Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 'nobel' culinario para Gastón Acurio

El famoso cocinero peruano recibe en Suecia el Global Gastronomy Award 2013 por su contribución al desarrollo "de una rica gastronomía local con visión de futuro"

INÉS MENACHO
INÉS MENACHO

Aún no hay un premio Nobel de cocina, pero Gastón Acurio, el gran embajador de la gastronomía peruana, lo ha sentido como si ese galardón existiera. Ha recibido en Estocolmo de manos del príncipe Carlos Felipe de Suecia el Global Gastronomy Award, que premia a las figuras internacionales que han creado impacto en la cocina contemporánea.

La publicación sueca White Guide, promotora del premio, recoge los 250 establecimientos del país y los restaurantes de la emergente gastronomía nórdica, y también pone el foco en las cocinas del mundo a seguir por su influencia global. En el caso de Acurio, destaca que el chef andino ““se ha convertido en un modelo a seguir y es fuente de inspiración en la gastronomía contemporánea”. Entre los méritos del cocinero peruano destaca el hecho de “haber contribuido a desarrollar una rica gastronomía local con visión de futuro que recupera materias primas tradicionales y aporta otras nuevas de las profundidades del Pacífico, la altura de los Andes y el interior de la selva amazónica, unos elementos con gran potencial para resolver muchos de los problemas de salud y de seguridad que afectan a la humanidad, así como por su gran compromiso con la educación de los jóvenes cocineros más pobres de América del Sur”.

El Global Gastronomy Award valora la cocina social que practica Acurio. Es algo que el chef considera una “misión” y que implica a toda la cadena culinaria, empezando por los productores locales. La cocina en Perú es un motor económico y de desarrollo social. Por el impacto de la labor de Acurio, más de 80.000 jóvenes en su país estudian para ser cocineros. Su primer proyecto de integración para ofrecer un futuro laboral a jóvenes sin recursos ha sido el Instituto de Cocina de Pachacutec, en un barrio pobre de Lima, donde además de cocina también los alumnos se preparan para el servicio de sala y sumillería.

Colegas internacionales del cocinero peruano, como el español Ferran Adrià, han manifestado su apoyo a la iniciativa y ambos precisamente expusieron en la ONU los argumentos que pueden hacer que la cocina sea un arma contra la exclusión social, y no solo en Latinoamérica. Asimismo, Gastón Acurio (uno de los asesores internacionales del Basque Culinary Center) y Adrià mostraron un documental, Perú sabe, donde la revolución gastronómica peruana es contada por sus protagonistas. 

“Somos un movimiento que reúne agricultores, pescadores, cocineros, grandes y pequeños restaurantes y escuelas de cocina. Juntos utilizamos nuestra comida, nuestra herencia y nuestra diversidad para contribuir donde se necesite”, declaró en su discurso Acurio, quien -sin parar en su hiperactividad en las redes sociales- desde Suecia lanzó recetuits, sus habituales microrrecetas con ingredientes peruanos.

Gastón Acurio, en la escuela de cocina que fundó en Pachacutec como alternativa para jóvenes sin recursos. ampliar foto
Gastón Acurio, en la escuela de cocina que fundó en Pachacutec como alternativa para jóvenes sin recursos.

lucha también porque los productos de la despensa de su país lleguen sin dificultad a mercados exteriores. La expansión internacional de sus restaurantes y cebicherías, con la marca Astrid y Gastón como buque insignia, forma parte de ese esfuerzo de que la riqueza alimentaria peruana se conozca más allá de las fronteras americanas.

Con anterioridad al premio sueco para Acurio, el Global Gastronomy Award ha reconocido a chefs como como Ferran Adrià (El Bulli, Roses) en 2007; Charlie Trotter (Charlie Trotter, Chicago) en 2008; Fergus Henderson (St. John, Londres), 2009; René Redzepi (Noma, Copenhague), 2010; Alain Passard (L’Arpege, París), 2011 y en 2012, David Chang (Momofuku, Nueva York).

Más información