Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goya revoluciona también el mundo digital

El pintor mejor representado en el Prado cuenta con un sitio propio en la web oficial del museo

Ampliar foto
'La maja vestida' (1800-1807), de Francisco de Goya. MUSEO DEL PRADO

Durante el pasado año, el museo del Prado tuvo 2.800.000 visitantes y más de 14 desde la ampliación de Rafael Moneo, en 2007. La web oficial del museo registró 4,7 millones de visitas. Son cifras altas si nos restringimos a ámbitos convencionales, pero muy bajas si pensamos en la cantidad de amantes del arte que no han podido disfrutar nunca de ver una obra de Goya en persona. Para romper esas barreras y poner en la órbita mundial la obra del genial artista aragonés (Fuendetodos, Zaragoza, 1746 –Burdeos, Francia, 1828), el Prado ha creado dentro de su página oficial un sitio expresamente dedicado a Goya. Ahí se pueden contemplar en alta resolución más de mil obras de Goya, entre pinturas, dibujos y estampas, propiedad todas ellas del Prado.

Miguel Zugaza, director de la pinacoteca, reconoce que hasta ahora "solo un pequeño grupo de privilegiados ha podido verse cara a cara con Goya, nuestra particular obsesión". "Por el número de obras que poseemos, por la documentación con la que contamos y por la particular galaxia que ocupa dentro del museo, tenía que ser Goya el que abriera de esta manera el museo al mundo".

El proyecto, patrocinado por Telefónica, ofrece un completo historial de cada una de las obras, incluyendo descripción de cada pieza, orígenes, circunstancias históricas en las que fue realizada y ubicación exacta dentro de las galerías del museo, entre otros muchos detalles. No siempre son los mismos datos. Cada obra arrastra un pasado propio y una historia muy personal elaborada por investigadores del museo. Las aportaciones documentales están abiertas a sugerencias y pueden ser enviadas a los responsables de la pinacoteca.

Uno de los apartados de la página está dedicada a la escuela, imitadores o copias de Goya. Ahí se puede ver ahora El coloso, el óleo atribuido durante décadas al pintor aragonés y que fue descatalogado por Manuela Mena, conservadora responsable de Goya, una decisión que sigue siendo polémica entre los grandes especialistas en la obra del genio de Fuendetodos.