Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evan Roth, el midas del arte emergente

El estadounidense, que participará en ARCO, convierte en éxito todo lo que toca

'When We Were Kings', la obra creada por Evan Roth a partir del solitario de Windows.

Si hacemos caso de los presagios, será uno de los talentos emergentes del que más se oirá hablar en 2013. Ya hace un rato que el provocador artista americano afincado en París, Evan Roth (Okemos, 1978), fundador de Graffiti Research Lab, convierte en éxito todo lo que toca. Hasta el punto que el National Design Museum de Nueva York ha felicitado las fiestas con un vídeo.

del artista creado a partir de las marcas de sus huellas dactilares al teclear en la pantalla de un iPhone las felicitaciones. Esta acción visual forma parte de una serie denominada Multi-Touch Finger Paintings, que Roth considera “una instantánea de este momento histórico en que hemos empezado a manipular los píxeles a través de gestos con los que no estábamos familiarizados hasta hace poco”.

Evan Roth.

Su último logro ha sido convertir en un objeto de culto, codiciado por los coleccionistas, las históricas cartas del solitario de Windows 3.0, Solitaire, una simple aplicación diseñada por Susan Kare y Leslie Kooy para Microsoft, en 1990, cuando aún no existía Internet. Presente en todos los ordenadores con el sistema operativo Windows, Solitaire “ha sido el fiel compañero del trabajador aburrido”, afirma Roth, ganador en la categoría de Diseño Interactivo, del National Design Award 2012, el premio nacional estadounidense de diseño, que concede anualmente lo Smithsonian Cooper-Hewitt National Design Museum de Nueva York y se entrega durante una ceremonia en la Casa Blanca.

A raíz de este reconocimiento, el museo invitó Roth a crear una pieza que pudiera vender a través de su tienda online para recaudar fondos y, con el permiso de Microsoft, la idea de transformar el antiguo Solitaire de Windows 3.0 en un objeto físico, se convirtió en una realidad. La original y irónica creatividad de Roth ha concebido Solitaire.exe, una baraja de 52 cartas, que preserva el característico aspecto pixelado de su homóloga virtual y la contraportada gráfica con la histórica palmera de Leslie Kooy meciéndose al sol en una playa, un detalle idéntico al que aparecía en el juego original que Microsoft lanzó en 1990 junto con el sistema operativo Windows 3.0, la primera interfaz gráfica del sistema MS-DOS con el sistema de ventanas. Los 500 ejemplares numerados de Solitaire.exe, que se pusieron a la venta por 20 dólares en la tienda online del National Design Museum, desaparecieron enseguida y, excluyendo una baraja que ha pasado a formar parte de la colección permanente del museo, ahora las cartas se encuentran únicamente en eBay (y no siempre), ya que paulatinamente acaban siendo vendidas para reaparecer a un precio cada vez más alto. Dado el interés que se ha desencadenado, el museo está planteándose la posibilidad de realizar otra edición y mientras tanto ha abierto un espacio en su web donde se pueden hacer pedidos, esperando que la demanda empuje el artista a imprimir otra serie.

Las obras de Roth, que en febrero participará en el Foro de Expertos de la feria ARCOmadrid, constituyen un genuino testimonio de las nuevas expresiones artísticas de este inicio de milenio y por ello ya forman parte de los principales museos internacionales, del MoMA al Pompidou, pasando por la Tate. Desde sus iniciativas más experimentales y la cultura hacker del Graffiti Research Lab, hasta su reciente colaboración con el rapero Jay-Z en la creación del primer vídeo de rap open-source, Roth mezcla la tradición del graffiti, la cultura urbana y las nuevas tecnologías, difuminando los límites entre arte y diseño. Solitaire.exe no es su primera incursión en la estética del juego de Windows. When We Were Kings es otra irónica pieza que en su versión para Internet propone una baraja que va cobrando vida, creando un espacio dinámico y en continua evolución, mientras que su versión plástica se plasma en grandes impresiones que se vieron en la galería N2 de Barcelona, su representante en España.