Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Trueba y “la productora más guapa del planeta”

El director presenta ‘El artista y la modelo’ con buena acogida y prepara con Penélope Cruz la segunda parte de 'La niña de tus ojos'

El barco de Fernando Trueba es un barco de vela, que navega silencioso y lento. Para el director de El artista y la modelo, el filme español que hoy protagoniza a lo grande el festival de San Sebastián, el cine es para él como un viaje en barco en el que va acompañado de todo el equipo y que se dirige a una isla a la búsqueda de un tesoro. Hoy este equipo está en tierra y lo ha demostrado en el encuentro con la prensa que ha tenido lugar esta mañana tras la proyección del filme en la sección oficial de Zinemaldia. Un equipo poderoso e internacional formado por Jean Rochefort, Aida Folch, Claudia Cardinale y Chus Lampreave, entre otros, que han protagonizado un encuentro reflexivo y poético pero también divertido. Se ha hablado del cine, de la vida, de la profesión, del tiempo. El artista y la modelo narra el encuentro en un lugar de la Francia ocupada entre un anciano escultor, un hombre que ha vivido la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión y está cansado de la vida, y una joven española escapada de un campo de refugiados. Esta relación llevará al artista a una plenitud inesperada.

Trueba ha confirmado también esta mañana que está escribiendo la segunda parte de La niña de tus ojos. Han pasado 17 años y el realizador ya tiene título, La reina de España, y actores comprometidos, Penélope Cruz, Santiago Segura y Antonio Resines, tres de los que participaron en La niña de tus ojos. “No es el único proyecto en el que estoy trabajando, pero me apetece mucho. Cuando le conté la idea a Penélope, se ofreció voluntaria para producirla. Así que voy a tener a la productora más guapa del planeta”.

La artesanía en la vida y en el arte. Eso es lo que defiende y busca El artista la modelo, según su realizador. “El artista tiene que ser un artesano. Esta película te pide que pares y mires, que detengas tu mirada, en una época en la que ya no se lee nada que tengas más de diez líneas”. El director madrileño busca y reivindica la lentitud, parar de alguna manera el tiempo para “ser capaz de pensar más de diez segundos en algo”. “Tanto en el arte como en la vida a las personas hay que dedicarles tiempo. Hoy la palabra ‘que’ se ha convertido en ‘q’. Debemos de luchar por volver a disfrutar de un tiempo denso, largo y profundo. La velocidad es solamente para los pilotos de Fórmula1”, ha añadido el ganador de un Oscar por Belle Epoque, que ha dedicado la película a su hermano Máximo, escultor fallecido en 1996.

Junto a la artesanía, Trueba ha defendido también la humildad del artista. “Sus herramientas son sus manos y su mirada. Hoy en las escuelas de arte se enseña a ser Marcel Duchamp y no a pintar. Esa lección la aprendí de Bresson, que decía que nunca se podían separar las manos del alma.

El artista y la modelo, realizada en blanco y negro y con apenas música –“no la necesitaba”- se ha rodado en francés y español. Todo un canto al arte y la vida, al tiempo y la contemplación. Algo que busca con pasión Trueba con su cine. “El arte y la vida son la misma cosa y no se puede separar y menos en el cine. El cine se hace con vida y no con palabras como la literatura o con colores como la pintura”.

Aida Folch ha puesto el broche de oro a este encuentro. “Fernando dice que para él Dios es Billy Wilder. Mi Dios se llama Fernando Trueba”.

Más información