Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camden Town caminará sobre estrellas al estilo de Hollywood

El empresario musical Lee Bennett prepara un Paseo de la Fama parecido al de Hollywood

El proyecto homenajeará a figuras de la industria musical desde bandas hasta discográficas

Vídeo cedido por Lee Bennett

Si Hollywood puede considerarse la meca del cine, el barrio londinense de Camden Town aspira a ser oficialmente el epicentro mundial de la música a partir de septiembre. El empresario musical Lee Bennett (Londres, 1967) prepara la inauguración del Music walk of fame (el Paseo de la Fama de la música) en el que inicialmente se colocarán 30 baldosas, con un vinilo de bronce incrustado, para artistas y miembros de la industria. Así, la conocida zona de la capital inglesa homenajeará a alguno de los artistas que ha visto nacer o que han marcado una época. Entre los candidatos a formar parte de la ruta de las estrellas suenan iconos como Oasis, Jimmy Hendrix. Amy Winehouse o Madness. El proyecto contará, además, con un museo gigantesco que incluirá un restaurante, una exposición con muñecos de cera y conciertos.

La iniciativa privada de Bennett, que participó en la organización de otros eventos como el 90º cumpleaños de Nelson Mandela, ocupará unos 800 metros de las dos aceras de Camden High Street. El recorrido irá desde el pub Koko, junto a la parada de metro Mornington Crescent, hasta el mítico Roundhouse cercano a la estación de Chalk farm. El itinerario, que no cuenta con ayuda económica del Ayuntamiento pero sí con su apoyo, pretende reconocer de esta manera la labor de artistas, productores, discográficas y otras figuras de la industria musical tanto británica como internacional, que serán divididos en cinco categorías: artistas internacionales, grupos, iconos, influencias y héroes anónimos. Aunque la lista de estrellas no es aún definitiva, Bennett cuenta ya con un primer borrador. “Nada está cerrado todavía, pero estamos considerando a Hendrix, Elvis Presley, Amy Winehouse, Madness, Bob Marley, The Beatles, Oasis, Public Enemy...”, revela el inglés al teléfono desde Londres.

El proceso para conseguir una de estas preciadas losas —que costeará Bennett solo hasta encontrar patrocinadores— dependerá de un comité internacional compuesto, por un lado, por miembros de grupos, periodistas musicales y otras personalidades de la industria y, por otra, por gente de la calle. “El comité nominará a un artista y luego se votará entre los aficionados y el propio comité. Este estará formado por medios como MTV, la revista Rolling Stone, o músicos como Flea, el bajista de Red Hot Chili Peppers. No queremos dar más nombres porque en mayo publicaremos los datos ya oficiales”, explica Bennett.

El proyecto arrancó con una visita familiar de Bennett a Los Ángeles. Allí su hijo le preguntó si no sería una buena idea exportar el modelo hollywodiense al prestigio musical inglés. “¿Qué es lo más importante que ha dado Reino Unido al mundo? Música. Siempre ha sido una vanguardia musical”, dice el también dueño del local Purple Turtle.

Prototipo de la baldosa que homenajeará a Amy Winehouse.

Camden Town ha sido un ejemplo de pluralidad de estilos en sus calles, desde la música tradicional irlandesa hasta el pop-rock de los ochenta y noventa de Oasis o Radiohead, sin olvidar el punk de los setenta de Sex Pistols o The Clash. “Será una mezcla de géneros y épocas”.

La iniciativa incluirá la construcción de un museo de cerca de 12.000 metros cuadrados (el equivalente a casi dos estadios Santiago Bernabéu) que abrirá sus puertas al público previsiblemente dentro de 18 meses en el Stables Market. “Habrá una especie de Hard Rock café, un museo de cera, conciertos e incluso preparamos también una sala en la que uno podrá subir a un escenario y, gracias a hologramas en tres dimensiones, tocar con sus bandas favoritas. Vamos a llevar a la gente a revivir Woodstock, un concierto de Led Zeppelin o Metallica”, comenta entusiasmado el inglés.

Una de esas primeras homenajeadas se prevé que sea Amy Winehouse, fallecida en 2011. Además de preparar una baldosa, su padre sugirió la colocación de una estatua en su honor que se presentaría el 14 de septiembre, coincidiendo con el que hubiera sido su 30º cumpleaños. “No hay nadie más famosa que ella en Camden. Si no está ella, no debería estar nadie”, comenta su padre, Mitch Winehouse (Londres, 1950), con un acento cerrado del sur. “Tenía una gran afinidad con Camden, por eso vivió allí. Le encantaba”, comenta antes de hacer una pausa. “Hubo un tiempo en el que odié Camden por lo que pasó, pero podría haber sucedido en cualquier lugar. Aún tenemos una casa y entiendo por qué le gustaba tanto”.

Otros de los favoritos son los artistas locales Madness. Conocidos por temas como It must be love o One step beyond, el grupo grabó alguno de sus videos como One better day en Camden Town.“[WINEHOUSE]Para nosotros sería un honor. Londres es muy importante para la escena musical y por los estilos que genera. De este vecindario han salido muchos artistas”, comenta Chas Smash (Londres, 1959), segunda voz de Madness. “Nosotros íbamos al Dublin Castle desde que éramos críos. Primero a beber y después para tocar. Nuestro primer concierto fue en el Music machine en 1979. Camden es donde trabajamos, nuestro patio y nuesta vida social”.

En cuanto a los nombres hispanos candidatos a entrar en el paseo, Bennett vaticina que podrían colarse en las quinielas la colombiana Shakira, el guitarrista mexicano Carlos Santana, el puertorriqueño José Feliciano o el español Paco de Lucía, entre otros. Con la puesta de cada baldosa se intentará, asimismo, organizar un concierto en homenaje a la figura de la industria. “Ya estén vivos o muertos, juntos o separados, habrá tributos. Por ejemplo, para Hendrix estamos hablando con Lenny Kravitz”.