La lenta muerte del directo

La subida de 13 puntos del IVA en la cultura desangra también a los promotores musicales. El sector prevé perder este verano hasta un 50% de ingresos

El músico estadounidense Bruce Springsteen, durante un concierto Benidorm,en 2009. / MORELL (EFE)

Beyoncé no pasará por España este verano durante su gira mundial. Leonard Cohen y Paul McCartney tampoco. De los cinco conciertos que dio en 2012 Bruce Springsteen, solo tocará este año una noche. Y “porque le gusta venir”, dicen los que le traen. Las grandes promotoras han perdido músculo para atraer a las estrellas del pop y los empresarios pequeños ya no pueden arriesgarse a fracasar con un artista desconocido. No hay margen. Tras el colapso de los Ayuntamientos que se metieron a promotores musicales, vino algo peor, cuentan los implicados. El Gobierno subió el IVA cultural 13 puntos: del 8% al 21%. Una medida que pretendía aumentar la recaudación del Estado, pero que ha terminado por desplomar la venta de entradas y con ella, los ingresos de la Administración que las grava. Una progresión que, a las puertas del verano (el mejor momento del año para la música en directo), podría dejar los ingresos hasta en un 50% menos respecto al año anterior. El clamor en el sector es abrumadoramente unitario: el Gobierno debe rectificar cuanto antes.

Según un estudio elaborado por las dos principales asociaciones, APM (promotores musicales) y Arte (representantes y directores), que agrupan a unas 400 empresas, la caída de ingresos en taquilla desde septiembre a diciembre de 2012 (los primeros meses de funcionamiento de la subida del IVA) fue del 28,2%, unos 17 puntos por encima de la media anual. Ya en el mes de marzo de 2013, cuando empieza la época más potente para los conciertos, los ingresos netos se desplomaron hasta un 42,19%. Y a eso hay que añadir un 10% destinado a pagar derechos de autor y un 6% para el sistema de venta de entradas.

Cultura en retroceso

El descalabro económico del sector de la música en directo como consecuencia de la crisis y, más concretamente, del aumento del IVA cultural (de un 8% a un 21%) desde septiembre de 2012, se suma a los ya sufridos por los sectores del cine y el teatro. En el caso de la escena, las cifras hablan de una auténtica sangría de público. Los teatros españoles perdieron un tercio de su público entre septiembre del año pasado y enero de 2013, tras la subida del impuesto sobre el valor añadido. En ese lapso de tiempo, el sector teatral dejó de ingresar 33 millones y perdió un total de 1,8 millones de espectadores, según los empresarios de las artes escénicas. La recaudación neta disminuyó un 33% y 600 puestos de trabajo directos desaparecieron, según datos de la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (FAETEDA). El cine también navega entre el desastre de la taquilla y la impotencia de quienes lo hacen. En lo que va de 2013 la recaudación en salas ha descendido un 13% (de 182,3 millones de euros a 158,8 millones) y la asistencia a cines se reduce un 16% con respecto al mismo periodo de 2012. En Canarias, donde las entradas no están gravadas con el IVA sino con el IGIC, que es del 7%, la taquilla se ha incrementado un 5,13% en los siete meses transcurridos desde la llegada del ivazo , y la afluencia ha crecido un 10,32%.

Nadie oculta que el impacto de la crisis y la pérdida de poder adquisitivo, que el año pasado ya causó problemas en giras como la de Bruce Springsteen, también influyen. Pero el sector, que ha trasladado repetidas veces su preocupación a los ministerios correspondientes, opina que en lugar de ayudarles con medidas de estímulo, les han condenado definitivamente. Como el ministro de Cultura José Ignacio Wert reconoció hace una semana, esta subida ha afectado “realmente” a la asistencia a espectáculos. Los 13 puntos de diferencia del IVA deben cubrirlos entre los promotores (cada vez con menos margen), los artistas (que mientras tengan otra oferta mejor en Europa rechazarán hacerlo) o el público (que ya no paga precios astronómicos por las entradas).

“El problema es que España está perdiendo la carrera en un mercado competitivo. Nos están poniendo todos los palos en las ruedas. Nos obligarán a quedarnos en casa porque ya no podemos perder más. Nos hemos adaptado, bajado presupuestos… pero el agua ya nos cubre completamente. Hay que volver a lo lógico. Si el objetivo era recaudar, se ha confirmado que no lo han conseguido. Que rectifiquen, por favor”, pide Emilio Santamaría, presidente de la asociación Arte.

