El grabado del que nació el ‘Guernica’

El Museo de Arte Abstracto Español, en Cuenca, recoge una treintena de estampas de Picasso

La exposición pivota en torno a 'La minotauromaquia', antecedente del célebre cuadro

'La minotauromaquia' (1935). Estampación sobre papel de una lámina de cobre grabada al aguafuerte e incisiones de rascador y buril.

El toro, el caballo en escorzo, la mujer sensual... todo el imaginario de Pablo Picasso (Málaga 1881- Mougins, 1973) está sintetizado en La minotauromaquia (1935), un grabado claro precedente del Guernica (1937) que representa la lucha entre el bien y el mal. Esta obra es la estrella de la exposición que puede verse hasta el 12 de mayo en el Museo de Arte Abstracto Español, en Cuenca. "En Picasso fue esencial su labor como grabador, llegó a realizar unas 2.200 piezas, con una técnica que dominó con tal maestría que le emparenta con Rembrandt", señala Manuel Fontán, director del museo.

Para esta ocasión se ha escogido una treintena de grabados —procedentes de los fondos de la Fundación Juan March, propietaria del museo, excepto dos de particulares— que el malagueño imprimió entre 1904 y 1935. Estas piezas se caracterizan por "su calidad", ya fuera empleando la técnica del aguafuerte, al agua tinta o con el buril. "Picasso era capaz de hacer muchas cosas a la vez y de hacerlas bien", subraya Fontán. Luego está "el carácter documental" que el artista dio a estas obras. Otro aspecto significativo de sus estampas fue "la mezcla entre lo biográfico" —revisar sus grabados, perfectamente datados, es como si leyéramos su diario— y los contenidos "mitológicos y políticos". 

'La comida frugal' (1904), aguafuerte sobre papel japonés. / MUSEO DE ARTE ABSTRACTO ESPAÑOL, CUENCA

El recorrido de la exposición Picasso grabador (1904-1935) arranca en los inicios del malagueño en esta técnica, a la que se dedicó con pasión, con obras como La comida frugal (1904), "obra maestra de este periodo" en el que predominan las "escenas humanas, el circo" —al que acudía fascinado con sus amigos—, "la vida bohemia que frecuentaba y el París miserable, con rostros exangües y cuerpos marcados por el hambre". A continuación, su periodo cubista impactó en los grabados con "figuras desestructuradas y objetos descompuestos en múltiples planos". Picasso los empleó con profusión para ilustrar libros y, en algunos casos, incorporó letras o fragmentos de periódicos. 

En 1935 creó su grabado más importante, La minotauromaquia, un aguafuerte de grandes dimensiones "que trajo ríos de tinta porque sintetizaba la obra del artista", y de cuya tirada se conservan "solo unos pocos ejemplares en España". Picasso no dejó de trabajar este género artístico hasta casi el final de su vida.

De la acogida y valor que se dio en el mundo del arte a aquellas estampas picassianas sirva como ejemplo la anécdota que protagonizó junto a su célebre marchante, Ambroise Vollard. "Le compró toda su producción, todas las planchas a cambio de nada menos que una serie de obras de Cezanne y Renoir".

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana