¡Que empiece el jubileo de los Beatles!

Liverpool festeja los 50 años de la formación clásica del grupo con un festival de bandas tributo

La ciudad espera la llegada de hasta 400.00 peregrinos del pop

The Cavern Club Beatles en el camerino de la sala, momentos antes de su actuación, que sirvió el miércoles de apertura de la International Beatle Week. / CRISTOBAL MANUEL

El pistoletazo de salida fue el 18 de agosto. Ese día se cumplieron 50 años de la primera aparición de Ringo Starr como batería oficial de The Beatles. “Había tocado con ellos antes, pero no como miembro de pleno derecho”, explica Dave Jones, uno de los cuatro copropietarios de The Cavern, el mítico club de Liverpool asociado para siempre al grupo.

El matiz —no fue exactamente la primera aparición— es importante, porque los fans del cuarteto son quisquillosos hasta el extremo y no perdonan deslices en los datos relacionados con su objeto de adoración. Pero en el particular baremo de importancia beatlemaniaca ese detalle no resta importancia a la fecha, la amplifica: “Fue el comienzo de lo que el mundo conocería después como los Fab Four”, resume este antiguo taxista sentado en una mesa de The Cavern Pub, un local creado en los noventa como extensión del club original, situado justo enfrente. Es el epicentro de Mathew Street, “el lugar de nacimiento de los Beatles”, según reza una pancarta colocada en lo que ahora es un remedo de parque temático a mayor gloria de Paul, John, George y Ringo, lleno de pubs, tiendas de recuerdos y bustos de dudoso acabado. Y estos días es el corazón de la International Beatle Week (I.B.W.). “Una celebración anual de la música y la herencia de un grupo que ya es un fenómeno global”, explica Jones, que es uno de los directores del evento. “Esta edición va a ser de locos”.

La I.B.W. se celebra cada agosto desde hace más de 30 años y es el cénit anual de la estructura que se ha establecido en la ciudad para recordar (y rentabilizar) al grupo, que ya de por sí es llamativa. Del aeropuerto John Lennon Imagine al apartamento flotante pintado como el submarino amarillo (y disponible para alquiler) atracado en el remozado muelle de una ciudad cuyo puerto corre el riesgo de perder el estatus de Patrimonio de la Humanidad si continúa con su plan urbanístico actual, Los Beatles están en cada rincón. Hoy son el gran tesoro local. “Abrimos todos los días menos el de Navidad. Dedicamos 364 días del año a los Beatles y uno al Señor. Y creo que el buen dios está satisfecho con el reparto”, bromea el dueño de The Cavern.

Pero se conmemora medio siglo de los Beatles. Y eso ha disparado los eventos. Se estima que este fin de semana visitarán la ciudad entre 350 y 400.000 turistas. La I.B.W. coincide con The International Beatle convention, en el Hotel Adelphi. A lo que hay que añadir el Port Sunlight Summer festival, una feria veraniega que se celebra en el pueblo donde Ringo tocó como miembro de The Beatles por primera vez. Así que han cambiado la fecha y añadido a los cien puestos de artesanos y el show de moda vintage un escenario consagrado a The Beatles.

Lo principal es el Mathew Street festival, el certamen musical gratuito al aire libre más grande de Europa, que atrae a 200.000 personas, según citan los medios locales. Aunque no sin polémica. “Ha crecido mucho en los últimos 20 años y hay un gran descontento local, ya que no reconoce la música contemporánea y llena múltiples escenarios con bandas de homenaje de todos los sabores disponibles. Es todo un acontecimiento, pero es insoportable. El alcohol es mucho más importante que la música”, dice Daniel Hunt, productor y componente de Ladytron, banda local de proyección internacional.

Jones, sin embargo prefiere centrarse en lo positivo. “Únicamente por los Beatles vendrán unas 50.000 personas”, comenta cuando en The Cavern ya ha empezado el primer concierto de la semana: The Cavern Club Beatles, cuatro músicos locales entre los 26 y los 37, que son la banda residente del lugar.

The Cavern abre 364 días al año. Solo se cierra el culto en Navidad

Hasta el lunes actuarán en total 60 grupos de los cinco continentes. Esta primera noche, la más modesta, los hay venidos de Canadá, como The Sutcliffes; de Argentina, The Merseybeats, un cuarteto que ganó su derecho a participar en el festival al vencer en el concurso que organiza la franquicia bonaerense de The Cavern. De Turquía proceden Meat The Beatles, sexteto de Estambul, con un guitarrista excepcional que, hay que reconocerlo, clava el solo de George Harrison en While my guitar gently weeps.

