Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, país líder en visitas a Mega

Los datos de tráfico en territorio español de la web de Dotcom no superan los 400.000 usuarios

Kim Dotcom, a la salida del tribunal de Auckland (Nueva Zelanda) el pasado agosto. Ampliar foto
Kim Dotcom, a la salida del tribunal de Auckland (Nueva Zelanda) el pasado agosto.

Me quieres, pero ¿cuánto me quieres? La pregunta, sin respuestas en muchas parejas, tiene ya su veredicto (parcial) en el caso de una relación algo más virtual: la de España con Mega, la nueva web de archivos y descargas de contenidos de Kim Dotcom. El informático alemán —en libertad condicional y acusado de piratería informática por el FBI por su anterior creación, la ya cerrada Megaupload— escribió el viernes pasado en su cuenta de Twitter: "España ama Mega y Mega ama España". Normal, ya que durante tres semanas consecutivas (básicamente, desde que existe Mega) es el país que más tráfico ha proporcionado a nivel mundial a la nueva criatura de Dotcom.

Es decir, que se quieren. El cuánto se puede sacar de los datos que ofrece la consultora ComScore, que cada mes monitoriza el tráfico en Internet. Del último balance, publicado hoy y referido a enero de 2013, se descubre que, en realidad, el idilio entre España y Dotcom no es tan fuerte. 389.000 usuarios únicos accedieron a Mega desde el territorio español el primer mes del año, lo que queda muy lejos de los millones de personas que visitan algunos de los líderes de tráfico como Google o Facebook. De total de internautas de España, un 1,5% entró en la nueva web de Dotcom. Para hacerse una idea, la audiencia de Mega es más comparable con la de una página como Realmadrid.com.

Hay que señalar, sin embargo, que el sitio web nació la tarde del 19 de enero (el 20 en Nueva Zelanda) y fue prácticamente inaccesible durante su primera jornada de vida, de ahí que el cálculo de ComScore solo tenga en cuenta 12 días. Multiplicando la misma media por todos los días del mes, y dando por hecho que el efecto novedad del lanzamiento de Mega no se desinflara, se llegaría a poco más de un millón de usuarios únicos. Con esa cifra la criatura de Kim Dotcom alcanzaría el nivel de páginas como change.org o meneame.net y se colocaría por encima de Rapidshare, por poner un ejemplo de una de sus mayores competidoras entre las webs de descargas y archivo de documentos.

En cuanto al perfil de los enamorados, resulta que el usuario medio que accede a Mega desde España tiene (por ahora) entre 25 y 34 años, es hombre, sin hijos y procedente de la clase media. Muchas de las visitas proceden de las llamadas páginas de enlaces. Se trata, al fin y al cabo, del mismo proceso que ocurría con Megaupload, la anterior creación de Dotcom: al subir un archivo, la página ofrecía un enlace para acceder a él. Varias webs de enlaces publicaban esa dirección y así millones de usuarios disfrutaban gratuitamente, entre otros archivos, de películas, series y canciones protegidas por el derecho de autor.

El primer mes de la nueva web ha dado más problemas por su lentitud inicial que por  denuncias

Por eso, entre otras razones, el FBI cerró Megaupload y acusa a Dotcom y otros seis socios de "megaconspiración" y de provocar daños a la industria cultural por 386 millones de euros. Y por eso, en su nueva creación, el alemán ha introducido una novedad: al guardar un archivo en Mega no solo se recibe un enlace sino también una contraseña, ambos imprescindibles para el acceso al documento. "Solo tu tendrás las claves. Y lo que hagas con ellas es tu responsabilidad", aseguró a la revista Wired el propio Dotcom.

Sin embargo, el alemán ya ha tenido que intervenir hasta ahora en unos 150 casos (de los casi 100 millones de archivos que sostiene que está hospedando en Mega), por violaciones del copyright que alguna entidad de gestión de los derechos de autor ha denunciado a la página y que Kim Dotcom se encargó de retirar. También hizo bloquear un portal autónomo, nacido pocos días después del lanzamiento de Mega, que permitía buscar películas, canciones y demás documentos subidos en el gran archivo digital ideado por él.

El primer mes de Mega ha tenido más problemas por su lentitud inicial que por denuncias de autores y creadores. Aun así, la página, y el hecho de que España lidera el tráfico hacia ella, no deben de hacerle especial ilusión a la IIPA (Alianza Internacional por la propiedad intelectual). Este conglomerado de creadores, dotado de gran influencia en su país, justamente acaba de pedir al Gobierno de Estados Unidos que España vuelva a la lista negra de la piratería, la llamada lista 301, de la que por fin logró salir el año pasado. Esto sí que no suena a idilio.

Más información