Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fotógrafo llamado Bonaventura

#tuneatufoto recibe más de 8.000 fotos y con una alta calidad

Los microrrelatos de los lectores convierten Eskup en una red de discusión literaria

Un fotógrafo llamado Bonaventura Ver fotogalería

Ante todo, ¡muchas gracias! Los periodistas de la sección de Cultura queremos agradecer el entusiasmo de todos los lectores que han convertido las secciones de participación de Tentaciones de Verano en todo un éxito. Más de 8.000 fotografías se han recibido en #tuneatufoto. (Contando las redes sociales Instagram, Twitter y Eskup) Los participantes han aceptado el reto diario de fotografiar un tema distinto previamente propuesto. Han pensado, han creado, han demostrado su humor, la poesía de su mirada y sobre todo han colaborado, y mucho. Se han convertido en cómplices de una propuesta que simplemente tenía la voluntad y la vocación de convertirse en una ventana abierta a la creatividad de todo aquel que quisiera mostrarla solo por el placer de hacerlo y sin más contraprestación que la posibilidad de ver publicada alguna de sus obras en el diario. Aquí están tres de los fotógrafos que más nos han gustado y sorprendido. El primero, Bonaventura Durall se ha convertido, además, en el favorito de los redactores de la sección y, por eso, compartimos una última fotogalería con su trabajo para despedir el verano. 

1) Bonaventura Durall Aulet. (Barcelona, 1968). Es economista. Se dedica a gestionar pisos de alquiler y participa en un negocio de origen familiar de fabricación de caramelos y regaliz. Dice que sus aficiones son el tenis, la fotografía y el mar. “La montaña también me encanta pero mi medio natural es el mar”.

P. ¿Qué te ha parecido la iniciativa de #tuneatufoto?

Respuesta. Ha sido una iniciativa fantástica. Sin grandes premios, pero con ingredientes que han enganchado a la gente, que invitaron a pensar cada foto, a divertirse con la cámara, con el móvil. Fuera tópicos: ¡retocar fotos está bien y además es divertido! Y, encima, durante el mes he hecho algunos ciber-amigos, con los que he compartido comentarios y técnicas: he visto fotos muy buenas y fotógrafos muy generosos con la cámara y sin ella.

P. ¿Crees que las redes sociales han democratizado el arte de la fotografía?

Un fotógrafo llamado Bonaventura ampliar foto

R. Sin duda. En todos los sentidos: todos llevamos (o creemos llevar) un artista dentro y con las redes sociales es fácil pensar que todo el mundo se detendrá a mirar tu obra, aunque no sea cierto… Además, las redes sociales te permiten interactuar con otros usuarios con intereses comunes y la divulgación de eventos, exposiciones, fundaciones, blogs, referidos a la fotografía, como a cualquier otro tema, es mucho más universal.

Esta es su foto: “Esta fotografía me gusta especialmente porqué la expresión del niño invita a pensar: no muestra la boca pero los ojos hablan. Se aprecia que lo que se está enfundando es un pijama y al intuirse una sonrisa no vista, uno puede deducir que ha tenido un buen día, que es feliz, que no le falta de nada. Está limpio (el pelo mojado sugiere una reciente ducha) por dentro y por fuera. ¡Ay, la inocencia de los niños!... Es mi hijo”.

2) Eva Sanabria, vive en Madrid y tiene 37 años. Es diseñadora gráfica y se gana la vida como ilustradora. Dice que siempre le ha gustado la fotografía. Hace años tenía una cámara réflex y además revelaba sus fotografías.

P. ¿Qué te ha parecido la iniciativa #tuneatufoto?

R. Ha sido muy divertido. Me ha gustado mucho eso de que hubiera una palabra diaria para enviar las fotos. Te hacía pensar para encontrar las fotos que encajaran en los conceptos y temas propuestos.

