CRÍTICA DE 'DANDO LA NOTA'

La alienación ya no existe

La primera incursión en el cine del prestigioso director de musicales Jason Moore es una mayúscula sorpresa

El coro de 'Dando la nota'. En el centro, Rebel Wilson.

Una película basada en el Campeonato Universitario Mundial de canto a capella. Suena como para echarse a temblar y, en este aspecto, además lo es. Y, sin embargo, Dando la nota, primera incursión en el cine del prestigioso director de musicales Jason Moore, es una mayúscula sorpresa, algo muy distinto a la saga High school musical, con la que por aspecto y público al que seguramente va dirigida sería fácil emparentarla. Dando la nota es una mosca cojonera en el flequillo de Justin Bieber, una bomba de relojería, desinhibida y procaz, en el orgullo de American idol y demás programas con el triunfo musical como bandera.

Se ve que Moore, candidato al premio Tony por su trabajo para Avenue Q en los escenarios de Broadway, tiene detrás a una guionista con gracia para el diálogo, atrevimiento para desmontar clichés, gusto por la nostalgia cinéfila de los ochenta y una gran capacidad para reírse de sí misma. Así, el libreto que ha compuesto Kay Cannon, escritora durante seis años de la serie Rockefeller Plaza, con estructura de película deportiva, podría resumirse en el sorprendente volantazo que da la secuencia inicial de la película: cuando, hacia el minuto cinco, y en medio de una melosa e insoportable actuación de un grupo de chicas con aspecto de cheerleaders, la capitana del equipo riega en pleno éxtasis vocal las primeras filas del teatro con una descomunal vomitona, Cannon nos viene a decir que eso es precisamente lo que piensa del producto que le han encargado, lo que piensa de su propio trabajo, pero que no está dispuesta a echar el freno a la hora de carcajearse de (y con) la propia película que están creando, comandada por una pandilla donde lo mismo cabe una pija estirada, que una gorda, que una empollona, que una china, que una lesbiana, jugando con la incorrección política hasta lanzar un mensaje fascinante acerca del hundimiento moral de la alienación juvenil. Porque cuando queda atrás el canto, pesadísimo, y la glorificación de artistas como Bruno Mars, que durarán cinco minutos en la cúspide, queda un producto que acaba con los tópicos, y que vuelve a tomar como explícito modelo inspirador el cine de John Hugues en general y El club de los cinco en particular.

DANDO LA NOTA

Dirección: Jason Moore.

Intérpretes: Anna Kendrick, Skylar Astin, Rebel Wilson, Adam DeVine, Anna Camp, Ben Platt.

Género: comedia musical. EE UU, 2012.

Duración: 112 minutos.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana