Gabo ya tiene quien le escriba un cómic

Una editorial colombiana publica la primera novela gráfica sobre la vida de García Márquez

La obra relata las peripecias del escritor hasta su consagración con 'Cien años de soledad'

Cómic 'Gabo, memorias de una vida mágica'.

Pues no. Gabriel García Márquez no tenía quién le escribiese un cómic. Hasta que John Naranjo, un editor colombiano, se metió en el berenjenal y encargó a un guionista y cuatro dibujantes una novela gráfica sobre la peripecia literaria de uno de los colombianos más prestigiosos de la historia. El resultado, Gabo, memorias de una vida mágica, es, antes que una biografía del escritor, la novela que ilustra la gestación de la novela que le aupó entre los dioses de la literatura universal, Cien años de soledad. Arranca de hecho en una carretera mexicana por la que circulan el autor, su esposa Mercedes Barcha y sus hijos Rodrigo y Gonzalo para descansar unos días en las playas de Acapulco y finaliza con el colombiano vestido de liqui-liqui hablando ante los reyes de un país muy alejado del olor a guayaba.

Entre ambas viñetas se condensa la biografía de García Márquez, nacido el 6 de abril de 1927 en Aracataca con el cordón umbilical enrollado al cuello y consagrado con el premio Nobel de Literatura en 1982. Entre ambos accidentes ocurrió de todo. Una infancia de narraciones legendarias en la casa de abuelos que habían participado en la Guerra de los Mil Días y hablaban con los muertos, unos padres ausentes, una bananera explotadora, una hermana que comía tierra, un estudiante que se alimentó de literatura, un periodista tras el telón de acero, un parado que recogió periódicos y botellas en París, un cronista de la llegada del castrismo al poder en Cuba, un contumaz aspirante a escritor... Cuando García Márquez viaja con su familia hacia Acapulco ya ha publicado algunos libros (La hojarasca o Relato de un náufrago) pero sigue siendo un periodista que sueña con una novela a la que llama La casa y de la que entra y sale sin sentir acomodo. La que luego sería una obra cumbre del siglo XX se reveló en esa carretera mexicana… por alguna razón el escritor encontró al volante el tono que se convertiría en su marca más característica. Luego vendrían las ventas millonarias, la fama, los premios, incluso los ensayos sobre su literatura y las biografías.

Sin embargo, hasta ahora no había llegado el cómic. Asombroso. “No solo es sorprendente que no hubiese una novela gráfica sobre Gabo, sino que no exista una sobre Cortázar o Borges”, concede el editor colombiano John Naranjo, muy satisfecho con la repercusión internacional del cómic. Además de vender los derechos para la edición en España a Sins Entido, que lo distribuirá a finales de marzo, Rey Naranjo editores está negociando la difusión en Rusia, Francia, Alemania y varios países nórdicos.

Cómic 'Gabo, memorias de una vida mágica'.

No hurga este cómic en aspectos controvertidos que siempre rodean al autor de Crónica de una muerte anunciada, como la disputa con Mario Vargas Llosa que acabó en una ruptura entre ambos o su amistad con Fidel Castro. “Esta biografía literaria no elude ni su ideología ni su posición política, simplemente que estos aspectos, como muchos otros de la vida privada de Gabo, no son relevantes a la hora de contar lo que nos interesa contar. Lo que el lector va a encontrar es la epopeya de un chico que nace en un pueblo olvidado por la mente de Dios y que a fuerza de empeño y trabajo se convierte en un mito viviente de la literatura universal”, defiende Naranjo en un correo electrónico.

Cómic 'Gabo, memorias de una vida mágica'.

Los apuros de García Márquez fueron tan literales que, además del episodio de recolector y vendedor de periódicos y vidrios en París, no pudo enviar el manuscrito íntegro de Cien años de soledad por correo porque le faltaba dinero. Además de la literatura del autor de Noticia de un secuestro, Óscar Pantoja se basó en obras de Plinio Apuleyo Mendoza, Gerald Martin y Juan Gustavo Cobo Borda, entre otras, para trenzar el guion. “Se han seguido los trabajos escritos sobre él, pero el propósito ha sido, como en el cine, poner la cámara en otro ángulo, que quizás no ha sido utilizado para volver a interpretar las diversas memorias de Gabo. A este ángulo le interesa presentar el momento exacto de la creación, el instante en que la chispa prendió la luz de Macondo”, cuenta por correo electrónico Pantoja.

“Me propuse hacer una obra que girara alrededor de la creación y cómo la creación estaba metida en sus huesos, era su misma vida. Me moví en la escritura sin alejarme de ese ángulo. No me importaban otros aspectos”, añade el autor del guion, que ha sido ilustrado por Miguel Bustos, Felipe Camargo, Tatiana Córdoba y Julián Naranjo.

Más información