Los fans de todo corazón como Hans Roosenbrand, un holandés de 63 años que lleva viniendo desde 1981, se mezclan con turistas que solo quieren coleccionar otra foto pintoresca y que un minuto después de bajar los cinco tramos de escaleras vuelven a subir agobiados por el calor que se acumula en ese sótano. Aquí es más fácil encontrar un mayor de 60 que un menor de 30 y si hay alguien que no ha cumplido los 20 lo más seguro es que venga acompañado de sus padres. Hay excepciones, como George y Nick, un par de chavales de Birminghan, que con 18 hacen noche en Liverpool para rendir culto a los Beatles, de camino al concierto en Dublín de su banda favorita: Kasabian; o esa chica de 19, con la cara de George Harrison tatuada en el brazo izquierdo, y que pasa la noche bailando cada una de las canciones, ajena a que es el centro de todas las miradas masculinas. También hay quien aprovecha para hacer negocio, como los socios de una empresa de memorabilia que vende reproducciones facsímiles del contrato original de Brian Epstein con The Beatles. 10.000 ejemplares a 50 libras (63 euros) cada uno.

Esta es solo la primera de las fechas señaladas. Desde su separación en 1970, cada una de las acciones que realizaron los Beatles durante su existencia ha sido desmenuzada y diseccionada hasta convertir todo en una efeméride. “Durante los próximos nueve años, podríamos estar celebrando el cincuenta aniversario de algo todos los días. Porque casi todos los días mientras estuvieron activos hicieron algo que se ha revelado histórico”, asegura Dave Jones. Y enumera: “El 18 de agosto, la entrada de Ringo. El 19, la primera vez que tocaron en The Cavern con Ringo. Hoy [miércoles 22] es el 50º aniversario de la primera vez que la televisión grabó a The Beatles tocando en directo, que también es la única vez que una cadena registró al grupo en The Cavern. Esta fue una semana crucial para el grupo”.

Crucial como otras tantas. En octubre es el aniversario de la publicación del sencillo Love me do. “Creo que preparan para ese día batir el récord Guinness de mayor cantidad de gente junta cantando una canción de los Beatles. Ahora está en seis mil y pico”, dice Philip Coppell, uno de los numerosos guías que ofrecen a los turistas visitas a los lugares santos del culto.

El Magical Mistery Tour pasa por sus hogares de infancia, por Penny Lane, por Strawberry Field y por cualquier sitio con una mínima relación con el grupo. Para que se hagan una idea, estos tours pueden incluir, por ejemplo, una parada exprés en la catedral de Liverpool ¿La razón? “Paul McCartney intentó ser parte del coro infantil. Pero fue rechazado porque no sabía leer partituras”, explica Copell, que además de guía asegura ser el presidente de la asociación ciudadana que consiguió detener el derribo de la casa en la que nació Ringo Starr, un adosado vacío, dentro de una calle fantasma de un barrio obrero de Liverpool. Esa ruina no ha sido adquirida aún por National Trust, institución que protege el patrimonio británico, como los hogares infantiles de Lennon y McCartney. Al pasar por el de Harrison, Coppell ruega silencio. “En la casa vive una señora. Por cierto, a veces se hace pasar por la tía de George”.

Esa es una de las ironías de este asunto. Exceptuando a McCartney, que sigue manteniendo una estrecha relación con la ciudad —“Tiene muchísima familia aquí. Si alguien le dice que es primo de Paul, posiblemente sea cierto, hay alrededor de 100 en Liverpool”—, el resto de The Beatles dejaron la ciudad a mediados de los sesenta para no volver. “Ringo hace mucho que vive en Los Ángeles”, dice Copell del otro supervivente del grupo. “Sus hijos son californianos, y él no tiene apenas lazos familiares con la ciudad. Pero doy gracias a dios porque los Beatles fueran de Liverpool”.

Comprensible gratitud.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Un juez investiga irregularidades en un hotel de Cristina Fernández

El jefe de Gabinete acusa de “golpismo activo” a la Justicia por allanar la sede de la empresa que administra el alojamiento Alto Calafate

Rosberg cumple con su parte

El alemán se adjudica la ‘pole’ y arrancará por delante de Hamilton en la carrera que decidirá el título entre ambos

Hacer o no la cama: esa es la cuestión

¿Afecta de algún modo a nuestra salud física y mental saltarnos este ritual doméstico?

El Partido Socialista se desentiende de Sócrates

El candidato, António Costa, pide a los militantes que no opinen sobre la detención

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana