Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los productores y Youtube unen fuerzas contra la piratería en Internet

Egeda y la plataforma de vídeos firman un acuerdo para bloquear y sacar un beneficio económico de los contenidos subidos en la Red

Clàudia Bassols y Jan Cornet, protagonistas de 'Menú degustación', la propuesta española para el verano.
Clàudia Bassols y Jan Cornet, protagonistas de 'Menú degustación', la propuesta española para el verano.

Una tarde, salen del cine, se toman una caña o vuelven directamente a su casa y a la mañana siguiente permanece en su cabeza el runrún de esa secuencia que justificó los nueve euros que pagaron por la entrada. Incapaces de contenerse y buscando un poco de ayuda digital para su memoria teclean en la plataforma de vídeos YouTube el nombre de la película en cuestión. Y ahí está, sacian su presunta necesidad. Pues sepan que a partir de ahora, los responsables de ese filme, es decir, los 1.500 productores que componen Egeda, la entidad de gestión de derechos del gremio, tienen la potestad de controlar esos contenidos digitales gracias al acuerdo que han llegado con Google, empresa dueña de YouTube desde 2006.

La plataforma cuenta con la herramienta Content ID que permite bloquear, realizar un seguimiento o monetizar contenidos subidos a su sistema para combatir la piratería en la Red. "Tiene carácter preventivo", ha dicho esta mañana María Ferreras, directora de Alianzas Estratégicas de Youtube España. "No se añaden filtros, se identifican de manera automática los contenidos para que el productor pueda decidir qué hacer con ellos". Es decir, los productores suben una copia de ínfima calidad al sistema, que genera una identificación, no almacena el archivo.

A través de este contenido, la plataforma será capaz de reconocer si un usuario cualquiera sube un vídeo con imágenes similares. En ese preciso momento, los productores podrán decidir si lo bloquean -de tal manera que desaparecerá también de cualquier blog o espacio virtual que lo haya usado- o sacan un partido económico del mismo introduciendo publicidad que gestiona Google, pero que se repartirán al 50%. En palabras de Enrique Cerezo, presidente de Egeda: "Una ayuda para que los productores se defiendan de las cosas que suceden en Internet".

La herramienta pretende convertirse en una nueva línea de negocio basada en la optimización del contenido en la plataforma de vídeos. En los últimos meses, Egeda ha llevado a cabo una prueba piloto con Content ID que ha permitido monetizar alrededor del 65% de los vídeos incrementado un 87% los ingresos derivados de la inserción de publicidad. En la mayoría de los casos, se trata de contenidos inferiores a los seis minutos ya que, en palabras de Ferreras, generan "un efecto de comunidad". Se trata de tráilers y clips promocionales que contribuyen al modelo de negocio tradicional del cine. Los vídeos superiores a seis minutos, normalmente, se bloquerán. "El productor tomará la decisión que quiera, pero siempre cobrando los beneficios que ese producto pueda generar en Internet", ha asegurado Cerezo, "el dinero no será para el usuario que lo sube por capricho". En Estados Unidos, donde las grandes mayors utilizan esta herramienta desde hace años, la media de beneficio económico anual es de 16.000 dólares al año (algo más de 12.000 euros), con casos excepcionales de 190.000 (unos 146.000 euros).

YouTube propone una tercera opción a los productores. Cuando descarten insertar publicidad o bloquear vídeos de la plataforma, podrán realizar un seguimiento del material "para estudiar el comportamiento de determinadas audiencias o analizar potenciales mercados", ha apuntado Ferreras.

Además de controlar los contenidos de su plataforma, Egeda y YouTube han anunciado la creación del canal VeoClips en el que los productores decidirán qué material dejan gratis. Con una suscripción gratuita, este espacio alberga clips de menor duración de cine en español, "aprovechando que nuestro idioma es la segunda lengua de YouTube", ha apostillado Ferreras.

El acuerdo no pretende salvar la precaria situación en la que se encuentra la industria, agravada por la subida del IVA cultural al 21%, pero sí asegurar un retorno económico a los creadores de un sector que supone el 3% del PIB. "Es esencial educar a los jóvenes que han nacido con Internet", ha remachado Cerezo, "yo era muy crítico con YouTube y Google, pero debemos aprovecharnos de las nuevas tecnologías para proteger nuestro patrimonio. Somos campeones del mundo en fútbol, pero también de la piratería. Y si existiera Internet en Marte, seríamos campeones del universo".