Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘15 años y un día’, de Gracia Querejeta, ganadora del Festival de Málaga

El jurado concede el segundo premio a la película de Isabel Coixet, ‘Ayer no termina nunca’.

Mario Casas, mejor actor protagonista por ‘La mula’

Boris Cucalón y Maribel Verdú en '15 años y un día'.
Boris Cucalón y Maribel Verdú en '15 años y un día'.

15 años y un día, el filme de Gracia Querejeta sobre la mirada del mundo adulto a la adolescencia, se ha alzado con la Biznaga de Oro en el Festival de Cine de Málaga, además de mejor guión, según ha anunciado el jurado presidido por Joaquín Oristrell. En un palmarés muy repartido, la película de Isabel Coixet, Ayer no termina nunca, se lleva el premio especial del jurado, además del galardón a la mejor actriz Candela Peña, que comparte ex aequo con Aura Garrido por Stockholm. Mario Casas recibe el premio a mejor actor protagonista por La mula, el filme que se ha presentado en Málaga bajo una dirección “anónima” tras la renuncia de su realizador original, el británico Michael Radford, a firmar la cinta. Stockholm, un filme de apenas 70.000 euros de presupuesto realizada por Rodrigo Sorogoyen, también obtuvo la Biznaga de Plata a mejor dirección, además del mejor guion novel. Los galardones al mejor reparto han ido a parar a todos los actores de Casting.

A la sombra de la cruz, dirigido por Alessandro Pugno y producido por Antonio Saura, ha obtenido la Biznaga de Plata al mejor documental, otorgado por un jurado presidido por David Muñoz. El premio del público a mejor largometraje documental ha ido a parar a Pepe el Andaluz.

Oristrell destacó el buen nivel de películas en la sección oficial a pesar de la crítica situación en la industria. La película de Gracia Querejeta, primera que produce sin su padre, Elías Querejeta, a quien está dedicada, ganó también ayer el premio de la crítica por ser la historia “más completa y personal de la sección oficial”. El accésit de la crítica fue para ‘Stockholm’, por el ejercicio de un nueva forma de hacer cine.

Será un día muy especial para Mario Casas, el actor que tras su paso por televisión está iniciando una más que interesante carrera cinematográfica. Además de su magnífico trabajo en La mula, por el que hoy el jurado le ha premiado, Casas es uno de los protagonistas de Las brujas de Zugarramurdi, el nuevo filme de Álex de la Iglesia que estrena a finales de septiembre. El actor, que ha levantado oleadas de gritos y admiración entre las adolescentes malagueñas, participa esta mañana en un encuentro con el público que se espera emocionante.

El festival se clausura esta noche su 16ª edición con la gala de entrega de los premios y la proyección de la última película a concurso, El amor ya no es lo que era, dirigida por el novel Gabriel Ochoa, que indaga en las tres etapas que, según su realizador, conviven a lo largo de la vida en una relación amorosa. El encuentro, el desencuentro y el reencuentro protagonizan cada una de las tres historias que componen el filme a través de tres parejas en tres etapas distintas de la vida: juventud, madurez y vejez. El filme, en el que debuta como actor Nicolás Coronado, el hijo de José Coronado, cuenta también con la participación de Aida Folch, Blanca Romero, Petra Martínez, Alberto San Juan y Carlos Fenández-Novoa. Ochoa, valenciano de 37 años, filólogo de formación, debuta con este largometraje y además clausurando Málaga.

El certamen, el primero que dirige Juan Antonio Vigar, ha proyectado a lo largo de una semana cerca de 200 títulos. En la sección oficial han participado trece películas, doce de ellas a concurso. El único filme que no ha entrado en la carrera de premios ha sido Todas las mujeres, de Mariano Barroso, y que ha sido una de las sorpresas más agradables del festival. Todas las mujeres, protagonizado por Eduard Fernández, nace del nuevo montaje de la serie que Barroso realizó para la cadena de televisión TNT hace casi cuatro años.

Candela Peña fue protagonista en la última entrega de los Goya por lo que dijo y este sábado lo ha sido por lo que no ha dicho. Cansada de que se hable más de sus palabras que de su trabajo como actriz, al subir a recoger su Biznaga de Plata se ha tapado la boca con cinta adhesiva y lo ha agradecido sólo con una inclinación.
Candela Peña fue protagonista en la última entrega de los Goya por lo que dijo y este sábado lo ha sido por lo que no ha dicho. Cansada de que se hable más de sus palabras que de su trabajo como actriz, al subir a recoger su Biznaga de Plata se ha tapado la boca con cinta adhesiva y lo ha agradecido sólo con una inclinación. EFE

Más información