Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un faro para alumbrar Ramala

Un estudio sevillano construirá un centro cultural que aspira a ser imagen de la ciudad palestina

Ampliar foto
Recreación por ordenador del centro cultural de la A. M. Qattan Foundation, en Ramala.

Que sea un hito, un edificio representativo de la cultura palestina. Con esa idea el estudio sevillano de arquitectos Donaire va a construir en Ramala un centro cultural tras ganar el concurso internacional convocado por la A. M. Qattan Foundation, en el que se impusieron a otros dos finalistas españoles y uno londinense. En la primavera de 2013 comenzará a levantarse "como un faro" en una ladera virgen de la ciudad sede de la Autoridad Palestina. Estará integrado por dos partes, "un zócalo de piedra" que albergará en sus galerías la gran colección de arte de la fundación, una librería y una sala multifuncional y, superpuesto, "un prisma semitransparente para la biblioteca y las oficinas", explica por teléfono el dueño del estudio sevillano, Juan Pedro Donaire (Granada, 1971), que confía en que su proyecto, presupuestado en casi cuatro millones de euros y cuyas obras durarán año y medio, contribuirá a desligar el nombre de Ramala de todo lo relacionado con el conflicto palestino-israelí.

"Visitamos Ramala porque era una de las condiciones del concurso y lo que encontramos fue un gran dinamismo económico, muchas grúas...", dice Donaire. En ese frenesí constructor se mueve la fundación promotora del proyecto, que tiene negocios en el golfo Pérsico, impulsa las manifestaciones artísticas árabes y promueve la educación de niños palestinos.

Una fundación con negocios en el golfo Pérsico financia el proyecto

Un jurado internacional con arquitectos de Jerusalén, El Cairo, Beirut y Londres eligió "por unanimidad" la propuesta de los sevillanos. "Les gustó mucho que se diferenciara bien la zona pública de la privada en el edificio. Ahora aspiramos a que se convierta en un icono, una imagen reconocible desde todas las vistas de la ciudad de Ramala, un buque insignia de la cultura palestina". El centro cultural estará "envuelto en una piel de lamas, de piedras de caliza tomadas de canteras locales". Otro aspecto en el que insistieron los miembros de la fundación palestina, fundada en 1994, es el medioambiental. "Están muy concienciados, por eso se instalarán paneles fotovoltaicos y habrá una gestión racional del agua por su escasez en la zona".

El sueño de los sevillanos para esta "luz en la montaña" es que se convierta "en un referente social para los palestinos", un Guggenheim a pequeña escala que atraiga a visitantes de otros países. Además, las personas que lo visiten podrán pasear en "una amplia plaza" que se abrirá delante del edificio y que los arquitectos construirán con la idea de que se convierta en "el centro de la vida diaria de los palestinos y en un espacio para conciertos al aire libre".

Donaire subraya que su propuesta es también un homenaje a la arquitectura árabe. Así ocurre con la disposición del centro, "como clavado en la ladera, igual que la Alhambra"; las lamas, "que harán de celosías", y la decoración con azulejos de motivos vegetales y las baldosas de cerámica. "Queremos que se cree un ambiente confortable, con mucha luz natural y ventilación a través de patios". Aire fresco para un espacio ubicado en un territorio donde hace calor casi todo el año.

ampliar foto
Maqueta del centro cultural.

Estudios como el de Donaire —que abrió en 2000 y en el que desarrollan su labor nueve jóvenes profesionales— se han "visto abocados" por la crisis a presentar sus ideas fuera de España. "El arquitecto español está muy bien valorado por su técnica y formación. Es una pena que no podamos trabajar aquí". El año pasado ya ganaron un concurso para levantar una torre con hotel y oficinas en Graz (Austria). "Ahora queremos volcarnos en proyectos en Oriente Próximo. Es una tierra en la que están surgiendo muchas oportunidades".