P. ¿Crees que las redes sociales han democratizado el arte de la fotografía?

Un fotógrafo llamado Bonaventura ampliar foto

R. No lo sé, pero sí es cierto que durante un tiempo tuve un poco olvidada la fotografía y con la aparición de las redes sociales centradas en la fotografía, volvió mi entusiasmo y comencé a volver a disparar. Me parecen muy rápidas tanto en la capacidad de disparar, editar y compartir como en la velocidad de recibir el impacto que la imagen tiene en la gente.

Esta es su foto: “Vivo cerca de la Gran Vía en Madrid y me encontré a estos novios cruzando la calle para hacerse fotos. Vi la oportunidad de hacerles un robado con el fondo del cine que me encanta. No retoqué mucho la foto. La edité para que fuera cuadrada y pudiera compartirla en Instagram y le toqué los niveles de luz y de contraste. Lo que sí hice fue bajarle mucho el contraste del color para que tuviera ese aspecto de envejecida”.

3) Baltasar López García. Nació en 1973 en Novelda, (Alicante). Es Diplomado universitario en Enfermería y trabaja en el Hospital de Elda, Alicante. Se dedica desde hace 8 años al cuidado de pacientes crónicos y paliativos en sus domicilios, así como al acompañamiento en el duelo. La fotografía es su afición desde los 15 años. “Crecí con ella de forma autodidacta, pasando del analógico al digital. Actualmente mi fotografía se centra en el ambiente del jazz”.

P. ¿Qué te ha parecido la iniciativa de #tuneatufoto?

R. Ha sido muy enriquecedora. He conocido a gente genial y me podido compartir mis fotos, disfrutarlas comentarlas… Y cuando ves que gente que no conoces de nada, te dice que tal foto le emociona o te felicitan… como decía James Brown I Feel Good. Gracias a todos.

Un fotógrafo llamado Bonaventura ampliar foto

P. ¿Crees que las redes sociales han democratizado el arte de la fotografía?

R. Sí, pero con matices. Cualquiera puede exponer sus trabajos, darse a conocer en todo el mundo, incluso hacerse famoso en la red. ¿El arte tiene límites? Pero debe de valorarse siempre el trabajo de un fotógrafo profesional, que se ha formado durante muchos años y que ha invertido mucho.

Esta es su foto: “Esta fotografía está tomada en Es Caló de Sant Agustí (Formentera). Fue mi primera travesía en velero con los amigos. Recuerdo que estábamos en el pequeño muelle y vi a un grupo de niños que corría a toda velocidad para saltar al mar, con unas sonrisas de oreja a oreja. Así que me coloqué en un buen lugar con mi tele 70-200 y pude captar ese momento de felicidad que siempre me devolvería a esta isla preciosa como todas las Baleares”.

 

MICRORRELATOS

Las palabras también han sido protagonistas con la sección de microrrelatos. Eso sí, este año hemos querido rizar el rizo proponiendo una frase semanal que debía incluirse en el texto, pero nunca como inicio o de final del mismo (en negrita en los relatos seleccionados). Al igual que con las fotografías, los lectores de EL PAÍS, han demostrado una calidad y una sensibilidad extraordinarias. He aquí una muestra de ello. Tres de los microrrelatos que más nos han interesado, firmados por sus autores con nombres de usuario de la red social Eskup.

“Faltaban horas para la boda. Era la esposa perfecta. Se había acostumbrado a cocinar sin ajo, no protestó cuando quitó los crucifijos y no le preguntaba a dónde iba por las noches. Su problema es que antes o después tendrían que acostarse. Y no sabía cómo explicarle lo del ataúd”. Por ladamaboba

“Cuando se marchó no hubo nada diferente, salvo, quizás, el silencio. Estuvo esperándolo todo el día. A la noche empezó a preocuparse. A esa hora siempre salían a pasear. Hoy estaba en medio del campo, atado a un árbol y no había comido nada. Fue entonces cuando comenzó a ladrar”. Por cencibel

“Abrió las puertas y las cerró ansioso como un rayo. Al descubrir cuatro tigres en un armario, se prometió a sí mismo dejar la bebida, nunca más volvería a sentirse amenazado. Bajó y vació cada botella de licor hasta la última gota, pero aún guardaba una dentro del armario…” Por alisne

Más información