‘El lector de Julio Verne’, de Almudena Grandes, mejor libro del año para los lectores

La novela de Almudena Grandes, preferida este año por los lectores, es la segunda entrega de la serie Episodios de una guerra interminable

Una bildungsroman en toda regla es El lector de Julio Verne (Tusquets), la segunda novela de la serie Episodios de la guerra interminable de Almudena Grandes (la primera es Inés y la alegría). Aunque contada desde la adultez, el narrador nos hace vivir su inserción en el mundo adulto (adulto y trágico de la posguerra “interminable") como ese rito de paso que lo introduce dolorosamente en el meollo de la historia y de su historia. El lector de Julio Verne es una novela realista con vocación galdosiana, como sugiere el subtítulo de la serie. Pero no es en clave realista que hay que leer esta excelente novela. Su vuelo novelístico lo alcanza gracias a la capacidad fabuladora de Almudena Grandes. Fabulación y lirismo de buena ley impelen al lector a una gratificante visualización de lo sugerido, zonas de relato escondidas a la mirada física pero abierta a la deducción poética, epifánica.

El niño de once años que fue el narrador, brota de estas páginas con esa rara entereza de los que han ganado su estatura espiritual gracias a las pérdidas de su infancia. Ese niño, hijo de guardia civil incrustado en el corazón del maqui, intenta sobrevivir como puede. Sobrevivir y entender. La comprensión vendrá con los años. Almudena Grandes encuentra el tono exacto para representar un territorio amasado entre la memoria, la melancolía y la esperanza nunca vencida. Pero en su complicada infancia, con fugaces instantes de felicidad, el niño se ampara en Julio Verne. No podía elegirse a alguien más sabio para iniciarse en el mundo de lo desconocido. Quién mejor para comprender el mundo de la política, de la administración de justicia, los manicomios, las cárceles que el genio francés de la fantasía y la aventura, dado su conocimiento y su preocupación por todo ello.

Leí esta novela como una obligación profesional y me queda de ella ese sabor agridulce que dejan las buenas ficciones basadas en hechos históricos: Una hermosa historia de iniciación soportada sobre un tramo de la historia de España que tanto desea uno que nunca hubiese ocurrido.

* El lector de Julio Verne. Almudena Grandes. Tusquets. 424 páginas.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Los chicos malos de Atenas

La Syriza de Alexis Tsipras confirma con su entrada en escena que la renegociación de la deuda griega ya no es un tabú

La torre fantasma (o la desaparición del Estado griego)

Un edificio público abandonado acoge un albergue gestionado por un particular

‘Hari’ no hace prisioneros

Un solo error en la apertura puede bastar para ser inmortalizado con un castigo espectacular y fulminante Como en esta bella partida

EL PAÍS RECOMIENDA

Tres maneras de afrontar el conflicto ciencia-religión

Uno de cada cinco en EE UU valora la ciencia, pero rechaza el Big Bang

Alex de la Iglesia se lleva de vuelta al cine a Raphael

‘Mi gran noche’ supone la vuelta del cantante a la gran pantalla

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana