos mientras que otras veces nos infunde fuerzas y nos da poder y vigor. Creo que Daniela Astor podría ser una metáfora de la cultura como experiencia de vida: como herramienta para evadirnos o para enfangarnos en la realidad todo lo que la realidad merece. En cuanto a la voz de Daniela, el secreto es que no es una voz infantil, sino la voz de una mujer de casi cincuenta años que, al revisitar un momento de su preadolescencia, se tiñe un poco con la voz de la niña fue. Bette Davis disfrazada de niñita que canturrea una canción en ¿Qué fue de Baby Jane? En esta novela no me interesaba tanto contar la realidad desde distintos puntos de vista, sino ver cómo la realidad se transforma en función del género con que intentes abordarla: la literatura confesional o el falso documental.

13mariela prim17/07/2013 12:45:20

Hola Marta, usted es una escritora y profesora que se ha comprometido además a denunciar los recortes sociales. ¿Cuál cree que debe ser el papel del intelectual y su intervención en política?

Hola Mariela: en este caso, contesto solo por mí, porque me parece muy arriesgado ser altavoz de todo un colectivo. Sobre todo de un colectivo, a menudo tan individualista como el de los escritores o los artistas o los "intelectuales". Yo creo que podemos intervenir en la realidad a través de los textos que escribimos y de los proyectos específicamente culturales con los que nos comprometemos. Y creo que eso no implica "tener que" escribir sólo cierto tipo de literatura reconocible desde un discurso sentimental de izquierdas. También creo que desempeñar esa tarea no es un obstáculo o una justificación para desarrollar acciones políticas en otros ámbitos: partidos políticos, asociaciones, agrupaciones, comunidades o plataformas. Como decía Jesús López Pacheco: que la revolución del lenguaje no desplace al lenguaje de la revolución. Yo creo en las dos cosas. Simultánea e indisolublemente.

14jacinto soler17/07/2013 12:49:40

Hola Marta. Enhorabuena por tus novelas. ¿Por qué decidió que 'Daniela Astor y la caja negra' debía suceder durante la transición, que le parece más relevante de aquel momento y qué nos puede enseñar casi 40 años después?

Hola, Jacinto: La Transición es un momento de la historia española que, pese a haber sido tratado por bastantes autores en muchas novelas, aún está lleno de ángulos muertos. Territorios inexplorados. Yo he querido contar la Transición desde uno de esos ángulos: la mirada de las mujeres que eran niñas en ese momento y crecieron y se transformaron en gran medida condicionadas por las bellas imágenes de las actrices del destape. Teniendo en cuenta esta perspectiva, para mí era fundamental plantear preguntas en torno al concepto de pudor y de obscenidad. Preguntas sobre si el destape fue verdaderamente una vía de liberación para las mujeres después de cuarenta años de represión franquista y doble moral católica o si eso fue el primer paso para una mayor objetualización de un cuerpo femenino que, de manera explícita y casi desprejuiciada, pasa a convertirse en mercancía.

15Anónimo17/07/2013 12:52:42

Me encantó tu novela. Es más, me hizo llorar en algunas páginas. Refleja el tiempo de mi infancia. Aquellas actrices de Palmarés...Cuántos juguetes rotos! Gracias por emocionarme.

Querida María José: Mil gracias por tu comentario y por la generosidad de tu lectora. Tus palabras me hacen recordar que, más allá de los aspectos ideológicos sobre los que yo quería plantear preguntas y dar respuestas en mi novela, todo eso se consigue a través de una trama donde son muy importantes las relaciones entre una madre y una hija... Unas relaciones en la que me preocupaba mucho la verosimilitud, el claroscuro, la mezcla de la violencia y la ternura. Gracias, de verdad.

16Javi Clemente17/07/2013 12:54:37

Querida Marta: Sólo quería felicitarte por tu brillante trayectoria, tanto en literatura como de profesora y agradecerte tus enseñanzas durante la carrera. Fuiste (y eres) una gran profesora. Y por preguntarte algo y que me publiquen, ¿qué título le pondrías a un libro que tratase de toda la trama Gürtel y derivados? Un abrazo

Querido Ex-alumno Javi Clemente: Muchas gracias por seguir ahí. En cualquier caso, como fuiste alumno mío, sabrás bien que yo nunca te daría respuesta a una pregunta para la que considero que eres tú quien debe exprimirse bien las meninges... ¡Forma parte del proceso de enseñanza-aprendizaje!

17Francesc17/07/2013 12:57:40

Hola, Marta. En tu última novela hablas del destape durante la transición con una duda: ¿liberó a la mujer o la sometió de otro modo? ¿Qué opinas de las activistas actuales que usan el top less como forma de protesta? Gracias

Hola, Francesc: Creo que a tu primera pregunta ya le he dado respuesta. En cuanto a la segunda, te planteo que me plantea algunas dudas. Al mismo tiempo, me parece que no se puede hablar del desnudo femenino en abstracto, descontextualizadamente. Que el objetivo es importante, sobre todo, porque pone de manifiesto una realidad escandalosa: que el cuerpo desnudo de una mujer aún se considera algo inmoral o algo que debe ser escondido. Algo que despierta la ira. Es curioso...

18Juan Camilo17/07/2013 12:59:44

¿Para cuando otro Black, black, black? me gustó mucho. Un saludo

Hola, Juan Camilo: Después de BBB, escribí Un buen detective no se casa jamás. Y tengo pendiente, al menos, una tercera novela para la serie de Arturo Zarco, en la que Paula Quiñones, su ex-mujer, tome la palabra desde el principio hasta el fin. Creo que Paula es el personaje que sirve para encender todas las luces. La toma de tierra del culturalista Zarco. ¡Gracias por el interés!

19Chus 17/07/2013 01:02:19

¿Por qué piensa que la familia es tan importante para contar una historia?

Hola, Chus: Porque la familia es un microcosmos en el que se reflejan todas las taras y contradicciones sociales. La familia es ese punto intermedio, literariamente tan rentable, en que se constata que ni la intimidad es tan íntima, ni la personalidad tan personal. Por eso, creo que la familia es un punto de partida legítimo para tratar de escribir otro tipo de novela política.

Mensaje de Despedida

Siento muchísimo no haber respondido a todas las preguntas que me habéis planteado, pero os aseguro que mi teclado está echando humo en este momento. Muchísimas gracias a todos por participar, por preguntar y, sobre todo, por leer. Espero que nos volvamos a encontrar en otro espacio, ya sea virtual o más tangible y analógico. Un fuerte abrazo de mi parte y otro de parte de Daniela Astor. De nuevo, gracias.