Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIOS

Joan Bassegoda, el espejo enciclopédico de Gaudí

Eminente historiador de la arquitectura, fue gran divulgador de la obra del creador de la Sagrada Familia

El arquitecto barcelonés Joan Bassegoda Nonell, fotografiado en la Cátedra Gaudí en 1999.

 La obra de Antoni Gaudí es universal y se puede palpar en sus edificios, en sus muebles, en sus dibujos. Un universo ingente en el que Joan Bassegoda Nonell (Barcelona, 1930) era un auténtico experto, una enciclopedia humana y además un apasionado divulgador. Más 1.500 artículos y una treintena de libros sobre el tema dan fe de ello. Uno de los méritos indudables de Bassegoda fue la generosidad con la que transmitió todo su conocimiento sobre el genial arquitecto de Reus, acercándolo al gran público, a pesar de otorgarle un halo de misterio casi místico. Bassegoda falleció este lunes en Barcelona a los 82 años. Era hijo del también arquitecto Bonaventura Bassegoda i Musté y nieto de Bonaventura Bassegoda i Amigó. Su hermano Bonaventura es igualmente arquitecto, y juntos formaron Bassegoda & Bassegoda.

Bassegoda Nonell se licenció en la Escuela de Arquitectura de Barcelona en 1956, poco después se casó con Olga de los Ríos y en 1966 fue elegido presidente de la Asociación de Amigos de Gaudí, honor que todavía ostentaba en la actualidad. En 1968 obtuvo la cátedra de Historia de la Arquitectura y fue nombrado director de la Real Cátedra Gaudí-UPC, cargo que ocupó hasta que se jubiló en el año 2000, cuando fue designado conservador vitalicio y, en 2010, director honorario.

Como responsable de la Cátedra Gaudí, Bassegoda fue uno de los máximos divulgadores de la obra del gran arquitecto modernista y uno de los mayores expertos de todo el mundo en la restauración de sus obras más importantes. Suyos son los trabajos de la Casa Batlló, el Parque Güell, la Casa Calvet o la Cripta de la Colonia Güell.

El catedrático barcelonés fue consciente del valor de su recopilación de datos sobre Gaudí y quiso ceder sus fondos. De un catálogo de unos 15.000 libros, 6.000 fueron cedidos a la ciudad de Reus y el resto los transfirió, vía Cátedra Gaudí, al archivo de la Sagrada Familia. Son libros de arquitectura, y también de jardinería, pero siempre relacionados con la obra de Gaudí. Bassegoda era un espejo del genio de Reus, en él se podría ver lo que fue y lo que significó Gaudí. Un espejo enciclopédico.

Bassegoda extendió su interés y sus conocimientos más allá de Gaudí, concretamente a los grandes iconos de la arquitectura catalana medieval y trabajó en la adecuación y restauración de la catedral de Barcelona, la basílica de Santa Maria del Mar y el monasterio de Poblet, así como en edificios de épocas más recientes tan emblemáticos como el Palau de la Música Catalana o el Gran Teatro del Liceo.

El arquitecto y catedrático fue también miembro y presidente de la Real Academia de Bellas Artes de Sant Jordi, correspondiente de las academias de San Fernando de Madrid y Santa Isabel de Sevilla, entre otras, y recibió la medalla de oro de Bellas Artes. Además, en 2002 fue galardonado con la medalla Pro Ecclesia et Pontífice, que le otorgó el papa Juan Pablo II. Los premios acompañaron la carrera de Bassegoda, que no en vano dejó una enorme, por reveladora, obra escrita. Entre sus libros destacan Guía de Gaudí (1970), Historia de la arquitectura (1976), La Pedrera de Gaudí (1980), El gran Gaudí (1989) y Gaudí o espacio, luz y equilibrio (2002). Pero su obra más importante es haber grabado el nombre de Gaudí en la imaginería de la arquitectura mundial.