Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sinóloga Taciana Fisac, galardonada por difundir la literatura china

El Premio Especial del Libro, que conceden las autoridades del país asiático, fue entregado también al presidente de la Universidad de Yale, John Levin

La sinóloga española Taciana Fisac recibió ayer en China el Premio Especial del Libro, que conceden las autoridades nacionales, por su labor de difusión de la literatura de ese país. El galardón, enfocado en la difusión de la cultura china en el mundo editorial, y que se otorga intermitentemente desde 2005, reconoció igualmente la labor del presidente de la Universidad de Yale, John Levin; la escritora camboyana Khlot Thyda, presidenta de la Real Academia de Camboya y difusora de la cultura china; el exvicesecretario general de la ONU Joseph Verner Reed; el surcoreano Kim Seung-il, catedrático de la Escuela de Posgrado de Estudios norasiáticos de la Universidad Dong-A de Corea del Sur, y la traductora alemana Monica Motsch.

La sinóloga Taciana Fisac
La sinóloga Taciana Fisac

“Estoy sorprendida porque las personas que me acompañan tienen una trayectoria muy relevante. Estoy muy agradecida”, ha señalado Fisac. El premio, que recogió ayer en el Gran Palacio del Pueblo de Beijing, se entrega durante la Feria Internacional del Libro de la ciudad. La sinóloga, Catedrática de Lengua y Cultura China en la Universidad Autónoma de Madrid, ha contribuido al desarrollo de los estudios chinos en España a través de la publicación de numerosos libros, artículos y traducciones literarias.

El galardón, que otorga la Administración General de Prensa y Publicación del país asiático, se divide en tres modalidades: la labor editorial, la literaria y la traducción, esta última por la que ha sido premiada Fisac. “La traducción en nuestros días cada vez se valora menos”, ha explicado, “hay demasiada preocupación por la rapidez, y la gente no se da cuenta de que es muy importante”.

"Los especialistas son como el tercer ojo que testimonia, registra y transmite la historia de China globalmente", señaló Zhang Fuhai, director del departamento internacional de intercambio y cooperación de la administración, en declaraciones recogidas por China Daily. "Ellos ofrecen visiones objetivas para completar la imagen de China". 

Desde que comenzara su carrera en los años ochenta (su primera visita a China fue, según explica, en 1978), Fisac ha traducido del chino al español obras como La fortaleza Asedidada (1947), de Qian Zhongshu, o Viaje a Xibanya: escritores chinos cuentan España (2010), un compendio de relatos de cinco autores chinos contemporáneos (Yan Lianke; Lao Ma; Zhou Jianing; Zhang Yueran y Chen Zhongyi) que visitaron España a lo largo de 15 días, una iniciativa emprendida y coordinada por la propia Fisac que se publicó con motivo de la inauguración del pabellón español en Expo Shanghái . “Las traducciones se realizan normalmente desde el inglés o el francés”, indica. “Y no todas son buenas: algunos escritores tienen muy mala suerte”.

Entre las particularidades de la traducción del chino al español, la sinóloga subraya la estructura de las frases, muy diferente al castellano; el uso de terminología referente a objetos desconocidos en nuestra cultura u otros relacionados con la mitología y la historia chinas; y problemas estilísticos derivados de la estructura mono y bisilábica de la lengua. “En chino se pueden inventar muchas onomatopeyas, que son parte del estilo y que muchas veces se pierden en la traducción”, explica.

El arte contemporáneo chino, que se ha abierto camino con fuerza en el mercado internacional en los últimos años, podría ser símbolo de un creciente interés por la cultura del país asiático. “El problema es que es mucho más visual, no necesitas a nadie que lo interprete”, matiza Fisac. “Para que se reconozca la literatura tiene que haber buenos traductores”. Aunque existen grandes nombres de las letras chinas actuales, sus trabajos no siempre llegan al español con la misma calidad. “Por ejemplo, de Mo Yan se han traducido muchos libros, pero son novelas muy largas que vienen desde el inglés o el francés, y se pierden muchas cosas”.

El idioma chino, que se extiende sobre una extensa superficie del planeta, se fragmenta además en numerosos dialectos. “Esto dificulta tu tarea, porque tienes que estudiarlos”. La escritura, aunque es más homogénea que la lengua oral, ha ido evolucionando en los últimos años. “Internet ha impulsado la evolución del lenguaje, y el traductor tiene que actualizarse”.