Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay que leer con malicia para detectar lo que subsiste”

El poeta colombiano Juan Gustavo Cobo Borda publica en un solo volumen su obra poética.

"En Colombia, el fracaso y la ironía son la pareja perfecta", asegura

Juan Gustavo Cobo Borda.

Juan Gustavo Cobo Borda (Bogotá, 1948) es un animal literario que vive entre los veinte mil volúmenes de su biblioteca. Un “hábitat” que no le es ajeno porque hace casi medio siglo comenzó a ir todos los días a la avenida Jiménez de Quesada con la Carrera Octava, en pleno centro de la capital colombiana, para ponerse al frente de una librería de siete pisos. Luego fue editor, enseguida subdirector de la Biblioteca Nacional de su país y durante una década dirigió la revista literaria ECO. Pero de manera paralela, expresa él mismo, ha cultivado “el fervor y la pasión por un arte anacrónico y feliz”: la poesía. “Que ahora, en 2012, Beatriz de Moura reúna Poesía reunida, 1972-2002,  todos mis poemas, en la colección Nuevos textos sagrados, de Tusquets, cierra mágicamente un ciclo”.

Son cuatro libros y siete Nuevos Poemas que, en conjunto, dibujan el “mundo equilibrado” del autor: amor y lucidez, furia y compasión, gozo y encanto, emotividad y dicha, fracaso e ironía. “Porque nos morimos día a día y siempre subsiste lo inalcanzable: “El reino que estaba para mí", escribe por correo electrónico desde Bogotá. Pero es fascinante intentarlo. Además, añade: "¿Cómo no ironizar sobre un país que tiene más próceres que héroes y donde el eterno retorno del anacronismo nos aflige cada día? Fracaso e ironía: la pareja perfecta”.

Para escribir un poema, Cobo Borda permanece en estado de alerta y se fija en cosas que, en apariencia, no tienen nada que ver. Entonces, de repente, le llega la inspiración. “Viene sola, se concede, asoma y guiña el ojo. Miro no para ver, sino para contemplar apenas. Y quizá de allí surge el poema”. Tacha, corrige y “castiga” lo que escribe. “El exceso de rigor permite que brote más fresca y renovada esa parcela de paraíso”. Así se esfuerza por alcanzar el ritmo musical, el rigor conceptual y las imágenes luminosas que luego ofrece al lector.

¿Cómo no ironizar sobre un país que tiene más próceres que héroes y donde el eterno retorno del anacronismo nos aflige cada día? Fracaso e ironía: la pareja perfecta

Pero todo esto no le sería posible sin nutrirse de “lecturas maliciosas” de escritores como Jorge Luis Borges y Alfonso Reyes. O José Bianco, Alejandro Rossi y Sergio Pitol. “Una confirmación de que el pasado está más vivo que este escuálido presente y de que hay que leer con malicia para detectar lo que subsiste”. Tampoco sin ir al cine o contemplar calles y paisajes, sin compartir vinos y pescados y sin “querer a distancia y amar con profunda y decantada rabia”. O sin “matar” a sus “padres literarios.” Por ejemplo, a Eduardo Carranza. “Por su grande elocuencia, retórica bolivariana e hispanismo trasnochado. Con el tiempo aislé varios poemas suyos. Pero cuando lo leí por primera vez, a los 16 años, qué fastidio y qué ganas de jugarle una mala pasada”.

Juan Gustavo Cobo Borda dice que no tuvo infancia porque su padre fue un republicano español partidario de Manuel Azaña y perdió la guerra y no hablaba mucho de ello, “como debe ser”. “Por eso tuve que inventarlo todo y convertirme en un simulador que fingía conocer libros que no entendía y escribía seudo poemas que eran flagrantes plagios de, juzgue usted, Pablo Neruda y sus Veinte poemas de amor. En esa esquizofrenia perdí la infancia que ahora recobro con gran alborozo y dicha. Comienzo a entender lo que mal leí”.

Este poeta, que también es ensayista y editor, se autodefine como un “lector impertinente.” Lo ha sido siempre, pero cuando dirigía ECO se especializó en confeccionar lo mejor de los principales autores latinoamericanos. Recibía cartas desde La Habana con poemas de Lezama Lima. O desde París, con textos de Julio Cortázar. O desde Caracas con ensayos de Guillermo Sucre. Así hizo 272 números de la revista. Ahora, además de escribir poemas, alimenta su propio magazín en Internet con lo que siente y le conmueve. “Una revista es eso: el diario de nuestra vida”.

Más información