El sector del teatro se desangra por el “devastador” aumento del IVA

En solo cuatro meses el número de espectadores ha descendido un 31,43%

La recaudación neta ha disminuido un 33%

Se han perdido 600 puestos de trabajo directos

Un patio de butacas desierto, metáfora de la dramática situación denunciada por los empresarios teatrales.

Los datos no podrían ser más devastadores. Los efectos de la subida del IVA cultural del 8% al 21% han empezado a desangrar la asistencia del público a las salas de teatro españolas. Es la triste constatación de un detallado estudio hecho público por los productores del sector. En los primeros cuatro meses de la implantación del nuevo IVA, del 1 de septiembre al 31 de diciembre de 2012, y comparando las cifras con el mismo período del año anterior, el teatro ha perdido 1,8 millones de espectadores (un 31,43%), la recaudación neta ha disminuido un 33% y han desaparecido 600 puestos de trabajo directos.

Todo fueron caras largas en el vestíbulo del teatro Coliseum de Madrid, donde se habían reunido cerca de 60 productores y agentes teatrales para recibir la incómoda realidad de estos datos. Los responsables de la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (FAETEDA) se refirieron a las “trágicas y devastadoras” consecuencias del “desmesurado aumento” del IVA en las artes escénicas y exigieron al Gobierno la revocación inmediata de la medida.

Según este estudio, que ya obra en poder de los responsables de Hacienda, las empresas teatrales y de artes escénicas han dejado de ingresar más de 33 millones de euros por el brutal descenso del número de espectadores en los últimos cuatro meses de 2012. Desde el punto de vista laboral, las pérdidas de puestos de trabajo han sido de 596 empleos directos. Según el informe, solo en el campo del teatro la Seguridad Social ha dejado de recaudar casi tres millones de euros. La subida del IVA se suma a la crisis generalizada en la sociedad española, la falta de consumo, y la situación trágica de los ayuntamientos, que son los principales contratantes de las compañías teatrales. La nula actividad municipal en el sector de las artes escénicas (se han reducido en más del 60% las representaciones) han provocado la desaparición de las giras con las que las compañías teatrales rentabilizan de alguna manera las inversiones.

Daniel Martínez, presidente de FAETEDA, fue el encargado de dar voz a la alarma del sector teatral, representado por gente como Jose Luis Gómez, director del Teatro de La Abadía, Pedro Larrañaga, los tres miembros del Tricicle, Juanjo Seoane o Alejandro Colubi. Los responsables de este organismo han venido manteniendo periódicas reuniones con diferentes responsables de los ministerios afectados, como Cultura, Hacienda o Presidencia de Gobierno, sin resultados positivos. El presidente de FAETEDA dijo haber encontrado “solidaridad y comprensión” entre los responsables del Ministerio de Cultura, pero Hacienda es la que, aseguró, actúa como un parabrisas.

El estudio apunta a que esta situación sería reversible si el Gobierno anulara la subida del IVA. Según FAETEDA, un tipo del 10% de IVA en lugar del 21% lograría la recuperación de 2,5 millones de espectadores, además de una recaudación neta de 53 millones de euros y una recuperación de 1.800 puestos de trabajo (datos para un año natural), así como el aumento de los ingresos para las arcas del Estado, en forma de impuestos y cotizaciones.

Sangría escénica

  • Entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de 2012, primeros meses de la implantación de la subida del IVA (del 8 al 21%) el teatro ha perdido 1,8 millones de espectadores(un 31,43%)
  • La recaudación neta ha disminuido un 33% y han desaparecido 600 puestos de trabajo directos. Son datos facilitados por la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (FAETEDA).
  • La actividad municipal en las artes escénicas ha sido nula en estos meses.

José Luis Gómez, responsable del Teatro de la Abadía y una de las voces más autorizadas en el panorama escénico español, defendía, en declaraciones a este diario, que el teatro es uno de los grandes movimientos sociales ligados a la lengua en vivo. “Ningún género literario, ni la poesía, ni el ensayo, ni la novela, tiene el impacto inmediato de aceptación o rechazo que tiene el teatro en el mismo momento de la representación. Es un termómetro inmediato sobre la lengua. El problema es que nos enfrentamos a una consideración trivial por parte de los responsables políticos de la función de la lengua, que es un elemento cohesionador de un país y de la que una sociedad no puede prescindir”. Gómez se mostró escéptico sobre la revocación de la subida del IVA, aunque señaló: “Creo que los políticos esclarecidos e ilustrados, que los hay en todos los partidos, encontrarán el camino para arreglar este desaguisado”.

Para Aitor Tejada, productor de Kamikaze Producciones, la empresa que está detrás de los grandes éxitos de Miguel del Arco (La función por hacer, Veraneantes, Juicio a una zorra, Deseo), lo más dramático de todo esto, además del desastre económico para tanta gente, será que se impondrá una censura económica —“hay textos que no se podrán ni plantear”— y una reducción drástica de formatos. “No vamos a poder hacer nada más que monólogos o funciones con dos o tres actores. Las obras con muchos intérpretes van a terminar por desaparecer”, asegura Tejada.

Lo mismo opina Juanjo Seoane, para quien los bolos y las giras de su compañía son agua pasada. “Este Gobierno al que yo he votado no quiere arreglar la situación. Lo único que hace es poner paños calientes”, denunciaba en conversación con EL PAÍS. El empresario calificó de “vergonzoso” el hecho de que España sea el país europeo con el IVA cultural más alto —Noruega (0%), Suiza (2,5%), Bélgica (6%), Holanda (6%), Grecia (6,5%), Alemania (7%), Francia (5,5% y un superreducido de un 2,1% para las 140 primeras representaciones), Finlandia (10%), Irlanda (9%), Italia (10%) y Portugal (13%)—. Y recordó cómo algunos países (Holanda y Portugal) tomaron la decisión de rebajar el IVA cuando vieron las consecuencias negativas en el sector. “Que tomen nota”, advirtió serio Martínez.