30 años sin Tennessee Williams

En todos sus escritos Tennessee Williams disecciona las relaciones humanas de una forma brutal. Esas tramas intensas llamaron la atención de cineastas

“La muerte es un instante, la vida muchos”, dijo en una ocasión el escritor y dramaturgo norteamericano Tennessee Williams. En su caso, ese instante definitivo le llegó el 25 de febrero de 1983 en Nueva York a los 71 años. Su último deseo era ser enterrado junto al mar pero sus restos descansan finalmente en un cementerio de la ciudad en la que pasó casi toda su infancia: San Luis, en Missouri, un Estado de ese Sur de los Estados Unidos que él retrató mejor que ningún otro autor. Su obra abarca cerca de un centenar de títulos entre piezas teatrales, novelas, relatos cortos y libros de poesía, un legado fundamental en la literatura del siglo XX.

Tennessee Williams nació el 26 de marzo de 1911 en Columbus, una pequeña ciudad del Estado de Misisipi. Su verdadero nombre era Thomas Lainer Williams y provenía de una familia con fuertes creencias religiosas que le educó siguiendo la rígida tradición episcopaliana. Debido a su marcado acento sureño, en la Universidad sus compañeros lo bautizaron con el apodo de Tennesse, que en adelante utilizaría como nombre artístico.

Comenzó a escribir siendo un niño, mientras convalecía de la difteria. A los trece años su madre le regaló una máquina de escribir y antes de cumplir los veinte ya había completado diversos cuadernos de poesía y relatos, género este último al que se dedicó durante toda su vida. En la década de los treinta estrenó sus primeras obras. En 1945 consiguió un éxito inesperado en Broadway con El zoo de cristal al que seguirían Un tranvía llamado deseo, Verano y humo, La rosa tatuada, La gata sobre el tejado de zinc caliente… Títulos que le consagrarían mundialmente.

En todos sus escritos Tennessee Williams disecciona las relaciones humanas de una forma brutal y descarnada. Lo hace, además, en un contexto muy determinado, normalmente su Sur natal, una sociedad dotada de una sofisticada educación pero cerrada y asfixiante, en la que el sexo reprimido y la violencia soterrada desempeñan un papel destacado.

Esas tramas intensas, con personajes atormentados y complejos, llamaron rápidamente la atención de cineastas y actores. En 1952 Elia Kazan adaptó para el cine Un tranvía llamado deseo, una obra que ya había dirigido sobre los escenarios de Broadway con Marlon Brando como Stanley Kowalski, papel que el actor repetiría con éxito en las pantallas.

En años sucesivos, algunos de los mejores directores de la época, como Richard Brooks, Joseph L. Mankiewicz o John Huston, llevarían a las pantallas sus obras más conocidas, como La gata sobre el tejado de zinc, De repente el último verano o La noche de la iguana, protagonizadas todas ellas por actores de la talla de Paul Newman, Elizabeth Taylor, Katharine Hepburn, Montgomery Clift, Ava Gardner o Richard Burton. Estrellas que dieron a los personajes de Williams, si cabe, una mayor dimensión. El propio Tennessee Williams escribió directamente para el cine el guión de la película Baby doll, que Elia Kazan dirigió en 1956.

El lunes que viene, coincidiendo con el trigésimo aniversario de su fallecimiento, TCM emite, tres de estas adaptaciones: La gata sobre el tejado de zinc, De repente el último verano y Un tranvía llamado deseo, películas por las que Tennessee Williams forma parte también, por derecho propio, de la Historia del Cine.

Si la escritura es honesta, no puede ir separada del hombre que la ha escrito”, decía Tennessee Williams. Y en su caso era totalmente cierto. Él mismo fue toda su vida un personaje contradictorio, marcado por su homosexualidad y, poco a poco, vencido por su adicción al alcohol y a las drogas.

Vídeos destacados

Rusia, Ucrania, EE UU y la UE buscan una salida a la crisis

Un barco cargado de estudiantes naufraga en Corea del Sur

Boston recuerda a las víctimas del atentado contra su maratón

Avance prorruso en el este de Ucrania

La UE insiste en que una Cataluña independiente quedaría fuera

Ucrania intenta demorar el uso de la fuerza para aplacar la rebelión

Tráfico estrena esta semana un segundo helicóptero con radar

Cenizas y desolación en Valparaíso

Bachelet: “Es el peor incendio de su historia”

El Rey arranca en Abu Dabi su gira por el Golfo Pérsico

Hallan los cadáveres de siete bebés en una casa en Utah

La milicias prorrusas ignoran el fin del ultimátum de Kiev

El meteorito de la tía Rosa llega al CSIC

Un estudio revela que el estado de las carreteras es el peor desde 1985

Bárcenas asegura que el PP tenía cajas b “en todas las provincias”

“A los gobiernos les interesan más los cañones que la cultura”

“En las batallas gana el estratega”

Los vídeos del debate sobre el futuro de Cataluña

El Qashqai mantiene su reinado

Botella: "La ley es igual para todos"

La Fiesta del Cine golea al fútbol

Obiang en el Instituto Cervantes

Rouco recuerda la Guerra Civil en el funeral de Suárez

Falsa alarma de accidente aéreo frente a la costa de Gran Canaria

“¿1.750 policías no pudieron parar a las decenas de violentos del 22-M?”

Barricadas y contenedores quemados en la Ciudad Universitaria

Las 100 horas finales de Adolfo Suárez

Suárez: sus momentos clave

Adolfo Suárez, el hombre que cimentó el consenso

La obra política de Suárez

Billete a la magia de Pixar

Luchando contra el silencio

Aulas sin acné

Una entre 300 millones

De fiesta con García Márquez

Un minuto de silencio en el Real

El Nissan Leaf gana en los coches eléctricos

Letta: “Hay que recuperar los sueños"

Así reconstruye la policía científica el accidente de Angrois

Los Goya según Fernando Franco

“Quiero morir porque amo la vida”

El Range Sport se impone entre los todoterrenos de lujo

Donde la cocina es arte

Muere el periodista y escritor Manuel Leguineche

¿Por qué estalló Gamonal?

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Webs de PRISA

cerrar ventana