Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Juli Soler deja la codirección de elBulli Foundation

El socio de Ferran Adrià durante 30 años padece una dolencia neurodegenerativa

"Juntos revolucionaron el concepto moderno del restaurante", afirma su familia

Ampliar foto
Juli Soler en una imagen de 2003.

Juli Soler, socio y director durante los últimos 30 años del restaurante elBulli, padece una enfermedad neurodegenerativa, por lo que abandona la dirección ejecutiva de elBulliFoundation, aunque ésta le mantendrá como presidente de honor. Soler y Ferran Adrià han sido en tándem, desde los años ochenta, alma del famoso restaurante de Cala Montjoi (Girona). Soler cambió su pasión por el rock por una nueva pasión, la gastronomía. Mientras Adrià reinaba en los fogones, Soler reinaba en la sala con su extrovertida personalidad y su gran conocimiento de vinos y el arte de servir al cliente.

La dolencia de Juli Soler (Terrassa, 1949) ha sido comunicada por la propia familia en una carta, donde explican que a finales del pasado julio le acompañaron a un especialista, el doctor Rafael Blesa, director del servicio de Neurología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Después de las exploraciones pertinentes, este especialista determinó el diagnóstico de la dolencia, que está dentro de la familia de las enfermedades neurodegenerativas.

“Para quien no conozca la persona de Juli Soler queremos explicarles que, desde su llegada en 1981 al restaurante elBulli de Cala Montjoi, se ha convertido en una figura imprescindible de lo que hoy se considera que ha sido uno de los restaurantes más influyentes de toda la historia. Él fue quien fichó a Ferran Adrià, y juntos han aguantado el negocio en épocas difíciles, revolucionado la experiencia del comensal en un restaurante de alta cocina y convertido elBulli en un espíritu y un carácter que ha transcendido al propio restaurante y se ha convertido en una forma de entender este oficio, incluso después de su cierre el 30 de julio de 2011”, dice la misiva, que firman su esposa, Marta Sala, y sus hijos Pancho, Rita y Júlia.

ampliar foto
Juli Soler y Ferran Adrià, en la cocina de elBulli.

“Juli expresa siempre que todo lo que ha hecho en su vida profesional lo ha hecho por y para su familia. Por ello queremos ahora cuidar de él”, aseguran, “tanto como él nos ha cuidado a nosotros durante tantos años, y con más motivo que nunca, ayudar a la continuación de esta nueva etapa en su honor, en la que él tiene puesta tanta ilusión, con el convencimiento de que le ayudaremos a mantener el legado de su esfuerzo y talento a través del ya anunciado proyecto de elBulliFoundation, del cual Juli será, para siempre, el presidente de honor”.

Por su parte, elBulli Foundation, en la que Juli Soler compartía la dirección ejecutiva con Ferran Adrià, también ha emitido un comunicado en el que pide "respeto por la intimidad" del enfermo. Y asegura que "emprende una lucha contra la enfermedad con el mismo coraje con el que ha desarrollado una larga, compleja y fructífera vida profesional". "El equipo", añaden en elBulliFoundation, "está y estará siempre al lado de Juli y de los suyos y hará cuanto esté a su alcance para proteger su bienestar".

"Estamos viviendo un momento duro", ha declarado a EL PAÍS Ferran Adrià. "Juli y yo éramos como un matrimonio, 30 años juntos, 14 horas cada día...", comenta sobre "un tipo generoso y arriesgado que nos dejo al equipo de cocina hacer vanguardia por encima del negocio". "Si ya teníamos bastante ilusión con Juli en elBulli Foundation", dice Adrià, "ahora hay que hacer las cosas el doble mejor para que él esté orgulloso de nosotros".