Pasen y vean: un judío en la vitrina

Una provocadora exposición en Berlín disecciona la idiosincrasia de la religión y de la cultura que los nazis quisieron aniquilar

Algunas voces han criticado la muestra

Ido Porat, uno de los 'Judíos en una vitrina', pieza de la polémica exposición del Museo Judío de Berlín. / Markus Schreiber (AP)

“Los judíos tienen demasiada influencia”. Eso fue lo primero que oyó Sharon Adler el lunes. Empezaba su turno de Judíos en una vitrina, una pieza de una nueva exposición en Berlín. A Adler, periodista berlinesa de 50 años, no le sonó a pregunta sino a afirmación. Lo mismo que: “Hay demasiados judíos diseminados por el mundo”.

Ambas las planteó uno de los asistentes, un médico jubilado de 70 años de Iserlohn (Renania del Norte-Westfalia) que después pasó a debatir sobre la reciente polémica alemana en torno a la legalidad de circuncisiones religiosas a varones menores de edad. Tampoco aquí se mordió la lengua: “Yo esperaba poder hablar con un rabino, con un hombre cualificado”. Cuando se le pregunta de qué parte de Alemania viene, exige saber antes si su interlocutor también es judío. “Tengo que ver con quién estoy hablando”. Un tanto apurada, su esposa, también médico y jubilada, responde por él explicando: “la exposición es enormemente interesante. Nos ha dado la oportunidad de hablar con una judía, por primera vez sabiendo que lo es”. Él, que prefiere no dar el apellido, abunda en esta opinión elogiando “la idea esta de enjaular al judío”.

Debajo de la vitrina en la que se expone a Sharon Adler se lee la pregunta “¿Quedan judíos en Alemania?”. Es la número 22 de las 32 cuestiones que, más que contestar, plantea la exposición Toda la verdad: lo que siempre quiso saber sobre los judíos, inaugurada esta pascua en el Museo Judío de Berlín. El lema de la muestra, un chiste judío escrito en grandes letras en la escalera de acceso, da la pista de lo que espera al visitante: “Le preguntan al rabino: ¿Por qué los judíos responden siempre con preguntas? El rabino contesta: ¿Por qué no?”.

Para quien, a diferencia del médico de Iserlohn, no entre con todas las preguntas ya contestadas por sus prejuicios, la exposición ofrece un repaso sarcástico de la enorme diversidad de la vida o la identidad judías en el mundo y en la historia.

El lunes de pascua a las dos de la tarde, justo cuando iba a empezar el turno de dos horas de la judía Sharon Adler en su vitrina, la cola de visitantes se alargaba unos 20 metros en el frío berlinés. Thorsten y Lisa, ambos estudiantes, se acercaron después de ver los “provocadores” carteles que anuncian la muestra por todo Berlín. “Toda la verdad”, sonreía Lisa abriendo mucho los ojos, “es mucho decir para algo tan complejo”. Tampoco ella conoce a demasiados judíos en persona, porque los nazis asesinaron entre 1938 y 1945 a los que no pudieron huir. Hoy viven entre 100.000 y 200.000 judíos en el país. Thorsten explica su gran interés en hablar con Adler: “la vida judía en mi pueblo renano se limita a la Plaza de la Sinagoga; una sinagoga que no existe desde la Noche de los Cristales Rotos”, el gran pogromo de 1938 que fue el preludio del gran Holocausto.

La exposición se ha visto precedida por algunas críticas, quizá potenciadas por la fruición con la que los medios anglosajones recogen cualquier asomo de controversia que incluya en la misma frase “alemán” y “judío”. Entre las más prominentes está la del secretario general del Consejo Central de los Judíos en Alemania, Stephan Kramer, que ironizó ante la agencia neoyorquina AP preguntándose: “¿Por qué no le dan un plátano y un vaso de agua al judío?”.

La jefa de prensa del Museo Judío, Katharina Schmidt-Narischkin, ironizaba a su vez el lunes: “la nota de AP ha dado la vuelta al mundo, tengo la impresión de que cada crónica que se basa en ella le da un giro adicional para crear controversia”. Los jefes de seguridad del museo, uno de los mejor vigilados de la ciudad, dicen no tener “ninguna constancia de manifestaciones o protestas” contra la exposición. Tampoco hay, de momento, queja oficial del Consejo Central, que suele estar ojo avizor ante cualquier manifestación antisemita o racista en Alemania.

La cuestión del ser o no ser judío rondará al curioso a la salida, porque dentro no hay respuesta. Puede poner sus dudas en un post-it y pegarlo a la pared. Ya hay cientos, entre ellas “¿cómo nacen los judíos?”. Casa bien con dos de las incluidas en la muestra: “¿Por qué todos quieren a los judíos?" y “¿Por qué los judíos no gustan a nadie?”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Mirotic sobrevuela el duelo de los Gasol

Las actuaciones de Butler y del expívot del Madrid propician el triunfo de los Bulls

Así cayó el Muro del Caribe

Un consejero de Obama y un diplomático hispano de EE UU fraguaron con los negociadores cubanos en nueve reuniones el acercamiento entre ambos países

Agentes del CNI, grabados mientras grababan al 'pequeño Nicolás'

La cinta clandestina, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, ha sido entregada al juzgado que investiga los posibles delitos de Francisco Nicolás Gómez

Camino de París

El 'Oratorio de Navidad' de Bach, interpretado por el conjunto Les Talens Lyriques y por el Cor de Cambra del Palau de la música, pasó por el Palau antes de viajar a París

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana