“El verdadero crimen es el de la socialdemocracia sueca con la clase trabajadora”

La escritora sueca Maj Sjöwall recibe el octavo Premio Pepe Carvalho, acto cumbre del festival de literatura de género BCNegra

La escritora sueca Maj Sjöwall, autora, junto a su marido, el desaparecido Per Wahlöö de la serie de novela negra del detective Martin Beck, posa en Barcelona. / JOAN SÁNCHEZ

Maj Sjöwall y Per Wahlöö escribieron sus 10 novelas del inspector Martin Beck a mano y sentados uno frente a otro. “Trabajamos muchísimo antes de escribir Roseanna, la primera, porque no es fácil hacerlo a cuatro manos ni tener la misma inspiración. Queríamos que la mezcla de nuestros dos estilos fuera perfecta y queríamos un lenguaje fácil y periodístico”, explicó ayer la escritora sueca Maj Sjöwall , horas antes de recibir el octavo Premio Pepe Carvalho, el acto cumbre de BCNegra.

Lo del humor, presente en cada una de las novelas, les fue fácil. “Los dos teníamos un gran sentido del humor”. Hicieron el esquema de las 10 novelas y la biografía del inspector Martin Beck y de otros personajes habituales. Cada novela tendría 30 capítulos y aparecería una al año. Titularon la serie Novela de un crimen. “Muchos piensan que nos referimos a los crímenes que aparecen, pero no. El verdadero crimen es el de la socialdemocracia sueca que traicionó a la clase trabajadora”.

Sjöwall (1935) y Wahlöö (1926-1975) militaron en el Partido Comunista sueco. “Nos afiliamos porque apareció un líder intelectual dispuesto a transformarlo y adaptarlo a Suecia, más moderno, más marxista y menos estalinista. Nosotros trabajamos en una revista semanal del partido para jóvenes. Lo dejamos en 1969, después de lo sucedido tras la Primavera de Praga. Además, a mí lo del activismo no me iba mucho”.

La pareja concibió la serie como un proyecto político y eligieron el género negro para llevarlo adelante. “Queríamos ser muy realistas y mezclar la política y el discurso con el entretenimiento. Realismo y humor, esta es la clave. Queríamos que nos leyeran, vender muchos libros”.

Las novelas están llenas de guiños. En las primeras páginas de Roseanna, aparece un turista vietnamita. ¿Un turista vietnamita en la Suecia en los años sesenta? No puede ser. “Es uno de esos detalles escondidos que nos gustaban tanto. Estábamos contra la guerra de Vietnam. Yo a veces introducía palabras raras y los lectores me decían que las tenían que consultar en el diccionario. Mejor, así paráis de leer y podéis reflexionar un poco, contestaba yo”.

Sjöwall tiene la biografía de Martin Beck en la cabeza: “Nació en 1922 y antes que ser reclutado por el Ejército en la II Guerra Mundial prefirió hacerse policía. A medida que asciende en el escalafón se da cuenta de que no le gusta mandar, que prefiere seguir pateando las calles. Es un funcionario diligente y tiene empatía, por eso es un buen interrogador. Se dedica intensamente al trabajo y su mujer se va amargando poco a poco. A mitad de la serie, se divorcian. En los últimos tiempos ya no le gustaba demasiado su trabajo. Se jubila a los 65 años, se reúne con sus hijos y juega al ajedrez. A Martín Beck no le gustaría esta sociedad tan informatizada”.

Roseanna fue la primera que se publicó, en 1965, y Los terroristas, la última, en 1975. “Per murió antes de publicarla y dos meses antes de la muerte de Franco”. Con el objetivo cumplido, Sjöwall dejó de escribir novela negra y también de leerla. Se dedicó a la traducción. “No tengo ganas de vincularme a un mundo editorial cada vez más mediático”.

Tiene tres hijos, cinco nietos y un biznieto que ocupan casi todo su tiempo. Ha viajado a Barcelona acompañada por su nuera, Lottis Wahlöö, casada con su hijo Tetz. Acabada la rueda de prensa y las entrevistas, Maj solo pensaba en ir a beber una cerveza y comer tapas, dijo en un rudimentario castellano. “Es la tercera vez que visito Barcelona y siempre ha sido por poco tiempo, me gustaría volver con más calma”.

Los libros de Martin Beck empezaron a aparecer en España en los años setenta, pero sin orden ni concierto. Fue RBA la editorial que decidió publicarlos por orden cronológico desde 2007. Acaba de aparecer el último, Los terroristas. Casi todos llevan prólogos de autores como Henning Mankell, Jonathan Franzen, Jens Lapidus, Michael Connelly o Jo Nesbo.

A Sjöwall no le apetece hablar de la crisis económica. ”No entiendo de dinero ni de economía ni de finanzas. Suecia ha cambiado como todo el mundo. El dinero es ahora lo más importante. Creo que el periodo de inocencia de Suecia acabó con el asesinato de Olof Palme. En mi época las cosas iban más despacio. Es difícil digerir todo lo que está pasando”.

Sjöwal y Wahlöö son considerados los maestros de la novela negra nórdica, pero Sjöwall opina que ella y su marido no tienen discípulos. “Los libros que me gustaría leer no existen. Escriben historias medio de amor medio criminal en las que no me reconozco. Los autores ya no se interesan por la política, solo por el dinero. En una historia de amor ponen cuatro cadáveres y un policía y ya está: una novela un poco esquizofrénica. Hay menos compromiso político”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

‘Opa’ china al Getafe

El Guangzhou anuncia el fichaje del entrenador azulón, Cosmin Contra, en una operación que dejaría unos 5 millones en el club

Los 10 avances científicos del año

La caza de un cometa encabeza los hitos de la ciencia en 2014, según la revista 'Science'

El tribunal de la UE permite patentar ‘pseudoembriones’

Una sentencia avala que se patenten células madre obtenidas de óvulos no fecundados

El béisbol se frota las manos ante el deshielo con Cuba

Los peloteros cubanos han llegado a poner su vida en manos de narcos mexicanos para poder jugar en la Liga de EE UU

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana