Gente como tú

The Bad Plus abre las puertas de su jardín a un invitado: El saxofonista Joshua Redman.

Es uno de los platos fuertes del Festival de Jazz de Vitoria

El pianista Joshua Redman, integrante del trío Bad Plus, durante su actuación en el Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz / ADRIAN RUIZ DE HIERRO (EFE)

La cosa tiene su morbo. Después de 11 años, The Bad Plus ha abierto las puertas de su jardín a un invitado: el saxofonista Joshua Redman. Algo parecido a lo que hizo el Modern Jazz Quartet hace medio siglo, cuando llamaron al también saxofonista Sonny Rollins para grabar uno de sus discos. Como era de prever, la cosa no pasó a mayores. Al poco, Rollins estaba a lo suyo, y Lewis, Jackson & cía., lo mismo, y si te he visto, no me acuerdo.

También la música de Bad Plus se basta a sí misma sin que parezca necesario añadirle nada. Todo en ella está medido hasta el menor detalle. Ethan Iverson, Reid Anderson y David King son un trío de hecho y sus maneras tienen tanto que ver con los usos habituales en el jazz como con un cierto pop & rock alternativo, acaso más con los segundo que con lo primero. Difícil encontrar alguna fisura en unas interpretaciones rocosas e intensas hasta el agotamiento. Bad Plus es un bloque homogéneo donde los haya.

En su concierto del miércoles en el festival de Jazz de Vitoria, al invitado de marras se le colocó entre medias de Iverson y Anderson, en línea con ellos, y a una prudente distancia de King, baterista del tipo ruidoso y contundente. Nada de falsos co-protagonismos. Aquí, los que mandan, son estos tres, y al invitado, ni agua. Con esto que la música, toda ella, correspondió al trío, con mayoría de temas del último disco, Never stop. En su labor de adjunto a la presidencia sin mando en plaza, Redman vino a añadir un toque de humanidad al asunto, labor que pudo llevar a cabo sin alterar apenas el resultado de conjunto. Es músico solvente aunque no muy imaginativo; su sonido tampoco es como para tirar cohetes, pero salió airoso del trance. Redman saca lo mejor de sí mismo allá donde se le permite volar por su cuenta. Por el contrario, su presencia es un mero adorno en temas como People like you (Gente como tú). La cosa terminó con la crítica revolviéndose en sus asientos con expresión asqueada y el personal puesto en pie sobre sus asientos pidiendo la oreja para los artistas. Faltó poco para que se encendieran los mecheros (gracias a Dios no se llego a semejante extremo).

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Mercados populares de Madrid

De centros de abastos a espacios de moda abiertos al turismo

Jugarse la vida, ese maravilloso pasatiempo

Tirarse a seis mil metros en 'wingsuit', volar con una motos o un parapentes ¿es estar cerca de la muerte vivir más?

El seísmo en Nepal: ¿Tragedia anunciada?

La autora, que vivido y trabajado en el país, explica cómo todo el mundo presagiaba un nuevo temblor pero apenas se previno

EL PAÍS RECOMIENDA

Adulterio en el tubo de ensayo

Una sentencia británica muestra las grietas del control de la identidad en la reproducción asistida en España

¿Cómo invertir 100.000 euros en el sector inmobiliario?

Los expertos aconsejan viviendas de bancos y cajas, garajes y trasteros

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana