30 años sin Tennessee Williams

En todos sus escritos Tennessee Williams disecciona las relaciones humanas de una forma brutal. Esas tramas intensas llamaron la atención de cineastas

“La muerte es un instante, la vida muchos”, dijo en una ocasión el escritor y dramaturgo norteamericano Tennessee Williams. En su caso, ese instante definitivo le llegó el 25 de febrero de 1983 en Nueva York a los 71 años. Su último deseo era ser enterrado junto al mar pero sus restos descansan finalmente en un cementerio de la ciudad en la que pasó casi toda su infancia: San Luis, en Missouri, un Estado de ese Sur de los Estados Unidos que él retrató mejor que ningún otro autor. Su obra abarca cerca de un centenar de títulos entre piezas teatrales, novelas, relatos cortos y libros de poesía, un legado fundamental en la literatura del siglo XX.

Tennessee Williams nació el 26 de marzo de 1911 en Columbus, una pequeña ciudad del Estado de Misisipi. Su verdadero nombre era Thomas Lainer Williams y provenía de una familia con fuertes creencias religiosas que le educó siguiendo la rígida tradición episcopaliana. Debido a su marcado acento sureño, en la Universidad sus compañeros lo bautizaron con el apodo de Tennesse, que en adelante utilizaría como nombre artístico.

Comenzó a escribir siendo un niño, mientras convalecía de la difteria. A los trece años su madre le regaló una máquina de escribir y antes de cumplir los veinte ya había completado diversos cuadernos de poesía y relatos, género este último al que se dedicó durante toda su vida. En la década de los treinta estrenó sus primeras obras. En 1945 consiguió un éxito inesperado en Broadway con El zoo de cristal al que seguirían Un tranvía llamado deseo, Verano y humo, La rosa tatuada, La gata sobre el tejado de zinc caliente… Títulos que le consagrarían mundialmente.

En todos sus escritos Tennessee Williams disecciona las relaciones humanas de una forma brutal y descarnada. Lo hace, además, en un contexto muy determinado, normalmente su Sur natal, una sociedad dotada de una sofisticada educación pero cerrada y asfixiante, en la que el sexo reprimido y la violencia soterrada desempeñan un papel destacado.

Esas tramas intensas, con personajes atormentados y complejos, llamaron rápidamente la atención de cineastas y actores. En 1952 Elia Kazan adaptó para el cine Un tranvía llamado deseo, una obra que ya había dirigido sobre los escenarios de Broadway con Marlon Brando como Stanley Kowalski, papel que el actor repetiría con éxito en las pantallas.

En años sucesivos, algunos de los mejores directores de la época, como Richard Brooks, Joseph L. Mankiewicz o John Huston, llevarían a las pantallas sus obras más conocidas, como La gata sobre el tejado de zinc, De repente el último verano o La noche de la iguana, protagonizadas todas ellas por actores de la talla de Paul Newman, Elizabeth Taylor, Katharine Hepburn, Montgomery Clift, Ava Gardner o Richard Burton. Estrellas que dieron a los personajes de Williams, si cabe, una mayor dimensión. El propio Tennessee Williams escribió directamente para el cine el guión de la película Baby doll, que Elia Kazan dirigió en 1956.

El lunes que viene, coincidiendo con el trigésimo aniversario de su fallecimiento, TCM emite, tres de estas adaptaciones: La gata sobre el tejado de zinc, De repente el último verano y Un tranvía llamado deseo, películas por las que Tennessee Williams forma parte también, por derecho propio, de la Historia del Cine.

Si la escritura es honesta, no puede ir separada del hombre que la ha escrito”, decía Tennessee Williams. Y en su caso era totalmente cierto. Él mismo fue toda su vida un personaje contradictorio, marcado por su homosexualidad y, poco a poco, vencido por su adicción al alcohol y a las drogas.

Vídeos destacados

El sin techo que podría haber sido Mozart

San Fermín: calentando motores

Colau suspende la concesión de licencias turísticas en Barcelona

Tres muertos en la explosión de una pirotecnia en Leiro

La Audiencia archiva el caso de los tuits ofensivos de Zapata

02/07/2015: Un día en un minuto

La semana del tiburón

La niña que calló a la homofobia

El Papa y la hoja de coca

Los griegos que vuelven: “No sabemos qué encontraremos”

Consejos (financieros) para recién casados

Sony y la necesidad de innovar

Donald Trump choca con el poder de la comunidad hispana en EE UU

Claves del paro de junio: menos parados pero menos protegidos

1/07/2015: Un día en un minuto

El día de mi boda gay

¿Y ahora qué? Grecia ante el abismo

Soy gay y salgo en youtube

Pasaporte para entrar en la playa de Las Catedrales

Si viaja a Ginebra, no pida cerveza

Sombreros 'Made in America'

Las manos siempre bien limpias

Cuba y Estados Unidos reabren sus embajadas

La nueva era del Real Madrid II (según Torres & Jabois)

Cuba es el primer país en eliminar la transmisión madre-hijo del VIH

Una mujer y dos niños hallados tras una explosión fueron apuñalados

Ben Affleck y Jennifer Garner se divorcian

¿Cuál es la cerveza más cara del mundo?

Todo lo que debes saber sobre Apple Music

Beatlemanía, 50 años después

S&P frente a Grecia

De heroinómano a chef estrella

Los barcos salvavidas

¿A qué hora tenemos que poner la lavadora?

Los muertos sin nombre de Arizona

No te metas con un guardia de la Reina

Video | El avance de los derechos de los gays en América Latina

Dichos y hechos

Por qué Iván tiene que ir al colegio a 60 kilómetros

La suerte está echada

“Ser alcalde de todos significa también mediar en un desahucio”

Plaza de Las Ventas: algo más que corridas de toros

El reto de recuperar la confianza

La Tierra en alta definición desde 400 kilómetros de altura

Imágenes inéditas para celebrar el primer año de reinado de Felipe VI

Tendré que...

Tus habilidades para buscar trabajo, al descubierto con Pymetrics

Una monja en el prostíbulo

“No hay sitio para la corrupción”

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

EL PAÍS RECOMIENDA

El estigma indeleble de ser inmigrante en Europa

Ana Carbajosa Madrid

La OCDE constata que el origen lastra el progreso en el país de acogida

Madrid, medio siglo después de la invasión melenuda

Las Ventas evoca la noche en que los Beatles adelantaron el reloj de un país

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana