Un gallo azul irrumpe en Trafalgar Square

La presencia de la estatua del ave, a partir del verano, junto al elenco de personajes históricos que ocupa la plaza ha generado una resistencia de los sectores más conservadores

El gallo de la discordia hecho en fibra de vidrio. / Getty Images

El desembarco de un gallo gigantesco de color azul en uno de los cuatro pedestales que flanquean la londinense Trafalgar Square está atizando el eterno y enconado debate sobre el concepto mismo de lo que es arte. La presencia de la estatua del ave, a partir del verano, junto al elenco de personajes históricos que ocupa la plaza ha generado una resistencia de los sectores más conservadores nunca vista desde que ese rincón huérfano empezara a ser ocupado por sucesivas obras contemporáneas. Porque el “intruso” en cuestión encarna todo un símbolo la francofonía que será exhibido, además, bajo la sombra de la columna del almirante Nelson, el héroe de la victoria naval sobre los galos.

Diseño de la artista alemana Katharina Fritsch (1956) en fibra de vidrio, el gallo de la discordia es la última pieza seleccionada por el ayuntamiento de Londres para habitar durante año y medio el llamado “cuarto pedestal”, una peana sin inquilino fijo que desde 2005 ejerce de anfitriona, y de forma rotativa, para las propuestas más innovadoras del arte. Su futura instalación en el recinto pende sin embargo del visto bueno de la autoridades locales del barrio de Westminster que, si bien se han revelado favorables, afrontan la oposición un grupo de poderosos residentes (The Thorney Island).

El grupo se ha mostrado invariablemente reticente a la presencia en el mismo enclave de obras como la estatua de mármol de una mujer embarazada que nació sin piernas ni brazos (firmada por Marc Quinn), la maqueta de acristalada de un hotel teñida de tonos discotequeros (Thomas Schûte) o la instalación del artista Anthony Gormley, que invitaba a los viandantes a ocupar durante unos minutos el cuarto pedestal. Pero nunca hasta ahora había batallado hasta el punto de intentar revertir la decisión de desplegar una de esas instalaciones.

Resulta improbable que acaben consiguiendo su objetivo, puesto que la presencia del gallo es defendida incluso por el alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, un personaje nada sospechoso de promover las vertientes más osadas del arte. En un intento por aplacar las iras de las asociaciones vecinales más intransigentes, Johnson consiguió el año pasado que el jurado responsable de elegir las instalaciones destinadas a Trafalgar Square se desviara ligeramente de su habitual tónica rupturista y optara por una estatua de inspiración ecuestre y más clasicista. La imagen figurativa de un niño a lomos de un caballo contó entonces con el inusual apoyo de los críticos perennes a que el arte contemporáneo ocupe una esquina de la plaza, y ello a pesar de que el equino representaba en realidad un balancín. Pero aceptaron esa concesión con la esperanza de erradicar de su plaza la noción de que el arte no debe complacer necesariamente al espectador, sino también provocarlo ygenerar reacciones diversas entre su público.

La figura del gallo, uno de los motivos más populares del arte modernista, representa para Katharina Fritsch la idea de fuerza y regeneración. Pero en lugar de utilizar ese argumento frente a quienes denostan su obra, la artista alemana ha optado por la sana provocación, enviando una misiva a las autoridades de Westminster en las que recuerda que su estatua emplazará “el símbolo nacional de Francia en esa plaza que celebra una histórica victoria sobre los franceses”. Su arte no quiere contemporizar, sino plantar batalla.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Putin asegura que EE UU erró al sancionar a sus amigos adinerados

El mandatario asegura que las medidas no impulsarán un motín contra él

Velar por las condiciones laborales

Cuatro personas heridas al caer un árbol en el balneario de Mondariz

EP

Los afectados, entre ellos una menor, tuvieron que se evacuados al hospital de Vigo

Irán confía en una prórroga para evitar el fracaso del diálogo nuclear

El plazo pactado con las grandes potencias expira el lunes sin un previsible acuerdo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana