Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bienvenidos al nuevo orden artístico

Movimiento de grandes nombres tras el cierre de la galería Soledad Lorenzo

Miquel Barceló, el primero de su cartera en pasar página al asociarse con Elvira González

La galerista Soledad Lorenzo, en una imagen de archivo. Ampliar foto
La galerista Soledad Lorenzo, en una imagen de archivo.

Tras un año largo de despedidas con exposiciones-homenaje a sus casi treinta artistas, Soledad Lorenzo (Santander, 1937) descolgaba el pasado miércoles las piezas de su última exposición (dedicada a Victoria Civera) en la madrileña calle de Orfila, 5, señas de su galería desde 1986. Ya no cuelgan obras de esas paredes. En unos días, antes del final de enero, el local se pondrá en alquiler y Lorenzo dirá adiós así a un negocio que ha contribuido a modelar desde hace tres décadas. Se va. Contenta por haber sabido retirarse a tiempo, satisfecha por su relación con los artistas y preocupada por el futuro y los malos augurios, como la subida del IVA cultural del 8 al 21%.

Con su partida, se cierra una etapa, sí, pero también se abren muchos interrogantes: ¿cuál será el destino de los grandes nombres que integraron su cartera todo este tiempo? Se trata de una nómina que incluye a algunos de los más reconocidos artistas españoles de los sesenta, setenta y ochenta (Antoni Tàpies, Palazuelo, Barceló, Sicilia, Pérez Villalta) y a muchos de los tops internacionales (Louise Bourgeois, Anish Kapoor o Tony Oursler).

El primero en resurgir de las cenizas de Lorenzo es Miquel Barceló, con el que la galerista realizó dos importantes exposiciones, aunque por diferencias con el representante del artista mallorquín, Bruno Bischofberger, la relación no pudo ser más frecuente. Barceló volverá a exponer en Madrid, tras una década sin pisar una galería, en Elvira González. Será a partir del 26 de enero, con una muestra de cerámicas realizadas el pasado año.

El grupo de artistas vascos formado por Txomin Badiola, Ana Laura Aláez, Peio Irazu y Jon Mikel Euba también estrenan etapa y, de paso, espacio: la nueva galería que el navarro Moisés Pérez de Albéniz abre en Doctor Fourquet, una calle que también anda esperando a un nuevo e ilustre vecino, la veterana Fúcares.

Soledad Sevilla y Broto

Otros dos importantes artistas de Lorenzo, Soledad Sevilla y Broto, han fichado con la Fernández-Braso, local abierto hace un año en el barrio de Salamanca, mientras que la pareja formada por Juan Uslé y Victoria Civera se hallan en negociaciones con Ivorypress, galería de Elena Foster ubicada en la zona de Azca.

Helga de Alvear, una de las primeras en instalarse en Doctor Fourquet, a espaldas del Reina Sofía, se queda con Jorge Galindo, con quien inaugura exposición el 17 de enero. Galindo, junto a Santiago Sierra, protagonizarán una de las muestras más especiales de la temporada: Los herederos, en la que siete lujosos coches desfilan por la Gran Vía madrileña con los rostros bocabajo del rey Juan Carlos, Adolfo Suárez, Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Los retratos son grandes pinturas de 300X260 centímetros pintados por Galindo. Con tan siniestra procesión, los artistas pretenden señalar a los responsables de haber llevado a España a la debacle.

Helga de Alvear se queda con Jorge Galindo

Quedan más artistas cuyo destino se desconoce (Perejaume, Pérez Villalta), pero, pese a la situación, confían en no tener problemas en encontrar lugares en los que seguir exponiendo su obra.

Entre los planes de Lorenzo destaca su empeño por tener un pequeño espacio propio en el que seguir dedicada a su nueva vida, aunque esta esté definitivamente cerrada los negocios. Quiere un local próximo a su famoso loft en el Madrid de los Austrias y allí trabajará poniendo orden en sus memorias. Es un proyecto que surgió cuando el pasado año, CaixaForum le dio la posibilidad de completar algún proyecto. "La verdad es que considero que todo lo que tenía que hacer, ya está hecho. Por entonces, había ofrecido mi archivo al Reina Sofía y su director, Manuel Borja-Villel, lo aceptó encantado. Pensé que sería interesante también contar lo que ha sido mi vida como galerista", recuerda.

Para organizar y sistematizar el archivo trabajará con el crítico Mariano Navarro. "Alguien que ha seguido cada una de mis exposiciones desde que abrí la galería". Para narrar su vida ha escogido al periodista de El Mundo y poeta Antonio Lucas, que acometerá una tarea coincidente con la de Rafael Doctor, exdirector del MUSAC, encargado de plasmar la biografía de otra veterana galerista, Juana de Aizpuru.

Lorenzo hará memoria en ese libro de asuntos como el día en que decidió que una retirada a tiempo es una victoria siempre. Fue hace unos 18 meses. Andaba en trámites para fichar a un joven artista inglés. "Pensé sobre las exposiciones que a mis casi 76 años le podría dedicar... Pocas. Y me dije, ¿por qué no te marchas ahora? Sin que haya ocurrido nada especial, encontrándome bien de salud, lo decidí así. Lo mismo que cuando me negué a hacer una carrera universitaria después de terminar un bachillerato francés lleno de sobresalientes y matrículas de honor. Quiero disfrutar de la vida. Seguir cerca del arte, pero de otra manera. Creo que me lo merezco".

Batalladora y sin pelos en la lengua, esta elegante mujer se va con la espina clavada del trato que el PP está administrando a la cultura. "Son tan brutos, que creen que es un lujo para unos cuantos y no un derecho para todos. Imponer el IVA del 21%, el más alto de Europa, sobre las transacciones artísticas es un desastre de consecuencias catastróficas. Si no lo remedian, Arco 2013 será una debacle".