En primer lugar, separemos los problemas. Uno es que en España se lee poco. Esto no es un problema en sí mismo. Hay muchas cosas que es preferible no leer en absoluto, así que sería estupendo si leyéramos menos que nuestros vecinos pero más selecto. Segundo problema: el dinero que pierde la industria con las descargas piratas por Internet. Esto tampoco es un problema para la buena lectura: no se necesitaría mediación industrial alguna si todo el mundo estuviera como loco bajándose gratis a su ordenador la Metafísica de Aristóteles y similares; algunos editores de best-sellerspodrían quebrar, Dan Brown tendría que volver a cantar o Ildefonso Falcones que dedicarse más a su bufete, pero no creo que esto fuera de por sí malo para la lectura, a lo mejor hasta la beneficiaba.

El único y verdadero problema no artificial es que la lectura es de muy baja calidad —además de su escasa cantidad—, y que no son los derechohabientes de Kafka o de Séneca quienes se preocupan por las “pérdidas de beneficios” en la Red. Es cierto que esta misma etiqueta de “baja calidad” estigmatiza a nuestro sistema bancario, a nuestras instituciones políticas o a la limpieza de nuestras calles. Pero la debilidad de la crítica cultural, endémica entre nosotros, es letal en este campo, pues impide que la miseria sea percibida como tal. Aunque durante un tiempo hayamos sido superficialmente ricos, nunca hemos dejado de ser pobres en lo esencial, es decir, en cuanto a la baja calidad de nuestra cultura.

La lectura es mucho más que un entretenimiento privado o una transacción comercial: es un proceso de formación inseparable del proyecto de una sociedad ilustrada. No cabe culpar orteguianamente a “las masas" o a “La gente” (que son siempre resultados); la razón fundamental por la que la lectura va tan mal es que a nadie —sobre todo a nadie de los que mandan— le ha importado nunca demasiado. Hoy son los profetas de los negocios quienes nos aseguran que “el libro” (una expresión cuyo significado desconocen) tiene los días contados, y el Ministerio de Educación pone su granito de arena dejando a la filosofía en las alcantarillas de los planes de estudios. Acabáramos.

 

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Cuando Einstein renegó de las ondas gravitacionales

En 1936, el físico alemán envió un artículo sobre ondas gravitacionales para su publicación en una revista estadounidense Allí, otro físico le señaló varios errores que él no quiso admitir

Una nueva astronomía ha nacido hoy

El verdadero hito histórico del descubrimiento de LIGO es la apertura de una nueva ventana para estudiar el universo

Semana de disparates

Una función que se anuncia como "apta para todos los públicos", no quiere decir "recomendada para menores"

EL PAÍS RECOMIENDA

Una de cada cuatro mujeres de 1975 no tendrá hijos

El retraso de cada año en la primera maternidad se traduce en un aumento de 2 puntos en la proporción de mujeres sin hijos

El miedo a la ira de dios hace avanzar la sociedad

La creencia en un 'ojo vigilante' fomenta la cooperación con desconocidos

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana