Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ultraortodoxos en movimiento

La compañía israelí de hombres religiosos Ka’et Ensemble presenta obras de danza contemporánea en el teatro de la Abadía de Madrid

“Todos mis huesos hablarán”. Es lo que significa Ka’et, acrónimo hebreo de la Biblia. Y es el nombre de un grupo de danza de hombres cuyos cuerpos hablan, rompiendo barreras estéticas dentro de los límites de la ortodoxia. Porque los componentes de Ka’et Ensemble son jóvenes religiosos con base en Jerusalén pero que llevan sus movimientos por distintas ciudades de Israel y por escenarios del mundo. El próximo 13 de marzo estarán en Madrid, donde presentarán en una función única en el Teatro de la Abadía –dentro del Festival de Arte Sacro- sus obras Tish y Highway nº 1.

Aunque son ultraortodoxos, los integrantes de Ka’et Ensemble pretenden demostrar a los espectadores que contemplan sus coreografías “que la tradición y la modernidad no están reñidas”. Sus obras, planteadas en pequeñas escenografías (como Tish, en torno a una mesa de madera en un espacio desnudo) o en entornos urbanos (como su City dance por las calles céntricas de Jerusalén). “Queremos expresar nuestras identidades culturales y sociales a través de la danza”, proclaman los bailarines en su página web.

Su práctica religiosa, su familia, sus ocupaciones (algunos son rabinos) encajan con la libertad inherente al espectáculo, no sin contradicciones. “Utilizamos el escenario para provocar un nuevo debate entre nuestras vidas y nuestros cuerpos”, declaró a The New York Times el veinteañero Amitai Stern, uno de los más jóvenes del grupo, al que no acceden mujeres (las normas ortodoxas impiden bailar con ellas).

El diálogo expresivo de Ka’et Ensemble transita por la danza contemporánea, pero utilizan referencias bíblicas o ropas habituales en los rabinos o los practicantes religiosos judíos. En sus montajes puede reinar el silencio, oírse susurros de rezos, o música tecno con pasajes de la Kábala de fondo. Precisamente para poder transmitir sus inquietudes artísticas dentro del cerrado ámbito religioso y para profundizar en el estudio del movimiento nació en 2007 Kol Atzmotai Tomarna, la escuela de teatro y danza germen de Ka’et y en la que se engloba esta compañía, que trabaja en régimen cooperativo.

La compañía israelí de danza Ka'et.
La compañía israelí de danza Ka'et.

Dos de los componentes de Ka’et que danzarán en Madrid, Ehud Yehuda Segev y Hananya Schwartz (ambos de 31 años), ya estuvieron en 2011 también en el Festival de Arte Sacro. En aquella ocasión presentaron una obra de ambos, Entre el cielo y la tierra.

Ahora ofrecen dos de las obras claves de su repertorio: Tish, una coreografía de Aviv Eveguy en la que todos una mesa es eje, soporte y provocación de movimientos, y Highway nº 1, pieza de Tammy y Ronen Izhaki , maestros coreográficos con amplia experiencia en festivales de teatro y danza israelíes. Su planteamiento de la obra es simbólico del mensaje de Ka’et: “¿Dónde está la frontera entre lo religioso y lo secular, entre los asistentes a una fiesta rave y los fieles en una sinagoga? ¿Cómo será la oración ritual en 2046?”.

Y el complejo mundo cultural de Jerusalén, "un lugar que representa el eterno microcosmos del mundo" es lo que inspira el trabajo de la compañía de danza israelí que completa el programa de la Abadía. Junto a Ka'et, interviene C.a.t.a.m.o.n Dance Group, nuevo proyecto creado por Elad Schechter, con su el estreno de su montaje Nenyah.