La recaudación por IVA, lógicamente, ha subido en los últimos meses. Pero la suma de todos los impuestos que el Gobierno ingresa por el conjunto de esta actividad ha caído en 2,7 millones de euros, según los afectados. ¿Cómo puede ser? Más de 100 empresas dedicadas a la promoción han dejado de operar o se han visto obligadas a reducir el número de trabajadores, como consecuencia del aumento del IVA. Además, se han perdido 500 empleos directos (que en este tipo de empresas equivale a la mayoría de su plantilla). De este modo, aseguran, han caído los ingresos procedentes del IRPF y del impuesto de sociedades, y se ha aumentado el gasto de la Seguridad Social por desempleo (en unos cinco millones).

España se ha convertido en los últimos años en destino predilecto para el turismo de conciertos. El impacto económico que supone la música en vivo para una ciudad puede llegar a los 65,3 millones de euros que genera el festival Primavera Sound en Barcelona, los 17,5 en Bilbao del BBK Live o los 8,2 millones en Murcia del Festival SOS. “Todos los eventos aportan a su ciudad grandes beneficios económicos y sociales. Hoteles, merchandising, restaurantes, transportes… y eso es proporcional al público que logran reunir”, recuerda Pascual Egea, presidente de la Asociación de Promotores Musicales (APM).

El rock y el pop poseen un público muy militante, opinan los expertos. Si los precios se mantienen en unos niveles razonables, muchos fans prefieren privarse de otros apartados del consumo que del encuentro anual con los ídolos. Y más en estos tiempos de depresión espiritual. “Con la crisis quizá podía pasar que no se llenara del todo o que se tarde más en vender, pero no que no se vendiese”, señala Neo Sala, fundador de Doctor Music. Su empresa, cumplidos los 30 años en el sector, ha perdido alrededor de un tercio de los ingresos como consecuencia de la subida del IVA. Se han congelado proyectos, cuenta, y se ha logrado aguantar con el colchón de los buenos tiempos. Cree que han recibido el mazazo final. “El IVA tendría que ser superreducido, así aumentará la recaudación. Admitámoslo: en un paquete de medidas se les coló una con la que metieron la pata. No pasa nada, rectificar es de sabios. En Holanda, Francia y Portugal pasó igual y dieron marcha atrás”, insiste.

Los grandes festivales como Sónar o Primavera Sound aguantan. Pero cuentan con más de un 50% de público extranjero que incluye en el desembolso de la entrada una experiencia casi vacacional. Las grandes giras son otra historia, opina Roberto Grima, de Live Nation. Especialmente los conciertos de estadio. Rihanna no ha venido a Madrid este año, Muse hizo una sola fecha en Barcelona, Robbie Williams no vendrá tampoco, Depeche Mode solo hará pabellones cubiertos y no pasará por las provincias. “Es que todo esto supone que pagas menos a los artistas y muchos ya no quieren venir”, sentencia Grima.

La música tras la subida del IVA

La caída media de la recaudación por venta de entradas desde que se implantó la subida del IVA ha sido del 27,51%. Marzo ha sido el peor mes, con una caída del 42%. Pero las peores previsiones dibujan un panorama peor (de hasta un 50%) para verano.

El Gobierno de España, según el estudio de los promotores, ha recaudado 8.996.913,99 de euros con la subida del IVA. Pero ha perdido ingresos en concepto de IRPF, Impuesto de Sociedades o Seguridad Social por valor de 11.759.740,91 de euros.

Tope europeo. Alemania y Francia aplican un 7% de IVA a los espectáculos culturales, pero Reino Unido lo eleva hasta un 20%. España se encuentra en el extremo más elevado.

Asociaciones de promotores y representantes auguran el peor verano de la historia reciente con una posible caída de ingresos por venta de entradas de hasta el 50% respecto al verano anterior. Algunos de los grandes festivales sobreviven con el público extranjero que reciben.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los ayuntamientos tenían en 2011 302 euros de deuda por vecino

El informe de entidades locales concluye que las entidades supramunicipales debían 564 millones de euros

El Gobierno publica un listado de víctimas para organizar actos

La Secretaría de Paz y Convivencia ha concluido los mapas de Vitoria (42 víctimas), Bilbao (94) y San Sebastián (126)

Quién gana y quién pierde con la apreciación del dólar

La escalada penaliza a los emergentes con inflación y deuda externa España, beneficiada

Mas-Colell advierte de más recortes si no hay Presupuestos

La oposición carga contra el Gobierno de Mas por el fiasco de ATLL

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana