“Vivimos un ‘Fahrenheit 451”

Beatriz de Moura, fundadora de Tusquets Editores, analiza la crisis del sector y el cambio del concepto de ocio un año después de su absorción por Planeta

Beatriz de Moura, en la sede de su editorial en Barcelona. / MASSIMILIANO MINOCRI

Beatriz de Moura (Rio de Janeiro, 1939) respira tranquila. Hace poco más de un año —sostiene— se movió a tiempo y salvó su editorial de una probable muerte económica. “Son 44 años de trabajo que no quería ver desaparecer”, explica como marco del acuerdo que alcanzó con Planeta Corporación aquel 26 de abril de 2012 y que permitía la entrada del gigante editorial en el accionariado de Tusquets, paradigma de la edición literaria, del sello de volumen medio independiente en tiempos de fusiones para capear el temporal.

Podría pues, ahora que el futuro de su casa está “encarrilado”, plantearse su jubilación. Pero eso es imposible si se la oye hablar con la pasión con que lo hace acerca del dificilísimo momento que vive el sector —con caídas acumuladas de más del 20% de la facturación—, y de la cultura en general. “Es la primera vez que choco con la realidad de esta manera: no es que haya menosprecio por el libro, lo que ocurre es que en España y en parte de Europa se está dejando de leer”, afirma. Ante una situación así, explica: “La curiosidad me puede y eso está alargando mi vida editorial”. Una trayectoria que hoy, por vez primera, contará con pelos y señales a los estudiantes del Máster de Edición de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, que cierra su 18ª edición.

Admite que con Planeta las cosas van “mejor de lo que había imaginado; José Manuel Lara Bosch es un amigo con el que ya tuvimos negocios antes y que nos salvó de un cierre que pudo haber sido definitivo, porque ha sido socio clandestino nuestro durante unos años difíciles”, dice sin querer entrar más en detalles. Pero la joint venture ha comportado sacrificios: un cambio de sede y, sobre todo, una reducción de personal. “Entre América Latina y aquí, en Tusquets hemos pasado de 45 personas a 14. Es el precio que hemos debido pagar por sobrevivir: desde la muerte de Antonio López Lamadrid en 2009 [consejero delegado de Tusquets y compañero de la editora], veía como cada año las ventas caían. Teníamos que intervenir de algún modo”.

Hace tiempo que De Moura vaticina la necesidad de empresas como la suya de blindarse. “En un contexto de crisis como la actual, la administración de una editorial mediana ha de ser muy fuerte; además, la distribución se puede llevar la mitad de la inversión; por ello necesitas un capital de cierta envergadura para aguantar las inversiones cuando tú no estás generando dinero... La situación es caótica: hoy estamos con tirajes de la época de Franco, de apenas 2.000 ejemplares, cuando no hace mucho eran de 5.000”.

Rodeada de una espectacular muestra de su elegante colección de narrativa de tapas negras, la veterana editora es consciente de que habla todo el rato de números, no de literatura. Pero es que, admite, “la preocupación hoy es sobrevivir; lo prioritario es salvaguardar lo que se ha hecho, intentar que lo que llevabas a cuestas, aunque esté maltrecho, pase contigo a la otra era”. ¿Otra era? “Sí, hoy me pregunto de qué servimos los editores y los catálogos; la crisis ha llegado en un momento en que coincide con un público que ha pasado a decidir él solo lo que quiere; y lo que quiere es algo muy concreto, y de lo demás no desea nada de nada. Pero además, se vende infinitamente menos que hace dos años”.

Atribuye Beatriz de Moura está situación, en parte, al cambio en el concepto del ocio. “Se ha deteriorado, o mejor, entregado o sometido voluntariamente a las nuevas tecnologías, a lo audiovisual; el ocio cultural ha desaparecido y si la gente no lo quiere, pues no lo quiere”. El símil con lo literario no tarda: “Estamos un poco como en Fahrenheit 451: no se queman los libros ni damos vueltas por un parque recitándonos fragmentos pero sí está la atmósfera, la lectura va quedando para unos pocos; no es menosprecio por el libro; simplemente, se ha dejado de leer…”.

En su opinión, el oscuro panorama obligará a más movimientos en el sector editorial. “Las cifras de los grandes grupos también son graves. Están temblando. Deberían producirse más fusiones; lo que ocurre, como mínimo en España, es que los que deberían fusionarse están muy alejados entre sí; o a veces son catálogos difícilmente compatibles; pero si no son fusiones, serán desapariciones”, sentencia. Tampoco cree que sea bueno que los grandes grupos, como Planeta, se conviertan en “refugio de sellos históricos para sobrevivir: no es bueno para la literatura porque no se fomenta que se distingan y peleen entre sí”.

Paradójicamente, cree que las editoriales pequeñas saldrán mejor paradas de la crisis… si solventan su distribución. “Su mal está ahí, llegar bien al mercado: deberían crear una gran distribuidora, un monstruo de distribución de los pequeños sellos”. Sonríe consciente de la paradoja y de un pensamiento que verbaliza: “En Tusquets cometimos un error de los pocos de los que me arrepiento: crecimos en los años 90. Deberíamos habernos quedado en medio centenar de títulos”.

Dinámica, animosa, no cree que entrar en la maquinaria de Planeta acabe desfigurando, con el tiempo, la personalidad de Tusquets. “Si somos rentables, no hay miedo a que nos trituren; tampoco nos piden que ganemos grandes sumas, solo quieren rentabilidad”. Pero hay contrapartida: “El precio es no poder hacer cierto tipos de libros; pero eso compensa poder seguir y hacer los otros proyectos”.

No va a dar consejos a los estudiantes, pero cree que hoy, para editar, hay que reunir tres requisitos: “Leer y haber sido un lector asiduo toda la vida; tener inquietud, cultural y sociopolítica, pero también entendida como querer curiosear…”. Y hace una pausa y termina con algo que nunca dijo: “Y tener dinero; alguno. O un socio rico; o poder montar una sociedad con alguien con dinero; si no, editar hoy me parece casi imposible; incluso para ser un sello pequeño hoy hace falta dinero”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

100 días de vértigo en el Santander

Ana Botín ha cambiado la dirección y el consejo mientras sopesa el futuro del dividendo

A la caza del ‘pastel’ cubano

La normalización de relaciones abre negocios para los empresarios de EE UU

El núcleo duro del exilio cubano clama contra Obama

Luis Posada Carriles se une a unos dos centenares de anticastristas en Miami para denunciar la “traición” de la normalización de las relaciones con Cuba

“El combate no termina aquí”

La exmujer del gobernador Arturo Montiel logra ver a los hijos después de tres años de lucha judicial

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana