Selecciona Edición
Iniciar sesión

Andy Cartagena abre la primera puerta grande de la feria de Castellón

El rejoneador cortó una oreja a cada toro de su lote y salió a hombros en la feria de la Magdalena

El rejoneador Andy Cartagena, que cortó una oreja a cada toro de su lote, salió ayer a hombros en el primer festejo de la Feria de la Magdalena de Castellón, en el que Joao Moura consiguió otra oreja. Cartagena se enfrentó en primer lugar a un toro que colaboró en los primeros compases de su lidia, lo que aprovechó el jinete alicantino para lucirse en los galopes de salida y en un vistoso tercio de banderillas. Con el animal venido a menos, Cartagena apostó en las cercanías para conseguir el primer trofeo del festejo.

El cuarto tuvo menos movilidad, y aquí se vio un Cartagena vibrante que echó mano de recursos más efectistas como piruetas y otros alardes para calentar los tendidos. Esta vez el efecto fulminante del rejón final fue crucial para cortar otra oreja y salir por la puerta grande.

Toros de Los Espartales, reglamentariamente despuntados, mansos y parados.
Andy Cartagena: pinchazo y rejón (oreja); y rejón (oreja).
Diego Ventura: pinchazo y rejón (ovación); y pinchazo y dos descabellos (palmas).
Joao Moura, hijo: rejón y cuatro descabellos (silencio); y rejón (oreja).

El primero de Ventura apenas quiso pelea. Muy agarrado al piso y sin celo en las acometidas, el astado obligó al rejoneador a poner todo de su parte para tratar de armar una faena que no consiguió tomar vuelo. El quinto fue otro toro remiso a embestir, buscando en todo momento el refugio de las tablas, y nuevamente Ventura se estrelló contra un imposible a pesar de lo que arriesgó.

Moura hijo tampoco tuvo oponente propicio en su primer turno, un manso y parado con el que el portugués apenas logró interesar a pesar del empeño que puso. El sexto tuvo algo más de brío, Moura cuajó una faena bajo un fuerte chaparrón, que conectó con los tendidos. Cortó una oreja.